Génesis

El Inicio de Nuestro Mundo

Génesis 1:1-2:4

Introducción

Génesis significa comienzo. El libro de Génesis es un libro de comienzos (de nuestro mundo, del pecado, de la salvación) y es fundamental en la visión del mundo bíblico.

Hoy veremos Génesis 1. En esta primera parte trataremos algunos temas importantes sobre apologética y después reflexionaremos sobre los temas claves de este capítulo.

Temas apologéticos claves

La primera cosa que debemos darnos cuenta de Génesis 1 (al igual que los capítulos 2-11) es el hecho que es historia más que mito. Más que cualquier otro pasaje de la escritura, Génesis 1-11 ha sido rechazado como verdadera historia por muchos. Esto es por una falta de registros extra-bíblicos para este período y por supuestas contradicciones con la ciencia . Por ende nos dicen que este pasaje deben ser historias que crearon los humanos para hacer frente a la vida, como la Épica de Gilamesh o las historias de Zeus. Pero Génesis 1-11 – incluyendo la creación – es historia real, registrando la vida de personas y eventos reales en espacio y tiempo. Hay varias razones por la cual digo esto:

  • Primero, el autor (Moisés) usa el mismo estilo histórico narrativo en los capítulos 1 al 11 al que emplea en los capítulos 12 al 50. Si leen el libro de Génesis de una sola vez, verán que el autor no cambia su estilo en el capítulo 12 o da señal textual alguna que está cambiando de mito a un relato histórico. Al contrario, vemos que el libro es una unidad, un registro de eventos históricos que preparan el escenario para el resto de la Biblia.

Hace referencia a lugares y tiempo (la ubicación de Edén, Babel, Ararat y cuánto tiempo vivieron). Los mitos no tienen interés en lugares y tiempo porque quieren sacar a sus personajes del ámbito histórico.

Se termina cada sección (¿Capítulos reales?) con la misma frase "estas son las generaciones de…" por ende mostrando la unidad del libro.

  • Segundo, el resto del Antiguo Testamento y Jesús citan estos capítulos como históricos.

Ver Salmos 136 donde el Salmista alaba al Señor por crear el mundo como lo descrito en Génesis 1 en la misma manera que alaba al Señor por librar los Israelitas de Egipto como lo narra Éxodo 1-19.

Ver Mateo 19:4,5 donde Jesús menciona a Adán y Eva como personas históricas.

  • Tercero, la Creación Bíblica es fundamentalmente diferente de otros mitos de Creación Antiguos como el Enuma Elish Babilónico. Al igual que en muchos casos, verdaderamente leer los otros mitos es darse cuenta cuán diferente es el relato de la Creación Bíblica. Incluso uno de los propósitos de Génesis es (probablemente) corregir los erróneos mitos de la Creación de la cultura antigua del Cercano Oriente.

Monoteísmo separado de la naturaleza vs. politeísmo o deidades animistas de la naturaleza.

Narración franca y directa para informar vs. Mito-ritual a ser actuado para estabilizar la naturaleza.

Dios es eternamente preexistente vs. teogonía (dioses nacen y pasan por metamorfosis).

Creación a partir de la nada vs. Provenientes de materiales preexistentes.

Creación a partir de una palabra vs. A través de relaciones sexuales, batallas, luchas, etc.

Humanos creados últimos vs. primeros (no en el caso de "Enuma Elish").

La segunda cosa que necesitamos darnos cuenta de Génesis 1 es que armoniza con la ciencia del origen pero no es un texto científico. Veamos las dos mitades de esta declaración.

Génesis 1 armoniza con la ciencia del origen. No existe contradicción entre lo que esta registrado aquí y lo que ha descubierto la ciencia sobre el origen del universo y la vida en la tierra. Al contrario, hay acuerdo en las cuestiones más importantes.

El universo empezó en algún punto en el tiempo. Por siglos muchos científicos sostuvieron que el universo era eterno pero ahora sabemos que este no es el caso. Por medio de varios métodos podemos rastrear hacia atrás el universo hasta el momento en el cual toda su masa estaba condensada en un punto de increíble densidad. Esta masa explotó y la consecuencia de esta explosión es el universo. Este es el llamado "Big Bang".

Por supuesto, la Biblia también nos dice que el universo tuvo un comienzo. También nos explica lo que la ciencia nunca podría explicar – cómo esta masa llegó a existir, qué causó que explotara y por qué resultó tal orden de la explosión. "Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra."

"Los detalles difieren pero los elementos esenciales de las relatos astronómicos y bíblicos del Génesis son iguales… Nosotros los científicos no esperábamos encontrar evidencia para un comienzo tan abrupto porque, hasta recientemente, hemos tenido un éxito extraordinario en rastrear la cadena de causa y efecto hacia atrás en el tiempo… Para el científico que ha vivido por su fe en el poder de la razón este cuento termina como una pesadilla. Ha escalado montañas de ignorancia, está apunto de conquistar la cima más alta y cuando se estira sobre la última roca es recibido por una banda de teólogos que han estado sentados ahí por siglos."

La tierra es muy vieja. Evidencia científica sólida indica que la tierra y el universo tienen una antigüedad de varios millones de años (por ejemplo, Redshift o desplazamiento hacia el rojo, datación radioactiva de rocas). Desafortunadamente muchos cristianos han sostenido dogmáticamente que el Génesis dice que la tierra tiene sólo un par de miles de años de antigüedad. La presentación clásica de esta posición fue formulada por el obispo Ussher que calculó las genealogías desde Jesús hacia atrás y proclamó que el universo fue creado durante la semana del 18-24 de Octubre de 4004 AC, con Adán creado el 23 de Octubre. A pesar que algunos creacionistas han atrasado esta fecha en varios miles de años, ellos aún tienen un problema con la evidencia científica y el texto bíblico.

Primero que nada, la genealogía no es sinónimo de cronología. Una comparación cuidadosa de las genealogías bíblicas nos revela que no son exhaustivas, sólo nombran antecesores claves para establecer descendencia. Los términos judíos son generales significando "fue el antecesor de" o "descendió de". En otras palabras, la Biblia no nos dice cuánto tiempo atrás fueron creados los primeros humanos.

Segundo, no está del todo claro que Génesis 1 describe la Creación en seis días sucesivos de 24 horas.

Hay evidencia del texto de Moisés en el uso de la palabra "día" (yom) para referirse a un período de tiempo mayor a 24 horas. Génesis 2:4 resume los seis "días" de Creación como "el día que el Señor hizo los cielos y la tierra". No hay un final para el séptimo "día". Los eventos de Génesis 2:4-25 requieren más tiempo que un día de 24 horas (cuidar animales hasta sentir la soledad, darle nombre a todos los animales, sueño profundo mientras se formaba Eva, presentar Eva a él, etc.). "Atardecer y amanecer" pueden connotar inicio y fin en vez de requerir un día de 24 horas. En otras palabras, Génesis 1 puede ser una descripción general de la actividad de Dios en la creación y el desarrollo de la tierra sobre un largo período de tiempo de tal manera que se corresponde generalmente con los hallazgos de la ciencia del origen (desde la vegetación hasta animales marinos y de pájaros hasta animales terrestres y seres humanos).

También es posible que Génesis 1 esté describiendo seis días literales pero no días secuenciales. El texto no especifica que los seis días de creación fueron secuenciales. Simplemente se refiere a ellos como "un día". Estos "días" pueden referirse gruesamente a días de 24 horas seguidos por largo períodos de tiempo. Durante los perídos, Dios intervino dramáticamente para introducir nuevas formas de vida, etc.- y entre los días, Dios estuvo activo en un proceso de larga modelación de estas formas de vida.

Nuevas formas de vida emergieron repentinamente, seguidas de un desarrollo gradual. Darwin postuló que el registro fósil podría mostrar un desarrollo gradual de formas de vida desde simple a más complejas. Pero el registro fósil muestra algo muy diferente - "irrupciones" repentinas de nuevas formas de vida más complejas seguidas por largos períodos de desarrollo de esas formas de vida. Esto encaja mejor con el registro de Génesis 1 asumiendo que está describiendo una tierra antigua.

Los humanos son más recientes que la mayoría de las otras formas de vida. A diferencia de los mitos del Cercano Oriente que ubicaron a los humanos antes de otras formas de vida, el relato de la Creación Bíblica es confirmado por el registro fósil, que nos dice que los humanos aparecieron muy recientemente en el tiempo geológico.

Al mencionar lo anterior, debemos entender que Génesis 1 no es un texto científico. No es justo imponer sobre este relato, los estándares de especificidad y perspectiva que son apropiados para la disciplina científica. Consideremos estas diferencias:

  • Es un resumen muy general que se enfoca en el rol de Dios en la Creación en vez de un tratado científico detallado que se enfoca en cuándo pasó esto y las causas secundarias involucradas.

  • Usa un lenguaje de "observación". Describe cosas desde la perspectiva e interés de un observador humano en la tierra. Hacemos esto a diario cuando hablamos de la salida del sol. Esto explica por qué el sol, la luna y las estrellas son descritas en el cuarto día (probablemente su aparición a través de la atmósfera).

  • Es altamente selectivo. Se enfoca en cosas que eran conocidas o que eran de interés de la audiencia (humana) original. Hacemos esto a diario cuando nuestras noticias se enfocan en eventos que pertenecen primariamente a asuntos humanos. Esto explica por qué la vida marítima microscópica es omitida al igual que muchas otras cosas.

¿Qué nos enseña Génesis 1?

Dios es revelado a través de la creación pero es distinto de ella. Igual como podemos aprender algo del artista a través del estudio de su trabajo artístico, también podemos aprender algo del Creador por el estudio de su Creación (Romanos 1:20 – poder e inteligencia). Pero si la tela de la pintura fuese quemada, todavía permanecería el artista. De la misma manera Dios existe independientemente de su Creación.

Por ende el panteísmo, animismo y politeísmo (incluso la adoración a la naturaleza y brujería) son falsos y peligrosos porque llevan a involucrarse con espíritus malignos. A pesar que Moisés no lo advierte explícitamente en este pasaje, se implica, y también lo hace en otros lados (ver Deuteronomio 18).

Sólo los Seres humanos fueron creados a imagen de Dios (ver 1:26, 27). Desarrollaremos esto en detalle la próxima semana, pero consideren lo que enfatizan los versículos.

Debemos ser gobernadores benevolentes sobre la naturaleza (1:26,28)

Esta forma de gobernar es velar por la integridad de la naturaleza, no violarla ni explotarla. La acusación de que la Biblia le entregó la tierra a la gente de occidente para explotarla, no es verdadera. Aquí y en cualquier lugar la Biblia llama a los humanos a ser humanos en el trato con los animales (por ejemplo el descanso sabatino de bueyes y mulas, amordazamiento durante la trilla). Tal explotación (normalmente motivado por avaricia monetaria) es una perversión del concepto del dominio (poder) bíblico.

Sin embargo esto significa que la vida humana tiene un mayor valor que una vida no humana. Esto significa que con ciertas restricciones el resto de la Creación fue entregado a los humanos para uso y para disfrutarlo. Por consiguiente los humanos pueden domesticar animales, practicar agricultura, usar animales para investigación médica, exterminar termitas y cucarachas de las casas, matar virus y bacterias que causan enfermedades, usar árboles como material de construcción y muebles, etc.

Podemos relacionarnos con Dios de una manera personal (1:27?). Eres creado por Dios, creado a su imagen, creado sobre todas las cosas para relacionarte con Dios. Si no lo estás haciendo estás fundamentalmente perdiéndote el propósito de tu vida. ¿Has admitido este hecho? Continúa con nosotros con este estudio de Génesis y aprende cómo la Creación de Dios fue echada a perder y qué está haciendo Dios para restaurarla.

Conclusión

Próximo: ¿Qué significa ser un ser humano?

Traducido por Hans Krarup Swenson. Valdivia, Chile.

"Puede ser considerado como un axioma del estudio moderno que las descripciones de la Creación contenidas en los registros bíblicos – y especialmente en Génesis 1:1-2:4a – son permanentemente valiosas sólo en la medida que expresan ciertas verdades religiosas que son aún reconocidas como tales.

El buscar incluso un grano de hechos históricos en dichas cosmogonías es inconsistente con un punto de vista científico." H. Zimmern y T.K. Cheyne, "Creación" en Enciclopedia Bíblica, I (1899), col. 938.

Ver Alexander Heidel, "El Génesis Babilónico" (Chicago Press, 1951), y Bruce K. Waltke, "Creación Y Caos" (Pórtland: Western Conservative Baptist Seminary), pp. 47,48.

Robert Jastrow, "Dios Y Los Astrónomos". (Nueva York: Warner Books, 1978), p. 105.

No es un intento reciente el armonizar Génesis 1 con la ciencia moderna. Académicos cristianos y judíos han notado esto por muchos siglos, incluso cuando la mayoría de las personas asumieron que la tierra era relativamente joven.