Apocalipsis 20:11-15

El Juicio Final

Por Gary DeLashmutt
Xenos Christian Fellowship
Columbus, Ohio, EE.UU

Introducción

Brevemente hacer una revisión de la semana pasada— El retorno de Jesús para derrotar la maldad y establecer el reino de Dios. Ahora llegamos al juicio final, el cual Juan lo ve como una visión del Gran Trono Blanco (leer 20:11-15). Se utiliza mucho simbolismo en esta visión también. El trono significa la autoridad de Dios para juzgar. La blancura del trono de Dios significa su perfecta pureza y justicia. Los "libros" y el "libro" significan las bases o las razones por las cuales el juicio de Dios es justo. El "lago de fuego" significa el estado final de aquellos enjuiciados. Estudiemos más de cerca algunos de los hechos de este juicio.

Hechos Clave

¿Quién está siendo juzgado en este juicio? "Los muertos" no se refiere a toda la humanidad, sino que sólo a aquellos que condenados por Dios. No hay mención alguna de que alguien entre al reino eterno de Dios en este periodo. Evidentemente todos los que entrarían al reino eterno de Dios, para este entonces, ya habrán sido llevados, para nunca más morir (re-leer 20:6). Pero aquellos presentes en este juicio están destinados para la "segunda muerte". El cuadro sería el de un Juez anunciando un veredicto de culpable en un juicio criminal. Algunos han sido poderosos a la evaluación de los ojos humanos, otros han sido débiles—pero todos ellos se enfrentarán delante de Dios como su Juez y serán condenados…

¿Cuál es la sentencia de este juicio? La "primera muerte" es la muerte física. La "segunda muerte" es ser enviado al "lago de fuego" o "infierno". El infierno evidentemente aún no existe, porque será preparado para el futuro juicio de Satanás y sus demonios (Mateo 25:41). Las numerosas descripciones del Nuevo Testamento de este estado son figurativas, pero comunica diferentes aspectos de una realidad muy literal.

El "lago de fuego" y el sinónimo que Jesús le da "Gehena" (un basural que ardía en Jerusalén) ambos enfatizan la angustia de experimentar el castigo retributivo de Dios. Esto es similar a 14:9,10, el cual dice que ellos "beberán la copa de la ira de Dios"—ellos experimentarán el juicio no diluido de Dios (no diluido por su gracia, paciencia, etc.).

"Llanto y rechinar de dientes" probablemente se refiere (al igual que el gemido) al gruñido de frustración cuando la embarramos en algo importante (EXAMEN; UNA COMIDA; JUEGO DEPORTIVO). En esta vida, tenemos la oportunidad de revertir nuestra decisión en este tema (como veremos), pero en el infierno sólo habrá arrepentimiento/lamento de haber permanentemente perdido esta oportunidad.

"Afuera a la Oscuridad" y "abismo profundo" probablemente se refiere al destierro de la presencia de Dios (2 Tesalonicenses 1:9) y de otras relaciones de amor (EL GRAN DIVORCIO). Ver las otras imágenes del destierro ("Apártate de mi…" "nunca te conocí"… "la puerta estaba cerrada"). Los condenados se zambullirán aún más profundamente en el abismo de su propia perversión y en el aislamiento que la depravación trae.

¡Cuán profundamente perturbador es este concepto! Yo sé que a mi me perturba; es la enseñanza de la Palabra de Dios que más me disgusta. Incluso Dios la mira como su "obra extraña" (Isaías 29:21) en el cual él no se deleita (Ezequiel 18:32). Sin embargo Dios dice que es necesario—sin el infierno, el reino de Dios sería infernal. Antes de apreciar en forma más detallada este pasaje, consideremos las objeciones más comunes al infierno y la respuesta de Dios a estas objeciones…

Objeciones al Juicio de Dios

"No es bíblico". Irónicamente, esta visión ha sido principalmente popularizada por los teólogos y pastores. Muchos de ellos dicen que la Biblia simplemente registra la evolución del pensamiento de la humanidad con respecto a Dios. Por eso (ellos dicen) que el Dios del Antiguo Testamento está lleno de ira y venganza, pero el Dios del Nuevo Testamento es más amoroso y perdonador. Dado que podemos ver la dirección hacia donde va y extrapolarlo a sus obvias conclusiones, la visión más "bíblica" es que el infierno no existe.

Debería ser obvio a partir de este pasaje (al final del último libro de la Biblia) que esta objeción es falsa. De hecho, en ambos Testamentos tanto el Antiguo como el Nuevo, Dios se revela a si mismo como amoroso y juzgador (Éxodo 34:6-7; 2 Pedro 3:9-10,7). Jesús, que era Dios encarnado, habló del infierno más que todo el resto de los autores humanos combinados (+180, incluyendo por lo menos 34 referencias en Lucas). Creo que Dios lo hizo así a propósito. Él guardó los temas más difíciles para su Hijo (quien muere para salvarnos del infierno) para que hable la mayor parte, para que no lo dejásemos pasar como una invención humana.

"No es justo". Esta es la objeción más común. La sentencia simplemente suena demasiado dura. ¿Puede cualquier crimen merecer estar sujeto eternamente a la ira de Dios? Antes de rechazar el infierno sobre esta base, considera lo siguiente:

Primero, la Biblia enseña que Dios va a prorratear su juicio eterno en grados que se ajustan a los pecados de cada individuo. Por ejemplo, Jesús nos advierte que aquellos que conocen la verdad y deliberadamente la distorsionan para engañar a otros, recibirán "mayor condenación" (Mateo 23:14). Aquellos que rechazaron menor luz del Señor recibirán menos castigo de Dios que aquellos que rechazaron más luz (Mateo 11:22; Lucas 12: 47-48).

Segundo, ¿podemos confiar en nuestra habilidad para juzgar lo que es justo para nosotros mismos? La gente tiende a pensar que lo que ellos hacen no es tan malo y que no merece tanto castigo. Por ejemplo, la mayoría de los prisioneros creen que los sentenciaron demasiado severamente. Debido a nuestro sistema judicial del crimen imperfecto, algunos de ellos probablemente reciben un castigo mayor—pero es altamente probable que no le ocurra a la mayoría. Los niños demuestran esta misma actitud. Es por esto que no dejamos que los niños o los criminales elijan sus propios juicios; ellos tienen la tendencia a ser demasiado suaves consigo mismos. Pero el juicio de Dios es perfecto. Él conoce todos los factores, cada circunstancia mitigante—y en ese día, El demostrará que él habrá sido absolutamente justo en su juicio.

Más aún, la alternativa de un infierno –el universalismo- es definitivamente injusta. ¿Es justo que la gente nunca sea llamada a rendir cuentas por sus acciones? ¿Es justo que la gente malvada sin arrepentimiento tengan la última palabra con su maldad (STALIN: seguro hasta el fin, con el puño apretado al final)? ¿Es justo que la gente arrepentida tenga que pasar la eternidad con un STALIN no arrepentido? ¿Es justo para Dios que permita que este mundo continúe de esta forma por tanto tiempo para finalmente enviar a todos al cielo? Si la gente no puede hacer una decisión con respecto a dónde pasar la eternidad durante su vida, ¿Cuál es el punto? Irónicamente, universalismo levanta más objeciones contra la justicia de Dios que las que puede resolver…

"No creo en el infierno, así que no voy para allá." Esta es una objeción bastante reciente. No es que la gente recientemente no esté creyendo en la existencia del infierno. La gente ha hecho esto por muchos siglos. Pero hasta muy recientemente, cuando la gente decía "no creo en el infierno", ellos continuaban explicando porque sus creencias tenían más sentido que las de la Biblia. Pero hoy en día, todo ha cambiado. En nuestra cultura post moderna, esta es una respuesta irrefutable, porque mis creencias crean la realidad—para mí. Ver: “WHAT DREAMS MAY COME” (MÁS ALLÁ DE LOS SUEÑOS) PELÍCULA. Esto es ciertamente muy atractivo, pero qué bases existen para pensar que esto es verdad, ¿el que nuestras creencias crean nuestra vida después de la vida? ¿Porqué esto es distinto de lo que los expertos en desarrollo infantil denominan "pensamiento mágico" (EJEMPLO: Un niño pequeño que cubre sus ojos para hacerte desaparecer) o la negación desesperada de un adulto (EJEMPLO: una madre diagnosticada de cáncer que dice que no cree en el diagnóstico)? ¿Porqué este mismo tipo de pensamiento, el cual consideramos infantil o locura en cualquier otra área, lo consideramos iluminado cuando se trata de la espiritualidad y de la vida después de la vida? el valor de nuestras creencias no está en que crea la realidad, sino que corresponda a la realidad.

¿Por qué apostarías tu vida después de la muerte a favor de una manera de pensar que normalmente en la vida cotidiana rechazas día a día? La fe no es un deseo, un pensamiento que deseamos—es una decisión de confiar nuestra persona a alguien que es confiable. Existe abundante y suficiente evidencia de que el Dios de la Biblia existe y es confiable (se recomienda el libro Christianity: The Faith That Makes Sense). ¿Porqué no confiar en lo que El dice con respecto a este tema tan importante? Volvamos a nuestro texto y preguntémonos más cosas…

¿Quién va al Infierno?

"Es sólo para las personas realmente malas." Una encuesta bastante reciente muestra que el 82% de los adultos estadounidenses cree en la vida después de la vida que incluye ambos cielo e infierno, pero sólo el 4% de esta gente cree que se irán al infierno. En otras palabras, la mayoría de los norteamericanos cree que el infierno es sólo para gente realmente mala. La encuesta reciente de George Barna muestra que más de la mitad de todos los estadounidenses cree que la gente gana el cielo y evitan el infierno siendo buenos. ¿Puedes ver el evidente error en cuanto a esta creencia? ¿Cuán bueno es suficientemente bueno para ganarse el cielo, y cuán malo es suficientemente malo para merecer el infierno? Si la Madre Teresa es lo suficientemente buena como para ir al cielo, y si Satanás es lo suficientemente malo como para ir al infierno, ¿debiéramos dibujar la línea exactamente en la mitad de la distancia (GRÁFICOS)? ¿Qué tal si estás a un pecado de esa línea al lado de Stalin? ¿(Ese pensamiento malo que tuviste en contra de tu madre cuando tenías 10 años)? ¿Es esto justo? Sin importar dónde dibujes la línea, siempre tendrás el mismo dilema arbitrario. Este es un dilema para todas las religiones (la mayoría de estas enseñan alguna forma de infierno—EJEMPLOS), excepto el Cristianismo…

Dios tiene bases para su juicio muy distintas, las cuales las leemos en Apocalipsis 20:11-15. Este es el significado del par de series de libros.

La primera serie de "libros" (20:12) evidentemente significan un registro de las obras de cada persona a la luz de la justicia perfecta de Dios (GRÁFICO). Este registro dará testimonio en cada caso de sus violaciones en contra del estándar de Dios, y del valor/calidad que tiene su juicio. Por este estándar, por supuesto, todos merecemos el juicio de Dios (Romanos 3:23).

Pero existe otra razón, una razón más trágica por la cual esta gente está condenada. Sus nombres no están registrados en "el libro de la vida" (20:15). El "libro de la vida" significa el registro de todos aquellos que están exentos del infierno y tienen la vida eterna garantizada.

Apocalipsis 3:5 implica que el nombre de cada uno ha sido entrado en el libro de la vida cuando Jesús murió en la cruz, porque su muerte pagó por los pecados de cada uno (2Corintios 5:19ª). Este símbolo comunica la increíble vastedad de la misericordia de Dios a través de la Cruz—que la muerte de Jesús realmente pagó por los pecados de cada uno y que Dios quiere que cada uno sea salvo—pero siempre preservando la necesidad de nuestra elección de recibir este regalo.

Pero Dios no va a forzar su perdón sobre nosotros—uno debe libremente elegir recibirlo. Si lo recibes, tú nombre estará permanentemente en el libro de la vida eterna. Pero si tú rehúsas recibir este regalo de perdón antes que mueras, tú estás diciendo (te des cuenta o no) que tú no lo necesitas y que estás dispuesto a responder por tus propios pecados. ¿Por qué habrías de querer hacer eso, cuando puedes recibir un perdón total simplemente pidiéndole a Jesús que te lo dé? ¿Porqué no asegurarse que has hecho esto…?

¿Cómo Afecta el Infierno a los Cristianos? (Preguntas y Respuestas)

Como mencioné anteriormente, no debiéramos estar aterrados, porque sabemos que estamos exentos de este juicio. En cambio, la Biblia enseña que el infierno debería afectar a los cristianos de un par de maneras:

Debiera consolarnos/confortarnos el hecho de saber que la verdadera justicia finalmente vendrá. Aunque la gente malvada no arrepentida a menudo evade la justicia en esta vida (EJEMPLOS), ninguna persona que no se haya arrepentido podrá evadir el juicio final de Dios. Es por esto que podemos perdonar a nuestros enemigos (explicar Romanos 12:19) —en vez de permanecer amargados/con rencor contra ellos y/o contra Dios.

Nos debiera motivar a compartir las buenas noticias del regalo de perdón de Jesús con cada uno, ¡incluyendo aquellos que se lo menos merecen!

Notas al Pie

También, la cláusula "si" en 20:15 es condicional de primera clase "si (como efectivamente es el caso) el nombre de alguno no se encuentra escrito en el libro de la vida---"

Esto es evidentemente el motivo para el reciente cambio del evangelicalismo hacia la aniquilacionismo. Pero nótese cómo es de explícito 20:10 con respecto al destino de los dos humanos que están sentenciados al lago de fuego)"ellos serán atormentados día y noche para siempre).

"Viene un momento cuando tienes que enfrentarte al hecho de que la verdad es verdad ya sea que la quieras creer o no—no te necesita para hacerse realidad. La mentira de que cada uno tiene su propia verdad dentro de ellos ha hecho mucho daño y ha vuelto a mucha gente loca." Bob Dylan, 1988 (¿documentación?)

James Patterson and Peter Kim, The Day America Told the Truth (El Día que EEUU Dijo la Verdad) (New York: Prentiss Hall Press, 1991), p.204.

Ver The Barna Group, donde dice: "Existe una tendencia en crecimiento de creer que toda la gente Buena, ya sea que consideren o no a Jesucristo como su Salvador, vivirán en el cielo después que mueren en la tierra. En 1999 el público estaba casi dividido al respecto: 53% estaban de acuerdo, 40% en desacuerdo. Esto representa un cambio significativo desde 1992, cuando el 40% estaba de acuerdo con esta noción y en 1994 cuando el 46% estaba de acuerdo, 47% en desacuerdo."