Lucas

La Parábola del Sembrador

Lucas 8:4-15

Introducción

Leer vs.4 al 8. Hasta ahora, Jesús ha estado enseñando teología de una manera directa (capítulo 6). ¿Habrá cambiado de tema de la teología a la horticultura y agronomía?
No. Como dice el vs. 4, Jesús no ha cambiado el tema de su enseñanza – él ha cambiado la forma de enseñarlo. Durante este período, en su ministerio de enseñanza en público, Jesús cambió casi por completo a parábolas. Las parábolas ilustran verdades abstractas por la vía de eventos comunes e invita a los oyentes a hacer la conexión.

¿Por qué Jesús usa las parábolas en este punto? El vs. 10 nos responde esa pregunta—leer vs. 9, 10. Él usa parábolas para encubrir su mensaje de aquellos que le eran hostiles. En este tiempo, mucha gente que lo estaba escuchando ya lo había rechazado a él y a su mensaje, y ellos estaban buscando la oportunidad de acusarlo (6:11). Es por esto que Jesús cita a Isaías 6:9. Se refiere a una situación similar en la cual Dios dijo a Isaías que los Israelitas no entenderían o aceptarían su mensaje debido a que ellos habían cerrado sus corazones a Dios. Así que por ambas razones prácticas (para evitar arresto prematuro) como consecuencia de su rebeldía espiritual (8:18), él habló en parábolas.

Pero para aquellos que estaban abiertos a las verdades espirituales, estas parábolas se tornaron en un medio para más revelaciónes debido a que Jesús les explicó el significado de ellas en privado (ver Marcos 4: 34).

El vs. 10 también nos dice el tema específico de estas parábolas (Mateo 13 y Marcos 4 registran un total de ocho). Estas ilustran “los misterios del reino de Dios”. Un “misterio” bíblico no es algo que a propósito sea vago o difícil de entender (como una novela de misterio de nuestros días)—es simplemente una verdad no revelada hasta ahora. Los misterios del reino de Dios se refieren a un período del reino de Dios el cual no estaba claramente revelado en el Antiguo Testamento.

El Antiguo Testamento correctamente predijo que el reino de Dios involucraría una invasión y ocupación irresistible por el Mesías de Dios. Llamamos a esto la “segunda venida” de Cristo (ver Salmos 2; Daniel 7). Esto es lo que Juan el Bautista estaba esperando (Lucas 3:17) y explica el porque él estaba confundido (Lucas 7:20).

Pero no reveló claramente que el Mesías vendría antes de ese día, no para gobernar, sino para morir por nuestros pecados y para asentar el reino preliminar de Dios que se expandiría a través del mundo. Llamamos a esta venida “primera venida” y a este período “la era de la iglesia”.

En estas parábolas, entonces, Jesús revela cómo Dios esta trabajando en el mundo de hoy, y de cómo podemos reconocer y beneficiarnos de él. Veamos un poco más de cerca la parábola de los suelos…

3 Verdades Claves

Leer vs. 11. “La semilla es la palabra de Dios”. Si tu estás esperando que Dios venga en esta era para establecer su reino terrenal, te decepcionarás. En esta era, Dios se manifiesta y ofrece su guía a través de su Palabra.

Su Palabra es el mensaje que Jesús proclamó, el cual está registrado para nosotros en el Nuevo Testamento. Es el mensaje del amor de Dios y de su regalo a través de Jesucristo. Esta Palabra viene a ti en la medida que leas el Nuevo Testamento, o que escuches los testimonios de amigos cristianos o escuches una enseñanza como ésta.

Esta Palabra tiene un poder espiritual tremendo. Así como una pequeña, y aparentemente insignificante semilla de trigo trae dentro de sí el poder de engendrar cientos de espigas de trigo (vs.8), así este mensaje tiene dentro de él, el poder de cambiar tu vida (Perdón; Espíritu Santo; Vida Eterna; Santificación; Orientación), y para influir en la vida de otros a través tuyo.

Aunque esta Palabra tiene un poder espiritual tremendo, sus efectos sobre ti están determinados por tu respuesta a ella. El hecho que ciertas personas no sean influidas por la Palabra no es evidencia de su debilidad o de su irrelevancia, sino más bien de la actitud equivocada en el corazón del oyente.

Esta parábola nos previene de las respuestas más frecuentes a la Palabra, y explica la respuesta correcta para que podamos experimentar la presencia de Dios que cambia y dirige nuestras vidas.

AL LADO DEL CAMINO: No receptivo

Leer vs.5. Los campesinos del primer siglo lanzaban la semilla y luego araban para enterrarla. Los senderos y los caminos normalmente pasaban a traves de los campos. Debido a su condición (endurecimiento por pisoteo), y al hecho de no haber sido arado, las semillas que caían ahí, rápidamente eran engullidas por los pájaros antes de que pudieran germinar.

Leer vs.12. Este es el oyente no receptivo – la persona que no está dispuesta a reconocer la necesidad del liderazgo de Dios en su vida. Esto se señala con la condición endurecida del suelo en el camino.

No sólo los oponentes más acérrimos (O`HARE, OCULTISTAS); sino que también aquellos que van a la iglesia y su religión los mantiene alejados Dios (MIEMBROS DE UNA IGLESIA LIBERAL), y gente cuya espiritualidad glorifica al EGO (NUEVA ERA).

No vivimos en un ambiente espiritualmente neutro. Satanás tiene un interés especial en ayudarte para que respondas a la Palabra de Dios de esta manera. Lo único que se requiere es que no seas receptivo. Existen muchas formas en la que Satanás se roba la semilla.

Él te miente: “Tu eres demasiado pecadora/estás hasta el cuello; “Te transformarás en un aburrido/un ignorante/asceta”; “Dios te quemará”; “¿Qué van a pensar los demás?” ¿De dónde crees que provienen todos estos pensamientos?

Ël te distrae. Leer Cartas del Diablo a su Sobrino, p. 8,9. Si tu te vas de aquí sin responder a la convicción de Dios, caerás en este tipo de distracciones.

¿Qué hay de ti? ¿Describe esto tu respuesta? Tu puedes cambiar esta respuesta hoy…

SUELO ROCOSO: No sincero

Leer vs.6. Explicar la capa de arcilla que esta justo debajo de la superficie. Las lluvias de primavera provocan una germinación rápida y violenta, pero la falta de profundidad impide que las raíces crezcan y así la planta se quema con el sol del verano.

Leer vs.13. Esto describe al oyente no sincero—gente que muestra una respuesta positiva superficial, pero que no dejan que la Palabra penetre al nivel de su voluntad. Ellos no están recibiendo realmente la Palabra como LA VERDAD a ser seguida—ellos sólo lo ven como un medio de obtener las cosas que quieren.

Es por esto que “se apartan” cuando su conexión con Jesús los lleva al sufrimiento (peirasmos). Esta respuesta revela la falta de sinceridad en su “compromiso”.

La gente responde superficialmente por una serie de motivos:

Debido a que ellos sólo quieren una experiencia emocional o un escape de sus circunstancias (“LA RELIGION DEL HOYO DEL ZORRO). NOTA: La mayoría vienen a Cristo debido a su sufrimiento, pero aquellos que son superficiales lo dejan apenas el sufrimiento pasa.

Debido a que ellos quieren mantener sus amigos/amantes, y no porque realmente entiendan y reciban la verdad.

Debido a que piensan que pueden hacer que Jesús les cumpla su agenda, en vez de ellos someterse a la agenda de Jesús (LA LETRA DE LA CANCION DE LAS NIÑAS INDIGO: “HEY JESUS”).

¿Qué hay de ti? ¿Ha sido ésta tu respuesta a Jesús en el pasado? ¿Te has desilusionado debido a que Él no te ha dado lo que tú quieres? No se trata de que él no pueda/quiera hacer lo que tu quieres – sino que tú debes estar dispuesto a dejar que El te revele tu mayor problema y que le permitas que te prescriba las verdaderas soluciones.

ENTRE LOS ESPINOS: el que claudica

Leer vs. 7, Las malezas perennes crecen todo el año y bordean los sembradíos (¿?). La semilla sembrada aquí va a germinar y permanecerá viva, pero las malezas extraen los nutrientes que le dan vida y de esta manera la planta nunca produce frutos.

Leer vs.14. Este es el oyente que claudica . La semilla ha germinado, permanecen vivos espiritualmente, pero en ellos “los frutos no maduran”. Ellos han recibido sinceramente la Palabra, pero esta no afecta sus vidas de una manera profunda, debido a que su lealtad con Jesús y su Palabra se ve comprometida. Ellos mentalmente afirman que es la Verdad pero en la práctica ellos buscan su seguridad y su realización en otra parte, por lo tanto hacen que la Palabra de Dios sea inefectiva

Santiago llama a estos Cristianos con “dobleces” a pesar de que creen en Jesús y la Palabra de Dios, ellos buscan en el mundo la seguridad y realización personal. Pablo les llama “carnales” ya que si bien tienen el Espíritu Santo en ellos, se caracterizan por su baja naturaleza.

Nótese las tres “malezas” que ahogan el poder de la Palabra que cambia la vida.

“Las preocupaciones de este mundo”, se refiere al miedo y a la ansiedad a cerca de tener suficiente dinero para estar seguros. En vez de elegir enfocarse en el crecimiento espiritual y confiar que Dios va a proveer tus necesidades (Mat. 6;33), puedes desperdiciar tu vida cristiana de esta manera.

“El engaño de las riquezas” es el otro lado de la moneda anterior. Se refiere a la ilusión que un poquito de riquezas te puede hacer más feliz y seguro.

“El deseo de otras cosas” se refiere a las cosas que no están equivocadas en sí mismas (relaciones románticas; avances en la carrera; hobbies; etc.), pero que se transforman en ídolos cuando son más importantes que amar a Dios y a los demás.

Esto normalmente es muy disimulado. Porque debemos vivir en un mundo dominado por estas mentiras, ellas germinan en nuestros corazones tan naturalmente como las malezas en un jardín y nos seducen gradualmente y nos impiden caminar realmente con Cristo y succionan nuestra vitalidad espiritual ¡Yo se que esto es lo que me pasa a mí!

Debido a que el Espíritu Santo mora en nosotros, él planta la semilla de insatisfacción en nuestros corazones para que nos preguntemos porqué nuestra vida como cristianos es tan seca y sin vida, por qué nuestra realización personal, paz y esperanza y gozo que Dios nos promete no es nuestra. La estimulación temporal de un nuevo juguete es un pobre sustituto del gozo proveniente de una auténtica comunión con Dios o ser investido con el poder de Dios para ministrar a otra persona.

La respuesta no es golpearte a ti mismo, o vivir en un monasterio – es simplemente ser honesto con Dios a cerca de tu compromiso y elegir seguirlo nuevamente como la verdadera prioridad en tu vida. Si tú haces esto, él te mostrará los pasos específicos a tomar, y restaurará una verdadera vitalidad en tu relación con él. Te puedes convertir en la buena tierra…

BUENA TIERRA

Leer vs 15. ¿Quiénes son los que experimentan el cambio que Dios hace en sus vidas, invistiéndolos de poder para cambiar el mundo alrededor de ellos? ¿Quiénes son los que se dan cuenta que Dios puede hacer mucho más en ellos y a través de ellos de lo que se hubiesen imaginado posible? Los que responden a su Palabra apropiadamente.

Dale el primer lugar en tu vida (“ un corazón honesto y bueno”). Recuerda que es la carta de amor de Dios para ti, y déjale que te anime a través de ella. Recuerda que es la VERDAD, y déjale que te enseñe y te corrija a través de ella. Disponte a llevar a la acción lo que Dios te enseña a través de ella.

Quédate con ella a largo plazo (“retenla …con perseverancia”). La Palabra lleva a cabo su trabajo completamente, pero lentamente. Quédate lejos de los arreglos rápidos y de las “malezas”, y confía en la Palabra de Dios para que arregle tu vida y te guíe y te llene en el largo plazo. ¡No te desilusionarás!