Lucas

La Autoridad de Jesús: Parte 3

Lucas 8:40-56

Introducción

Reiterar el tema de esta sección – la autoridad de Jesús sobre las fuerzas sobrehumanas. En este pasaje, Lucas registra dos milagros más que Jesús hizo durante su estadía en Capernaum. Para poder sacar más provecho de estos eventos, es imperativo que comprendamos el propósito que tuvo Dios al registrarlos para nosotros.

En Juan 20:30,31 nos dice que los milagros de Jesús fueron registrados NO para que nosotros esperemos que se hagan los mismos milagros en nosotros, sino para que podamos poner nuestra fe en Jesús y tener vida espiritual (salvación) a través de él. Las sanidades/resucitaciones eran literales, eventos sobrenaturales. Pero éstas apuntan más allá de ellas mismas, a una sanidad/resucitación más sobrenatural – la disponibilidad de la vida redentora de Dios para cada persona que ponga su fe en Jesús. Ellos nos muestran cómo es la fe en Jesús, y nos muestran la disposición de Jesús para responder repentinamente cuando nos acercamos a él de esta manera.
Observemos estos dos milagros bajo esa perspectiva…

Jairo: CONTEXTO

\ Leer 8:40-42. “El principal de la sinagoga” era la persona que estaba a cargo de oficiar adoración en la sinagoga de Capernaum. Al ser un líder clave de la sinagoga, él era muy respetado en la comunidad.
Recuerden que en este tiempo, los fariseos y escribas se habían puesto en contra de Jesús (ver 3:22), así que probablemente este hombre no tenía a Jesús en alta estima, y podía perder su posición al asociarse con Jesús. Pero tuvo una necesidad que lo condujo más allá de su prejuicio. Marcos dice que su hija estaba “al punto de la muerte”. Hasta que uno no tiene un hijo propio, no se puede imaginar el pánico, miedo y desamparo que él debe haber sentido. Y expresó cierta fe en Jesús al hacer su requerimiento en 8:41,42. Él cree que Jesús tiene el poder de hacer que su hija se sane. En un momento veremos cómo Jesús responde a su fe, pero primero él tuvo que tener un encuentro con alguien más…

Mujer: UNA IMAGEN DE “VENIR A CRISTO”

Leer 8:43. Nótese el contraste entre esta mujer y Jairo. Él es un hombre, religioso y un líder social, confrontado con una repentina emergencia. Ella es una mujer que se encuentra en una situación realmente desesperada.

Ella está físicamente enferma. La pérdida crónica de sangre (probablemente vaginal) por 12 años, la dejaría en una condición débil y ruinosa.

Ella está socialmente excluída. La ley del Antiguo Testamento (Lev.15 leyes de limpieza ritual) enseñaba que ritualmente uno podía convertirse en impuro por una variedad de razones (tocar cadáveres, etc.). Si uno se volvía impuro, uno debía cumplir con un procedimiento ritualmente elaborado para purificarse. Hasta ese momento, uno era excluido de la vida comunitaria normal.

¿POR QUÉ ESTA ORDEN? Por alguna razón de higiene (cuarentena), pero en más para enseñar acerca de las consecuencias enajenadoras del pecado y cómo debe ser resuelto (propiciación).

Lev.15: 25-30 enseñaba que ella permanecía impura durante 7 días luego que la pérdida de sangre hubiese parado y recien entonces estaba ritualmente purificada. Más aún, cualquiera que la tocara (o cualquier cosa que ella tocara) durante este tiempo también se hacía impuro. En un pequeño pueblo como este, ella se hubiese

ransformado en una marginada social. ¡Imagínate lo que significa no tener nunca afecto físico! ¡Imagínate lo que significaría ver como la gente retrocede, o cruza al otro lado de la calle cuando te ven en la calle!

Ella había agotado todos los recursos humanos. Marcos 5:26 dice que nada había funcionado, pero esto sólo la había hecho más miserable, golpeada por la pobreza. Interesantemente, ¡Lucas omite este detalle! Aquí hay un ejemplo del tipo de tratamiento que ella pudo haber recibido. “Un remedio consistía en tomar una copa de vino que contenía un polvo compuesto por goma, aluminio y azafrán del jardín. Otro tratamiento consistía en una dosis de cebollas persas cocinadas en vino administradas con las palabras, “¡Levántate de tu flujo de sangre!” Otros médicos prescribían un shock repentino, o transportar cenizas de huevo de avestruz en cierto tipo de trapo.”

Leer 8:44a. ¿Por qué ella tocó la orilla de la vestimenta de Jesús? Marcos nos dice en Marcos 5:27,28 (leer). Nótese que ella tenía cierta fe en Jesús, pero existen serios defectos en su fe:
• Ella no está segura de la preocupación personal de Jesús por ella. Ella no tiene confianza en su disposición a sanarla, así que trata de meterse a escondidas (indudablemente con un velo) y “robar una sanidad” de él.
• Marcos 5:28 muestra que su teología estaba defectuosa. Ella creía que había poder en la túnica que Jesús llevaba puesta. Esta es una visión supersticiosa común de los tiempos y que Jesús va a rechazar explícitamente más tarde. (8:48)

Pero ella tenía suficiente fe en Jesús como para venir hasta él. Ahora miremos la cosa más impresionante en este pasaje – la manera en que Jesús responde a esta mujer con todos sus problemas. Su respuesta está totalmente fuera de proporciones con respecto a su fe. Leer 8:44b.

• Ella fue inmediatamente y objetivamente sanada. (8:44b).
• Ella subjetivamente supo que estaba sanada (Marcos 5:29b).

Leer 8:45,46. JOHN MADDEN TELESTRATOR; KENOSIS (el Padre vio su fe y la sanó a través de Jesús). Él experimentó el costo de esta sanidad y se dio vuelta para encontrar a la persona afectada. Leer 8:47. Imagínate cómo ella se sintió en ese momento. Ella está maravillada por saber que ella había sido sanada; ella está aterrorizada por el hecho de que la multitud sabrá que ella los hizo impuro; ella está probablemente consternada por el hecho que Jesús sabe que ella lo tocó y quiere hablar con ella. Por todo lo que ella sabe, ¡él puede liquidarla como un shamán (brujo) que demanda una recompensa!

Leer 8:48. Ella experimenta el amor de Jesus hacia ella en forma personal. “Hija” es una palabra exclusiva en el evangelio y es un término tierno. Ella experimenta su gentil instrucción y corrección. Jesús quiso decir: “No fueron mis vestimentas; pero tú fe en mí.” Esto no fue magia impersonal; esta fue una respuesta proveniente de un Padre celestial amoroso a través de su Hijo amoroso.

A ella se le prometió sanidad permanente e incondicional (“queda sana” en Marcos 5:34). La RESOLUCIÓN DE ESTE CONFLICTO MORAL por los JUDÍOS la hubiese hecho tener miedo de perder esta sanidad a través del pecado.

APLICACIÓN: Recuerda – estos milagros eran “señales”. El punto central de este milagro no es que Jesús va a sanar a cada persona de su enfermedad en esta Era. Este evento es un ejemplo de lo que significaba venir a Cristo.

• Como esta mujer, tu situación es desesperada. El inicio de la sanidad de Dios es reconocer este hecho. Dios ofrece una ayuda total para una total necesidad.
• Tú estás espiritualmente enfermo (Jeremías 17: 9). El problema no está en la superficie, sino que en tu corazón. Tu separación de Dios te hace fundamentalmente anormal en las profundidades de tu ser, e imposibilitado para funcionar o experimentar la vida como era la intención de Dios.
• Tú estás separado de Dios debido a tus pecados (Isaías 59:1,2). El problema no es que Dios no se preocupa de ti, o que no puede ser alcanzado. El problema son tus violaciones al carácter moral de Dios. Estas violaciones erigen una barrera objetiva que debe ser tratada.
• Las soluciones humanas son inútiles. (Jeremías 17:5,6) SENSUALIDAD/MATERIALISMO pueden anestesiar tu problema, pero no lo curarán. La RELIGIÓN te puede dar un barniz externo de rectitud, pero no te va a dar un cambio interno duradero. Sólo la solución de Dios (fe en Jesús) resolverá tu problema.

Al igual que esta mujer, tú necesitas poner tu fe en Jesús. ¿Cuánta fe necesitas tener para recibir la salvación de Jesús? Muchos tropiezan en este punto, pero la historia de la mujer debiera ayudarte. Ella tenía deficiencias en su fe al igual que tu (INSEGURO DEL AMOR DE JESÚS & SOSPECHOSO DE MAS DESILUCIONES; DUDOSO A CERCA DE LA ÉTICA SEXUAL, CREACIONISMO, SATANÁS, ETC.). No es la cantidad de fe que tengamos lo que cuenta – es el objeto de tu fe. Si estás dispuesto a venir a él tal cual eres, reconocer tu necesidad de él, y poner tu confianza en su promesa, él te dará la salvación.

Al igual que esta mujer, la salvación que Jesús te ofrece es completamente fuera de proporción con respecto a tu fe. Más bien, es en proporción a la GRACIA de Dios. (Brevemente recordar los paralelos con la sanidad de la mujer).

• Él te perdonará objetivamente y te aceptará (Gálatas 2:16).
• Él te asegurará subjetivamente de esto (Romanos 8:16).
• Comenzarás a experimentar su amor (Romanos 5:5) e instrucción (1Corintios 2:12).
• Te promete seguridad eterna (Romanos 8:35-39).

¿Existe alguna razón por la cual tú no estarías dispuesto a venir a Jesús tal cual eres? ¿Qué te detiene o te impide venir a Jesús? Has lo que ella hizo en 8:47 – dile “toda la verdad”.

De Vuelta a Jairo: UN CUADRO DE CRECIMIENTO EN CRISTO

¿Cómo crees que Jairo ha estado reaccionando todo este tiempo? ¡¡¡PÁNICO POR SU HIJA; ENOJO HACIA LA MUJER; ENFADADO CON JESÚS!!! Pero Jesús tenía toda la situación cubierta. Él puede llevar a esta mujer a la salvación y fortalecer la fe de este hombre. Al igual de que esta mujer es un ejemplo de cómo obtener la salvación, la manera que se relacionó con Jairo es un ejemplo de cómo fortalecer la fe de aquellos que creen en él. Nótese los elementos involucrados… Él (Jairo) debe haber pensado durante la demora: “¿Sabes realmente lo que estás haciendo?” Luego él recibe noticias devastadoras (leer 8:49). Él creía que Jesús podía curar su hija porque existían reportes de eso. Ahora ella debe ser resucitada de la muerte—algo que Jesús no había hecho hasta ahora, y algo que él ciertamente nunca había visto.

Esto ocurrirá contigo si sigues a Jesús. La fe es desafiada por la adversidad. Tú quieres que tu fe sea fortalecida, también lo desea Jesús. Pero, ¿te das cuenta cómo él hace esto? La fe no se fortalece tanto por las experiencias fantásticas de victoria, sino en el crisol de la adversidad. En la medida que alcanzas un nivel de fe, Dios permitirá adversidad adicional para hacerte aún más fuerte. EJEMPLOS: Una revelación más profunda de nuestro estado pecaminoso; más desafíos materiales; más desafíos para servir; maltrato proveniente de otra gente.

Leer 8:50. A Jairo se le da una orden específica y una promesa: “No le des cabida al temor; continua creyendo, y ella estará bien.” Jairo está en una encrucijada. Ya sea confiará en Jesús a un nivel más profundo, o él colapsará. Él tiene que tomar una decisión, y hay temas significativos que dependen de su respuesta. El destino de la hija de Jairo depende de su respuesta. Es así con nosotros también. La fe es desafiada para seguir creyendo en la Palabra de Jesús. En el medio de la creciente adversidad, Jesús nos desafía para SEGUIR creyendo en su Palabra (PROMESAS E IMPERATIVOS): Sigue creyendo que Dios sabe lo que está haciendo, continúa creyendo su promesa y sigue haciendo lo que él te dice que hagas. Tú piensas, “¿Qué estás haciendo?” Dios dice, “Respondiendo a tu oración.” “¡No puedo seguir con esto!” “Si, puedes. No te pruebo más allá de lo que tú puedes soportar. Ahora ¿qué vas a hacer? ¿confiar en mi o renunciar?”

Así como con Jairo, estás en una encrucijada. Tú salvación está asegurada, pero tu crecimiento requiere continua fe. No es verdad que tu vida de cristiano seguirá igual sin importar si es que tú confías en Dios con respecto a esta prueba o no. Un montón depende de tu respuesta: tu propio crecimiento, tu impacto en las otras personas, etc. No habrá beneficios de esta prueba a no ser que tú respondas en fe. Romanos 8:28 tiene una condición en vs.28b; Hebreos 12:11 es continuado por vs.12,13. Jairo elige seguir creyendo. ¿Cómo sabemos esto? Porque su hija fue sanada, pero también porque él llevó a Jesús a donde estaba su hija (leer 8:51-53). La prueba de que creía en la Palabra de Jesús es que llevó a Jesús a donde su hija en vez de sentarse en la vereda, etc. Explica la respuesta de Jesús a los que lloraban (8:52): “Ella está físicamente muerta, pero la traeré de vuelta.” Los apóstoles comúnmente describían a los cristianos muertos como “dormidos” porque Jesús los resucitará de la muerte cuando él vuelva.

Dios te llamará a expresar tu fe a través de acciones apropiadas. Fe siempre se expresa en acciones (Santiago 2:12 al final). Dios siempre te da formas concretas de expresar tu confianza en su Palabra durante una prueba – nuevos pasos para tomar (ENSEÑAR; TESTIFICAR; BUSCAR CONSEJERÍA; ADMITIR PECADO) &/o antiguos pasos para quedarse con (MEDIOS DE CRECIMIENTO DURANTE LA ADVERSIDAD).

Leer 8:54-56. La fe de Jairo se confirma por la reanimación de su hija. Nótese nuevamente que Jesús no usó conjuros, ni siquiera oró al Padre – él le ordenó a ella, y ella se levantó. Tu fe entonces se confirmará experimentalmente a través del cumplimiento de su promesa por Jesus. Tu fe será confirmada a través del poder que Jesús da para resistir victoriosamente lo que tú pensaste que no podrías, para ser un testigo/siervo efectivo, etc. Nótese 8:56ª. Si ellos tuvieron fe, ¿por qué estaban completamente estupefactos? Por las mismas razones que tú estás estupefacto cuando Jesús hace algo por ti: tu fe era débil y mezclada con considerables dudas. ¡¡No existe nada más maravilloso que experimentar este tipo de estupefacción!!