Juan

Los Hechos Que Acompañaron La Crucifixión De Jesús

Juan 19

Introducción:

La semana pasada examinamos el significado de la crucifixión de Jesús al estudiar lo que él dijo en la cruz. Esta semana, continuaremos, y estudiaremos los hechos milagrosos que acompañaron su crucifixión.
De la misma manera como Jesús explicó el significado de su muerte por medio de sus palabras en la cruz, Dios el Padre explicó el significado de su muerte con los hechos milagrosos que realizó alrededor de la cruz.

Es propio que Aquel cuyo nacimiento fue milagroso, y cuyo ministerio se caracterizó por muchos milagros, tuviera testimonios milagrosos de su muerte.

Juan no registra estos hechos. (Evidentemente, él se fue del lugar de la crucifixión después que se le encomendo cuidar de María- Juan 19:27). Los autores sinópticos sí los registran, especialmente Mateo...

La Oscuridad (Mateo 27:45)

Jesús fue crucificado el 3 de abril del 33 D.C. comenzando alrededor de las 9 A.M. (Mr. 15:25). Sus palabras a los que le acompañaban, al ladrón y a Juan, fueron dichas evidentemente durante el período de tres horas desde las 9 de la mañana hasta el mediodía. Leamos
Mt. 27:45. En las próximas tres horas (mediodía a 3 p.m.) “hubo tinieblas sobre toda la tierra”. ¿Qué causó esta oscuridad?

Era evidente que no fue un eclipse solar, porque estos no duran más que unos minutos. Más aún, la Pascua ocurrió durante luna llena, cuando la luna estaba más alejada del sol (¿?). Por lo tanto, la oscuridad probablemente fue causada sobrenaturalmente.

Mateo dice que cubrió ”toda la tierra”, evidentemente se refiere a la zona que incluye Palestina e incluso más allá. Es sorprendente que Diógenes, un escritor egipcio contemporáneo, notó esa oscuridad única con estas palabras: “O la Deidad misma sufre en este momento, o simpatiza con el que sufre”. El cristiano apologético Tertuliano, escribió en el segundo siglo, desafiando a sus adversarios no-cristianos con estas palabras: “En el momento de la muerte de Cristo, la luz se apartó del sol, y la tierra se oscureció al mediodía, dicha maravilla está relatada en sus propios anales y está registrada en sus archivos hasta este día”. Origen, uno de los primeros líderes de la iglesia, alude a una afirmación del historiador griego, Flegón, que supuestamente mencionó esta oscuridad y el temblor que la acompañó.

¿Qué significó esto?

La oscuridad, a menudo un símbolo en el A.T.del juicio de Dios (Amós 8:9,10), significó el juicio del Padre a Jesús. El hecho que esta oscuridad ocurre inmediatamente antes de las palabras de Jesús “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” confirma esto como la razón para esta oscuridad. En un sentido real, la “oscuridad patente” (infierno) descendió sobre él en ese momento. Durante ese momento, (como lo vimos la semana pasada), Jesús se identificó con nuestros pecados (Gál.3:13,14). Porque él se identificó con nuestros pecados, Dios el Padre rompió su perfecta comunión con Jesús y derramó sobre él la “copa” de su infinita ira. El experimentó el inexplicable horror de ser totalmente abandonado por Dios.

¿Cómo Dios puede separarse de Dios? Este fenómeno físico, junto con las palabras de Jesús, nos revela el tremendo poder del pecado para separar. La Biblia nos dice que el pecado separa a las personas de Dios, nos separa de otras personas, nos separa de nosotros mismos, y aún nos separa de la naturaleza. La única forma que el poder separador del pecado pudo ser vencido fue por medio que ¡Dios el Padre estaba separándose de Dios el Hijo! Con este hecho, se tendió un puente sobre el abismo---y la separación causada por el pecado comenzó a revertirse. A través de Cristo podemos ser reconciliados con Dios, con nosotros mismos, unos con otros, y por último con la naturaleza.

El velo del Templo se rasgó (Mateo 27:51a)

Pero este fue sólo el primero de los hechos sobrenaturales...Leamos Mateo 27:51a. Inmediatamente después que Jesús clamó a gran voz tetelestai, y escogió morir físicamente, el velo del Templo se “rompió en dos, de arriba a abajo”.

Hay también evidencia extra bíblica de este hecho. El historiador romano Tácito (Hist. V. 13), el historiador judío Josefo (War of the Jews VI,5,3) y el Talmud judío (Jer. Yoma 43c; Yoma 39b), todos hacen referencia a una “gran catástrofe, anunciando la destrucción inminente del templo, que ocurrió en el Santuario en ese mismo momento”. ¿Qué era este velo y cómo el hecho que se haya rasgado significaba el fin del Templo?

El velo era una gran cortina (60 pies de largo [20 m], 30 pies de alto [15 m]y cerca de 4 pulgadas de grueso[10cm]; compuesta por 72 cuadrados cosidos, y era tan pesada que se necesitaba 300 hombres para levantarla) que formaba la barrera entre la presencia de Dios y los seres humanos.

Este velo (junto con todos los detalles del Templo) representaba la separación entre Dios y la humanidad a causa de nuestros pecados. A nadie se le permitía pasar más allá del velo a la presencia de Dios, excepto el Sumo Sacerdote, una vez al año (Día de Expiación), con la sangre de un macho cabrío inmaculado.

A través de este símbolo, Dios estaba enseñándonos que no somos aceptables por Él debido a nuestros pecados. También nos estaba enseñando que necesitamos un Substituto libre de pecados, cuya muerte pagara por nuestra verdadera culpa moral y abriera el camino para nosotros para que podamos acercarnos a Dios.

El rasgado decisivo de este velo (no gradual desde abajo a arriba) en el momento exacto de la muerte de Jesús comunicó un claro mensaje de Dios. El autor del libro Hebreos explica esto.

El camino a la presencia personal de Dios está ahora abierto para todos, a través de la muerte de Jesús. La muerte de Jesús realizó lo que los sacrificios expiatorios de animales sólo podían simbolizar. En verdad, él pagó la pena de nuestros pecados contra Dios y quitó la barrera.

Leamos Hebreos 10:19,20. Ahora podemos acercarnos a Dios con la confianza que somos aceptados ante él, no por nuestras obras, sino por la perfecta obra de Jesús por nosotros.

Con la muerte de Jesús, todo el sistema del Antiguo Pacto, relacionándose con Dios a través de los sacerdotes y sus sacrificios rituales, ha sido dejado de lado (Hebreos 10:1-14). Hechos 10:9 dice que a través de la muerte de Jesús, Dios “quita lo primero para establecer lo último”. Ya que este sistema sólo presagió la verdadera forma en que Dios lidiaría con nuestros pecados “de una vez por todas” (Hebreos 10:10), no es mas válido porque ha llegado su realización. Continuar relacionándose con Dios de esta manera implica que la muerte de Jesús fue inadecuada para perdonar nuestros pecados.

Los sacerdotes levitas continuaron con este servicio por otros cuarenta años, pero realmente, ellos estubieron fuera de servicio a partir de ese momento. Quizás este hecho explica porque muchos sacerdotes recibieron a Cristo en los días siguientes (Hech.6:7).

Las enseñanzas católicas romanas, que dicen que debemos continuar recibiendo perdón a través de la consumación de la comunión, es el Antiguo Pacto y por lo tanto, obsoleto. Asi como cualquier otro sistema que reparte el perdón en pequeñas cantidades semana tras semana, comparado con el perdón recibido a través de la muerte de Cristo una vez por todas.

El temblor y los sepulcros abiertos (Mateo 27:51b-53)

Hubo una serie de hechos complejos y sobrenaturales que ocurrieron inmediatamente después de que el velo del Templo se rasgó. Mateo 27:51b-53.

Este temblor no fue un temblor ordinario. Ocurrió inmediatamente después de la muerte de Jesús, y partió rocas de los sepulcros, los sepulcros de los santos.

El lenguaje indica que los sepulcros fueron abiertos en el momento del temblor y de la muerte de Jesús. Pero los cuerpos que estaban sepultados en ellos se levantaron y aparecieron a otros “después de la resurrección de Jesús”.
No es claro en el texto si estos santos eran judíos creyentes en el A.T. o aquellos que creyeron en Jesús, pero murieron antes de su crucifixión. Ni está claro si ellos fueron resucitados como Lázaro para morir nuevamente, o resucitados para ser alzados al cielo con Jesús (probablemente esto último).

¿Cuál es el significado de estos hechos?

La muerte de Jesús proveyó la base para llevar a los creyentes del Antiguo Testamento a la presencia de Dios. Antes de la muerte de Cristo, los creyentes evidentemente iban a un lugar consciente de espera. Jesús lo llamó “el seno de Abraham” (Lucas 16:22). Ellos no podían ir a la presencia de Dios porque sus pecados no habían sido pagados. 1Pe 4:6 parece indicar que Jesús inmediatamente después de su muerte, proclamó su obra de perdón a creyentes muertos y los llevó a la presencia de Dios. Esta aparición fue otra forma en que Dios comunicó esto.

La resurrección de Jesús es la base de la resurrección de todos los creyentes a su retorno. La resurrección de esos santos, poco después de la resurrección de Jesús tres días más tarde, fue el cumplimiento de la fiesta de las primicias del A.T. (Lev. 23:10-14).
Como evidencia de la proximidad de la gran cosecha, las personas debían traer un puñado de gavilla como primicia de los primeros frutos al sacerdote. La resurrección de “esta gavilla” de creyentes, que ocurrió después que Jesús fue resucitado, era la evidencia de la cosecha que vendrá cuando todos los creyentes en Jesús sean resucitados (1Cor 15:20,23).

La Respuesta del Centurión (Mateo 27:54)

Leamos Mateo 27:54. Quizás Lucas entrevistó a este soldado (ver Lucas 1:2). Esto explicaría la información extra en Lucas 23:27-43.

El centurión vio la oscuridad intensa y el temblor. El se dio cuenta de que eran testimonio de la grandeza de Jesús. También fue impactado por la forma en que murió Jesús (Marcos 15:39) incluyendo lo que dijo en la cruz (“Dios mío...”tetelestai”,….en tus manos...”): Pero él sabía más que eso. El escuchó bien el juicio ante Pilato y entendió el clamor de Jesús de ser el Hijo de Dios. El escuchó a los religiosos que se burlaban de Él que proclamaba ser el Hijo de Dios. Estos hechos le convencieron en ese momento. El fue el comienzo del cumplimiento de la predicción de Jesús: “Yo, al resucitar, atraeré a todas las personas a mí”. ¡Aquí estaba un Pagano creyendo en el Cristo crucificado!

Tú has oído esta proclamación, tú has visto evidencia de esto (vidas cambiadas; toda la Biblia; material apologético, etc), probablemente mucho más que este centurión. ¿Cuál es tu decisión? Será la decisión más importante que jamás hayas hecho...