Juan

Fe, Experiencia y La Palabra de Dios

Juan 4:45-54

Introducción

Revisar la definición de “señal”. Esta es la segunda señal que Juan elige y describe en detalle, porque nuevamente nos enseña algo acerca de Jesús y de cómo relacionarnos con Dios.

Leer vs.45-47. Este hombre, probablemente uno de los oficiales de Herodes, y tal vez un gentil, camina las 15 millas de Capernaún a Caná porque su hijo está “al borde de la muerte” y porque él ha escuchado la habilidad de Jesús para sanar. Nótese que él pidió “que Jesús venga a Capernaún a sanar a su hijo.”

La siguiente conversación y la secuencia de eventos, nos enseña algo muy importante, que se enfatiza una y otra vez en la Biblia: la relación entre fe, experiencia, y la Palabra de Dios.

El Camino Errado: Fe Basada en Señals (vs.48)

Leer vs. 48. Jesús aparenta ser terriblemente duro! Pero hay que darse cuenta que Él no le está hablando al hombre – sino a la multitud alrededor de ellos (“ustedes gente” vs.45). Ellos habían estado en Jerusalén durante la Pascua y habían visto u oído que Jesús había hecho milagros. La petición de este hombre les da la oportunidad de ver otro milagro!

Nótese las palabras del vs.48. Jesús está rechazando una fe basada en señales. Esta es una actitud que insiste en ver milagros (o tener una experiencia espiritual dramática) como una condición para creer en Él. La mentalidad es: “muéstrame un milagro – dame una experiencia, entonces voy a creer en ti – y te seguiré.”

Milagros, junto con otras evidencias (2:23-3:2), jugaron un rol importante en acreditar el ministerio de Jesús (Hechos 2:22). Pero nunca fueron el punto central, y Él no quiso que los milagros fueran la base o fundación de la fe de la gente en Él. Irónicamente, el mayor hacedor de milagros que jamás ha existido estaba constantemente preocupado de que las personas no exageraran la importancia de los milagros. Esta preocupación es un tema en el evangelio de Juan:

Juan 2:23-25. Jesús sabía que este tipo de fe no era auténtica. Nicodemo era una de estas personas (3:1,2), y su “fe” era inadecuada para el nuevo nacimiento.

Juan 12:37. En la mayor parte, las personas que presenciaron los milagros de Jesús no creyeron en Él. Fue de igual manera con los israelitas que pasaron 40 años en el desierto. ¿No es irónico e iluminador que los dos grupos que presenciaron la mayor cantidad de milagros eran conocidos por su incredulidad? La fe genuina no es producida por un milagro; más bien es una elección en confiar en el carácter de Dios.

Juan 20:29. Si bien presenciar un milagro puede ayudar a algunos a llegar a tener verdadera fe en Jesús, es mejor creer en Él basado en el testimonio de los testigos.

¿Por qué este tipo de fe es defectuosa? Por dos razones:

Es excesivamente subjetiva. Experiencias poderosas e incluso milagros pueden venir de otras fuentes a parte de Dios. Nuestra propia mente y circunstancias pueden combinarse para entregar una experiencia emocional, la cual es poderosa y real, pero equivocada. (ENAMORÁNDOSE DE ALGUIEN APARTE DE TU CONYUGE; SIENDO CONTROLADO POR EL CARISMA DE UN LIDER DE ALGUNA SECTA; PODER DE INSINUACIÓN E HISTERIA MASIVA EN “DESPERTAR DE RISAS NERVIOSAS”). Las personas también pueden ser engañada por genuinos milagros provenientes de una fuente demoníaca (2Tes.2:9; Ejemplos (Anticristo, médicos del Brasil; 1Juan 4:1-3). Por estas razones la fe necesita algo más objetivo como fundamento.

En el fondo, la fe basada en milagros es una fe centrada en sí misma. Si tú única razón o aquella más importante para seguir a Jesús es la experiencia que Él te da, si tú estás siempre demandando lo sobrenatural, una prueba de experiencias antes de que tú estés de acuerdo en obedecerle – ¿Quién es la verdadera autoridad? ¡Tú eres! En cambio, la fe sana está basada en una evidencia profunda, estar dispuesto a confiar en el carácter de Jesús y seguir su voluntad, inclusive y especialmente en la ausencia de esas señales. A lo más, esa fe es inmadura. En el peor de los casos, pervierte a Jesús, transformándolo en un BUFÓN DE LA CORTE, el cual debe constantemente hacer otro truco más estimulante para poder merecer nuestra atención (Herodes en Lucas 23:8,9).

Esto es lo que la gente en el vs.45 andaba buscando – Ellos recibieron a Jesús como un hacedor de milagros, el cual debe ser usado, pero no como un Mesías en el cual debemos confiar. Por esta razón Jesús pone objeciones (vs.48). Cuando el hombre insiste en que Jesús vaya con el y que sane a su hijo en su presencia (y la de la multitud) vs.49, Jesús rehúsa – y en vez de eso le pide que ponga su fe en otra cosa…..

El Patrón Bíblico (vs.50-53)

Nótese la secuencia en los versículos siguientes. Ellos resumen la manera en que Dios opera.

Oigan la Palabra de Dios (vs.50ª)

Leer vs 50ª. Jesús está diciendo, “no, no voy a hacer un milagro en la presencia de Uds. En vez de eso solamente te daré mi palabra sin ningún milagro: sigue tu camino, tu hijo vive”. Él precipita una crisis en la cual el hombre debe elegir confiar en su Palabra ( y por lo tanto confiar en Él personalmente, o no confiar en Él).

Nótese que la Palabra de Jesús tiene dos partes: una promesa (“tu hijo vive”) y un imperativo (“sigue tu camino”). Este es precisamente el patrón en la Palabra de Dios para nosotros (la Biblia). A través de ella encontramos promesas que Dios nos hace que tienen que ver con importantes temas de nuestra vida. También encontramos imperativos que están conectados con esta promesa. Estas promesas e imperativos conforman el objetivo adecuado de nuestra fe.

Por esto es tan importante para nosotros exponernos regularmente a la Palabra de Dios si queremos que nuestra fe crezca. Hacemos esto a través de enseñanzas, estudios personales, etc. El Espíritu de Dios llama nuestra atención a las promesas e imperativos que se aplican a nuestra situaciones y problemas, y esto estimula nuestra fe (Rom.10:17).

Ejercita Fe en La Palabra de Dios (vs.50b)

Leer vs.50b. Juan nos cuenta que este hombre ejercitó fe en la Palabra de Jesús. ¿Cómo sabemos que él confio en la palabra de Jesús? ¡Porque él obedeció el imperativo! ¿Qué pensarías de su “fe” si él hubiese respondido diciendo “Yo te creo que mi hijo está bien – pero de todas maneras ven a mi casa a sanarlo?”

Acá hay un perfil de fe auténtica. Es una decision de creer en la promesa de Dios en un tema específico en la vida y se manifiesta al actuar consistentemente con el imperativo asociado a al promesa. EJEMPLOS.

Leer Juan 4:10. Jesús promete que Él tiene un regalo de agua viva. (EXPLICAR). Él está dispuesto a darte ese regalo, pero tú debes estar dispuesto a hacer algo también. Tú debes estar dispuesto a pedirlo (EXPLICAR). Así es como se comienza una relación con Dios. ¿Has hecho esto?

Si tú ya eres Cristiano, Dios continúa trabajando contigo en este mismo sentido. No con miras de tu salvación (la cual es permanente y esta asegurada), pero pensando en tu crecimiento espiritual. A medida que aprendas su Palabra, Él continuará desencadenando situaciones o llamará tu atención en algunos temas y te llamará a responder con fe en su palabra de una manera específica.

SOLEDAD: Hebreos 13:5; Salmos 23 –EVITAR LA INMORALIDAD SEXUAL, ROMANCES IDÓLATRAS, SALIR DE TU AISLAMIENTO Y CULTIVAR UNA RELACIÓN CENTRADA EN CRISTO.

CULPA POR PECADOS PASADOS: Colosenses 2:13,14; Jeremías 31:34 – DEJA DE HACERTE DAÑO A TI MISMO; CONFIESA ESOS PECADOS A OTROS CRISTIANOS; PERDONA A OTROS; ACERCATE A DIOS CUANDO TE SIENTAS CULPABLE.

ANSIEDAD MATERIAL: Mateo 6:33; Filipenses 4:19—DA A LA OBRA DE DIOS FINANCIERAMENTE; EVITA PROMOCIONES O TRABAJOS EN EL CAMPO LABORAL QUE PUEDAN INTERFERIR CON TU CRECIMIENTO Y MINISTERIO.

TEMOR EN EL MINISTERIO: Hechos 1:8; Filipenses 4:13 --
TEN UNA ACTITUD DE TEMOR Y RESPETO PARA TESTIFICAR, DAR ÁNIMO, CONFRONTAR, etc.

ADVERTENCIA: Si tú eres como yo, probablemente vas a querer que Dios “te de un señal” (haga un milagro; o te de una experiencia) antes de que tú des un paso de fe para actuar. A veces Él puede hacer esto, pero normalmente no lo hará. Más bien, al igual que con este hombre, simplemente te dará sólo Su Palabra, y te hará actuar sobre esa base. Esto es algo muy personal entre tú y el Señor. Lo más probable es que sientas miedo y debilidad y parte de ti va a argumentar de que estás loco si confías en Dios para esto. Pero son estas las decisiones que hacen una gran diferencia en nuestro crecimiento espiritual.

Experimentar confirmación de la Palabra de Dios (vs.51 al53)

Como entender mal el vs. 51-52:... “ Yo sé – tú no tienes que decírmelo – mi hijo fue sanado a la hora séptima...” ¡No! Lee vs. 51b-53 correctamente. Es claro que este hombre tenía considerables dudas cuando él dejó a Jesús y se fue a su casa. Él estaba sorprendido y maravillado al descubrir que su hijo había sido sanado en el momento en que Jesús dio su Palabra. Si bien creyó (vs.50) lo suficiente como para volver a su casa, ahora él cree (vs.53) de una manera más poderosa de lo que creía antes.

Este es el camino de Dios para nosotros. REVISAR LA SECUENCIA. Él se deleita en darnos confirmaciones experimentales de Su Palabra, pero normalmente nos da esto como un resultado de nuestra decisión de obedecerle y de actuar en forma consistente (REVISAR EJEMPLOS ANTERIORES). Estas experiencias son maravillosas, nosotros debiéramos gozarnos de ellas.

¿Por qué a lo largo de los años, algunos cristianos relatan que han experimentado la confirmación de Dios en muchas áreas de sus vidas – mientras otros se quejan de que “Dios no está haciendo nada en mi vida”? ¿Por qué algunos de nosotros puede recordar a Dios confirmando nuestra fe en el pasado, pero no lo hemos visto hacer esto últimamente? Normalmente (no siempre, pero muy a menudo) la razón es embarazosamente simple: no hemos estado dispuestos a responder en fe a la Palabra de Dios en algo específico, en áreas concretas en las cuales Dios nos está llamando a hacerlo.

Si esto te describe a ti, pregúntale a Dios que te muestre dónde estás “atornillando al revés”, acordando de antemano confiar en Él. Al Él hacerlo, tú das el paso adelante y vas a experimentar Su confirmación. Las cosas pueden invertirse muy rápidamente….

Incluso más maravilloso es la confianza gradual y profunda que se desarrolla en la fidelidad de Dios al ir construyendo de esta manera nuestra historia personal en todas las áreas de nuestra vida.

¿Qué nivel de confianza deseas tener en 5, 10 años más? ¿Te das cuenta que estás construyendo en esa dirección (o en otra dirección) de la manera en que respondes a estos pasaos de fe que Dios te pide tomar hoy?