Génesis

Enseñanzas sobre la Fe de Abraham

Génesis 12-21

Introducción

Hoy analizaremos la vida de Abraham para aprender lo que se nos enseña acerca de la fe. Debido a la gran cantidad de material involucrado usaremos Hebreos 11:8-16 como nuestro texto base, y al mismo tiempo viendo los pasajes relevantes en Génesis y otros libros bíblicos.

El autor de Hebreos usa dos puntos críticos en la vida de Abraham para ayudarnos a comprender la fe bíblica: la Tierra Prometida y el hijo prometido.

La Tierra Prometida

Leer Hebreos 11:8. En estos estudios de las últimas semanas sobre Génesis lo hemos visto. Abraham era de Ur de los caldeos (Babilonia) y cuando Dios lo llamó vivía en Jarán (explicar en un MAPA). Dios simplemente lo llamó para que fuera hacia el oeste a una tierra que le mostraría (12:1). El autor de Hebreos destila lo que dice 12:4,5 (leer). Esto nos entrega la primera perspectiva de la fe bíblica.

Imagínense que uds. se meten en una máquina del tiempo, volver al año 2166 AC y llegan al jardín delantero de Abraham en Jarán. Están ahí con Abraham tomándose unas bebidas heladas y él les empieza a contar acerca de la promesa que Dios le hizo de obsequiarle una tierra hacia el oeste. Ustedes le preguntan si cree esa promesa y el dice "¡Por supuesto!" Eventualmente ustedes probablemente dirían "Si crees la promesa de Dios, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Por qué no estás haciendo tus maletas? ¿Por qué no te has ido?"

¿Cuál sería la evidencia de que Abraham le creía a Dios? No sería acaso cierto decir que si no se iba, no tenía fe? Esto es exactamente lo que el autor de Hebreos estaba enfatizando en Hebreos 11:8 ("Por la fe Abraham... obedeció y salió...").

Así que la primera perspectiva en la fe bíblica que aprendemos es que es activa en vez de pasiva. Involucra un deseo de actuar sobre la verdad de Dios. Como dice Santiago en Santiago 2, si no hay una acción producto de la orden de Dios, no hay evidencia para otras personas o para ti que crees la promesa de Dios. Esto es sólo un consentimiento mental, que incluso los demonios poseen y que Dios rechaza como necesario pero insuficiente para la fe.

Sin embargo hay otro aspecto de la fe presente con Abraham – una igual de importante que su deseo de actuar. Leer Hebreos 11:9,10. Dios le prometió darle la tierra, sin embargo cuando Abraham llegó a Canaán encontró que otros ya vivían ahí y poseían esa tierra.

Lo que Abraham no hizo en este punto es tan instructivo como lo que hizo al ir a esa tierra. No trató de comprar propiedades a pesar de ser muy rico (13:2). Tampoco trató de conquistar la tierra, a pesar de poseer habilidad militar como se puede ver en Génesis 14. Sin embargo, dejó pasar el tiempo, viviendo en una carpa, haciendo excursiones en la Tierra Prometida a través de su vida. No tuvo ninguna propiedad durante toda de su vida. Cuando Sara eventualmente murió tuvo que comprarle un sepulcro (capítulo 23) a pesar que Dios le había prometido toda la Tierra Prometida.

¿Por qué fue tan pasivo en cuanto a tomar la tierra? Porque el mismo Dios que dijo "Vete a la tierra que te mostraré" también había dicho "Yo le daré la tierra a tus descendientes".

Entonces aquí hay otro aspecto de la fe bíblica. No sólo involucra la voluntad de actuar de acuerdo a la verdad de Dios sino también de depender en que Dios ejecute su voluntad para ti en vez de tomar el asunto en tus propias manos.

Repetir ambos aspectos de la fe. Esto puede sonar paradójico a primera vista pero no lo es. Debido a que Dios ha decidido cumplir su voluntad a través de los seres humanos quienes libremente deciden cooperar con él; Él siempre nos llama a que hagamos algo (una acción). Pero debido a que Dios es el único que al final provee el poder y los recursos para su glorificación, siempre necesitamos depender de él porque su voluntad es humanamente imposible. Apliquemos esto en cómo te acercas a Dios.

Al estar hoy sentado aquí, podrías estar inseguro si perteneces a la familia de Dios o no, o si has establecido una relación con Cristo, etc. Podrías estar pensando "Ya creo que Jesús vino y que es el Hijo de Dios. He creído eso desde niño. Vengo de una familia que creyó eso. Por ende, debo pertenecer a Cristo". O puedes reaccionar en forma reacia a tomar una decisión. ("Dios me abrumará" o "De repente despertaré y ya habrá ocurrido".)

Pero Dios te llama a más. Te llama a una acción específica. No tiene que ser una acción que otras personas puedan ver (LLAMADOS DE ALTAR), pero es sin embargo una acción real entre tú y él. Te llama a decidir a recibir personalmente a Cristo (Juan 1:12; Apocalipsis 3:20) y hasta que no hayas tomado esta acción, no perteneces a su familia y Cristo no está en tu vida.

Por otro lado, el convertirse en cristiano no es totalmente acción. Dios te llama a recibir activamente a Cristo pero también está llamándote a depender de él en algo que nunca podrás hacer por tu propia cuenta. Cuando se trata de ser aceptado por Dios no puedes hacer nada tu mismo para hacerte aceptable a él (PROMESAS, RITUALES, BUENAS OBRAS) – tienes que depender totalmente de él para hacerte aceptable. Te llama a despojarte de toda confianza en tus obras hacia él y depender totalmente de la obra que hizo Cristo por ti (Gálatas 2:16). También te llama a depender de él cuando dice que el cambio que traerá en tu vida será bueno (Romanos 10:11). Esta actitud de dependencia es tan importante como la acción.

Ahora veamos otro ejemplo de la vida de Abraham y Sara que nos muestra la fe bíblica...

Un Hijo

Leer Hebreos 11:11,12. La parte más importante de la promesa de Dios a Abraham fue que a través de sus descendientes Dios bendeciría todos los grupos de personas del mundo. Esto se refiere principalmente al regalo de Dios de la Biblia a través del pueblo judío y el regalo del Salvador, Jesucristo. Pero estas bendiciones dependían de que Dios le concediera un hijo a Abraham y Sara que sería su heredero (Génesis 12:2; 15:4; 17:19). Sin embargo hubo un gran obstáculo para que se cumpliera esa promesa – Sara tenía 65 años y siempre fue estéril y Abraham tenía 75 años y no era en ese momento precisamente un semental. ¿Cómo se vería para Abraham y Sara el aplicar fe en esta situación?

Obviamente involucraba un cierto tipo de acción. Dios no dijo (como le dijo a María) que habría una concepción sin una relación sexual. Tampoco les dijo que concebirían después de la primera vez tuvieran sexo posterior a la promesa que les hizo. ¡Por lo que el lado activo de su fe involucraba tener relaciones sexuales entre ellos y continuar en eso hasta tener un hijo (de 75/65 a 99/89)! El no tener relaciones sexuales hubiese sido no tener fe.

Me gusta pensar cómo hubiese sido ser un miembro del hogar de Abraham durante esos años. Estás sentado un sábado por la tarde en la cena cuando ves a Abraham y Sara irse a su carpa. "¡Oye Abraham! ¿Qué van a hacer ustedes dos hoy por la noche?" "Tú sabes lo que vamos a hacer" "¿Por qué lo hacen?" "Porque Dios nos prometió un hijo". (RISA INCRÉDULA)

Después de 14 años de esta situación sin un hijo, Dios le dio a Abraham un par de acciones más para expresar su fe. Las puedes leer en Génesis 17.

Lo llamó a cambiar su nombre de Abram ("padre exaltado") a Abraham ("padre de una multitud de naciones"). "¿Oye Abraham, Dios ha estado mandándote a hacer alguna otra cosa últimamente?" "Si, de hecho lo ha hecho." "¿Qué cosa?" "Pidió que me cambiara el nombre." Ah sí, ¿a cuál... “sin hijos pero feliz”? "No, Padre de una multitud de naciones."

"Y me ha pedido hacer otra cosa para demostrar mi fe en su promesa." "Ah sí... ¿cuál sería esa cosa?" "Me pidió que me circuncidara... (RISA INCRÉDULA) …¡y que te circuncides tú también!"

Y sin embargo su fe demandó más que una acción, ¿cierto? También involucró dependencia radical en Dios para que hiciera su voluntad a través de ellos y para ellos -porque ellos sabían que no lo podían hacer por sus propios medios.

No tenían el poder humano para concebir un hijo y Dios había rechazado su intento de cumplir su voluntad por su propia ingeniosidad y poder (Agar e Ismael – ver Génesis 17:20,21).

En Romanos 4:19-21 Pablo dice que Abraham pensó largo tiempo y mucho (katanoew) sobre la completa imposibilidad humana de sacar esto adelante por sí mismo (vs. 19). Pero continuaba viendo la situación a la luz del poder de Dios y decidió (racionalmente) que "lo que prometió Dios también lo podía llevar a cabo".

NOTA: Esta declaración no significa que Abraham y Sara nunca tuvieron dudas sobre esto (leer Génesis 17:17; 18:12-14). Sino que significa que a pesar de sus pensamientos y sentimientos contrarios, los cuales expresaron a Dios, nunca decidieron rechazar la veracidad de Dios. No sé ustedes, pero esto me reconforta muchísimo...

Así que vemos la misma definición funcional de fe. Ahora apliquemos esto, no a cómo llegamos a ser cristianos, sino cómo crecemos espiritualmente. Debido a que la Biblia dice que tanto la justificación al igual que la santificación son por fe. En cada área de tu vida Dios quiere hacer cambios concretos, radicales y profundos. En su propio tiempo perfecto él trabaja en estas áreas y quiere tu cooperación. ¿Cómo se ve esto?

Te llamará a tomar una acción específica. Si crees que Dios te cambiará sin tu cooperación activa, aprenderás dolorosamente por experiencia propia que esto no es verdad. A través del trabajo personal del Espíritu pedirá dar pasos específicos de fe hacia lo que su Palabra te ordena.

Te llamará a participar regularmente en los medios de crecimiento (NOMBRAR). Esto parecerá extraño a veces porque no está directamente relacionado con los cambios que quieres en tu vida. Pero de esta manera te haces disponible para el poder de cambio de Dios.

Te llamará a abandonar los ídolos en tu vida. Esto podría ser espantoso porque a pesar que no satisfacen (NOMBRAR ALGUNOS), ofrecen algún grado de seguridad. Dios te pedirá que los dejes ir y que confíes que él llenará el vacío de otra manera y mejor.

Te llamará para salir a servirle y amar a la gente (NOMBRAR ALGUNAS FORMAS). Esto te llevará fuera de tu zona de comodidad hacia áreas que te sientes inadecuado de manejar. Pero es así como Dios forja una fe más profunda y construye el carácter en tu vida.

En mi propia vida tales pasos han incluido: dejar de lado las drogas, decirle a mis padres la verdad acerca de mi mentira y uso de drogas; admitir mi ignorancia bíblica y asistir a enseñanzas, hacer preguntas, compartir mi fe con mis amigos no cristianos y familiares, abrirme a amigos cristianos acerca de mi soledad e irme a vivir con otros hermanos cristianos; entregar mi ídolo de escribir y la consecución de estudios universitarios sin ningún potencial económico; estar dispuesto a enseñar la Biblia y liderar a otras personas cuando me sentía inadecuado; romper o dejar pasar relaciones románticas por varias razones, mudarme a otra ciudad por dos años para asistir a un seminario desacreditado; confrontar personas que me intimidan, orar por un trabajo y rechazar ofertas de trabajos en vez de entrar en pánico cuando no tenía dinero, escoger donar cantidades significativas de dinero a la obra de Dios, etc. En cada caso los pasos se podían hacer, pero daban miedo.

Al igual que Abraham, los cambios no se consiguen de un día para otro. Al igual que Abraham habrá tiempos cuando te preguntes si el cambio algún día ocurrirá o no. Al igual que Abraham podrías intentar cambiar por tu propia fuerza e ingeniosidad y al igual que Abraham estos intentos serán rechazados y fracasarás. Al igual que Abraham te encontrarás convencido cada vez más de tu propia inhabilidad para cumplir la voluntad de Dios y que Dios tendrá que darte el poder y efectuarlo, si es que su voluntad deba ser cumplida. En otras palabras deberás depender en la sabiduría y poder de Dios en vez de la tuya. ¿Cómo se ve esto?

Involucrará orar regularmente para obtener los recursos de Dios. No de manera formal, sino que personalmente pidiéndole a él, porque tú sabes que a no ser que él se manifieste, no puedes ni cambiar su voluntad ni hacerla.

Involucrará perseverar pacientemente a pesar de no haber ningún cambio inmediato. Deberás luchar contra pensamientos y sentimientos contradictorios, por ejemplo elegir mantenerte en el camino, confiando que Dios sabe lo que hace y que producirá frutos a su debido tiempo.

Involucra hacer activamente la voluntad de Dios pero relajándose en la confianza de que Dios lo hará a su manera. Dios nos da su paz de que estamos en el camino apropiado y que nos va a ayudar. Esto es lo que el autor de Hebreos en otro lugar llama entrar en el descanso en Dios.

Al igual que Abraham, a través del tiempo verás cómo Dios gradualmente cambia tu vida y logra su propósito a través de ti más y más (HITOS; RETROALIMENTACION). Esto trae cada vez más confianza que Dios es bueno y leal, pero el desafío continua el resto de tu vida.

Conclusión

Un aspecto importante de la fe bíblica que no hemos visto en esta ocasión es el aspecto de la evidencia. La próxima semana temporalmente descontinuaremos nuestra serie en Génesis y empezaremos una mini serie de tres semanas que se titula "Evidencia En La Balanza". Esta serie explorará las dos líneas más importantes para la evidencia del cristianismo empezando con la evidencia de la resurrección de Cristo. Esta es una gran oportunidad para exponer a tus amigos no cristianos...