Juan

El Nuevo Nacimiento

Juan 3:1-21

Introducción

Leer 2:23-25. Juan ahora nos muestra como, con un hombre así (Nicodemo), Jesús lo guió hacia la fe verdadera. Leer vs.1,2. La identidad de Nicodemo influencia nuestro entendimiento de este pasaje.

El era un fariseo (vs.1): un miembro de la secta más estricta del Judaísmo. Los fariseos eran una fraternidad cerrada de menos de 6000 hombres judíos que estaban comprometidos a un alto nivel de disciplina religiosa. Trataban de obedecer las más de 600 leyes del AT con miles de aplicaciones (ahora codificadas en el Talmud (EJEMPLOS). Nicodemo era un riguroso practicante religioso más que cualquiera de nosotros (PARALELO).

El era “un gobernador de los judíos” (vs.1): un miembro del Sanedrín. Lucas 22:66. Los del Sanedrín eran la corte suprema de Israel con verdadero poder político ante Roma. 70 hombres ricos y socialmente prominentes hicieron este grupo élite. Nicodemo era uno de los que hacian y deshacian dentro de la sociedad Judía.

El era también “maestro de Israel” (vs.10): un perito en la Biblia y teología, en una sociedad que estaba profundamente inmersa en conocimiento bíblico. Esto es importante, porque Jesús frecuentemente se refiere a pasajes en el AT mientras hablaba con Nicodemo.

¡Nicodemo era un gran hombre! Nadie en la actualidad podría clamar ser más religioso que Nicodemo. Sin embargo, a pesar de toda su disciplina religiosa y su influencia social y su conocimiento teológico, él evidentemente percibe que carece de algo. Así, viniendo de noche para no comprometer su reputación, él pide conversar con este joven y controversial rabino que ha levantado la ira de los establecimientos religiosos al limpiar el templo.

No sabemos dónde Nicodemo hubiese conducido la conversación porque Jesús lo corta antes de que él empiece. Él le dice a este hombre que representa lo máximo de la vieja guardia, que él necesita algo más que un profundo conocimiento teológico-- él necesita un nacimiento totalmente nuevo. El diálogo de Nicodemo con Jesús responde tres preguntas acerca de este nuevo nacimiento...

¿De qué se trata?

Jesús nos dice tres cosas acerca de este nuevo nacimiento. La primera está en el vs.3-6.

 Leer vs.3. Como judío devoto, Nicodemo ansiaba la llegada del Reino de Dios. Debido a su herencia judía y devoción religiosa, indudablemente sentía que estaba calificado para entrar al Reino de Dios cuando éste llegara. Pero Jesús destroza su confidencia al declarar que el Reino de Dios es sólo para aquellos que han nacido de nuevo.

Leer vs.4. Nicodemo interpreta a Jesús literalmente. Pero Jesús se clarifica al decir que el nuevo nacimiento no es un segundo nacimiento, pero más bien un nacimiento espiritual (leer vs.5,6). El nacer físicamente (“nacido de agua” como el líquido amniótico) sólo nos hace vivos para el mundo físico. Ningún ancestro, ninguna cantidad de devoción religiosa puede causar esto. Se necesita que el Espíritu de Dios conciba su vida en nosotros para que estemos en contacto directo con El.

Por lo tanto la primera cosa que aprendemos acerca del nuevo nacimiento es que es la manera por la cual el Espíritu de Dios nos hace sensibles a su liderazgo de amor.

A este punto Nicodemo estaba absolutamente sorprendido (leer vs.7): “En efecto un nacimiento invisible.” Por esto Jesús dijo vs. 8 (leer). Para los hombres de la antigüedad, el viento era un realidad misteriosa. Ellos no lo podían ver, no tenían idea qué lo causaba – pero sabían por la presión en sus caras y el sonido de las hojas que era real.

Algunas cosas van más allá de nuestra habilidad completa de comprensión o explicación pero eso no significa que son irracionales o irreales. De la misma manera, el nuevo nacimiento es un evento misterioso que sin embargo produce resultados innegables. Quizás no puedo explicar completamente como Dios nos da el poder para nacer espiritualmente, pero se pueden apreciar los efectos de este nuevo nacimiento en las vidas de aquellos que lo han recibido- y si tú lo recibes también experimentarás los mismos efectos.

En el vs.9. Nicodemo expresa asombro que tal cambio espiritual profundo pueda tener lugar. Jesús está igualmente asombrado que Nicodemo siendo una eminencia del AT de Israel y no supiese acerca de ello, dado que era el cumplimiento de una profecía del AT (vs.10-12; “nuestro” se refiere a Jesús y a los profetas del AT). Aquí Jesús se refiere indudablemente a Ezequiel 36:25-27. Esta era una profecía que Dios dispondría cuando viniese el Mesías y explica tres efectos del nuevo nacimiento.

El nos limpiará de la culpa de nuestros pecados (vs.25)

El nos reemplazará nuestros corazones/espíritus que están muertos e insensibles a Dios por corazones/espíritus que están vivos y sensibles a El (vs.26).

El de hecho nos dará su Espíritu para que viva dentro nuestro, y por ende impartiendo un nuevo deseo y habilidad para que sigamos su voluntad en nuestras vidas (vs.27).

Mucha gente está abierta a esto...La pregunta es...

¿Cómo lo obtenemos?

Por Nicodemo podemos inferir dos maneras a partir de las cuales no lo podemos obtener:

No por buenas obras o disciplina religiosa. Si uno pudiese ganar el nuevo nacimiento de esta manera ya lo habría hecho. Por sorprendente que pueda parecer no hay ninguna correlación bíblica entre tus buenas obras y recibir el nuevo nacimiento. Algunas de las personas que cometieron los pecados más terribles han recibido el nuevo nacimiento, pero por el contrario, algunas de las personas más religiosas nunca lo recibieron.

No por creer que Jesús era un buen maestro enviado por Dios. Nicodemo creía esto (vs.2: rabí), pero no tenía el nuevo nacimiento. Esto es porque Jesús es mucho más que un buen maestro; es el único Hijo del Hombre, el Dios encarnado (vs.13), que hizo algo único para que este nuevo nacimiento fuese posible...

Leer vs.14,15. Le dice Jesús a Nicodemo que la respuesta a esta pregunta es anticipada por un extraño evento registrado en el AT. Este evento era bien conocido por Nicodemo (pero no por la mayoría de nosotros). Leer Núm.21:4-9. Antes asegurémonos que entendemos los elementos de este evento, y después podemos ver lo que Jesús dice que esto anuncia

Los elementos de este evento:

Las serpientes venenosas son claramente el juicio de Dios a los Israelitas debido a sus rebeliones en contra de Él. Sus pecados resultaron en sus muertes.

La solución de Dios fue muy extraña. Moisés, el vocero escogido por Dios que no participó de esa rebelión tenía, sin embargo, que identificarse con el pecado.de ellos El lo hizo haciendo una serpiente de bronce y sosteniendola personalmente en medio de la gente.

Dios sanó a los culpables cuando ellos simplemente miraban la serpiente de bronce. No tenían que encaramarse a ella (porque no podían), pero ellos tenían que mostrar que confiaban en la promesa de Dios al mirar este medio curativo extraño.

¿Cómo explica esto la manera de recibir el nuevo nacimiento?

Los Israelitas describen la condición humana. Estamos todos bajo el juicio de Dios debido a nuestra rebelión en contra de El. Este es nuestro problema central – no que seamos dioses o uno con Dios pero ignorantes de esto (Nueva Era, Panteísmo), no que seamos básicamente buenas personas que han sido maltratadas por otros – pero que hayamos pecado en contra de un Dios Santo y estamos por lo tanto de manera justa bajo su juicio.

Moisés levantando la serpiente de bronce es una imagen de Jesús siendo levantado en la cruz. Así como Moisés se identificó con los pecados de los Israelitas, Jesús se identificó con nuestros pecados en la cruz, y cargó con el juicio de Dios sobre sí mismo (“ELOI” 2Cor5:21)

Estamos perdonados por Dios y recibimos el nuevo nacimiento cuando ponemos nuestra confianza personal en la muerte de Jesús por nuestros pecados. No tenemos nada que cambiar primero – simplemente tenemos que “mirar” a El con fe.

Leer vs.16. Ahora se hace perfectamente comprensible este versículo famoso. Si quieres recibir este nuevo nacimiento debes personalizar este versículo. Dios te ama de tal manera que dio a su único hijo para que pague por tus pecados. Aunque El no está contento con lo que has hecho, El te ama y ha provisto una vía de escape. Si pones tu confianza personal en que Él haga esto por ti, El te librará de su juicio y te dará la nueva vida. (“Vida eterna” es más que el Cielo. Es estar lleno de la vida espiritual de Dios, y comienza en el mismo momento en que recibes a Cristo).

Notemos como Jesús nos trae al punto en el versículo 18. Ahora que sabemos lo que ha hecho Jesús por nosotros somos responsables de recibirlo mediante la fe. No hay terreno neutral para nosotros ahora; o estamos dentro o estamos afuera. Si escogemos creer en Jesús, no somos juzgados. Pero si rechazamos creer en Jesús , continuamos bajo el juicio de Dios porque hemos rechazado su única provisión para nuestro rescate (ej: deuda bancaria).

¿Por qué la gente lo rechaza?

Leer vs. 19-21. ¡Qué aseveración más asombrosa! Jesús predice que algunos rechazarán este increíble ofrecimiento generoso. Por cierto he visto esto en forma personal: Yo mismo he sido la persona que lo ha rechazado y he visto personas rechazarlo. Aún cuando claramente expliquemos este regalo que ofrece Jesús, y lo distingamos de falsas concepciones del cristianismo (OBRAS; FE CIEGA), la gente a menudo lo rechazará.

¿Por qué? ¡Porque aman la oscuridad y odian la luz! ¡Cuán diferente es esta explicación de aquella que normalmente se da – que la gente desea encontrar a Dios pero que El no está accesible. Jesús dice que es absolutamente lo contrario: El es la luz que nos busca a nosotros, pero algunos de nosotros escapamos como cucarachas hacia la oscuridad tan pronto como llega la luz.

De acuerdo a Jesús, la verdadera barrera para recibir el nuevo nacimiento no es intelectual o por evidencias, pero más bien moral. El verdadero problema no es evidencias insuficientes, pero la resistencia a humillarnos ante Dios. La gente rechaza la oferta de Jesús de nacer de nuevo, no porque sospechen que no es verdad, pero porque sospechan que es verdad – y no desean que nadie (incluyendo a Dios) se meta en sus vidas.

Alguna gente prefiere la oscuridad en el orgullo religioso. Gente religiosa a menudo odia este mensaje, porque significa que deben admitir que todas sus buenas obras no son suficientes. Deben acercarse a Dios de la misma manera que la persona que nunca ha sido religiosa.

Otros prefieren la oscuridad en el autogobernarse. De esta manera fue conmigo. Supe que era verdad la primera vez que escuché este mensaje, y que necesitaba recibir a Cristo, pero lo rechacé porque tenía otras cosas que quería hacer, e intuía que al recibir a Cristo cambiaría el curso de mi vida. Debido a que quería hacer mi propia voluntad, usaba mi mente para justificar esto siendo ateo. Pero dos años más tarde cuando estaba dispuesto a admitir a mí mismo y a Dios que estaba perdido, El me recordó nuevamente su oferta. Yo le dije a Jesús que si él venía a mi vida y hacía evidente su presencia, yo estaba listo para seguir la voluntad de Dios para mi vida. Ese fue el momento en que recibí el nuevo nacimiento...

¿Y qué pasa contigo? ¿Estás dispuesto a admitir que no eres lo suficientemente bueno para alcanzar a Dios mediante obras ¿ ¿Estás dispuesto a admitir que el ser tu propio gobernante no funciona? ¿Por qué no llamar a JC y pedirle que te perdone y more en ti y comience a dirigir tu vida?

Epílogo

¿Qué sucedió con Nicodemo? Evidentemente creyó en Jesús y lentamente se transformó en un testimonio para El (Jn.7:50-52; 19:38-39).