Apocalipsis

Las Siete Cartas

Apocalipsis 2-3

Introducción

Estudiaremos Apocalipsis 2 y 3, los cuales registran siete epístolas breves destinadas a siete iglesias en el occidente de Turquía. Pero estas no son cartas corrientes. Son dictadas directamente por Jesús a Juan mientras él estaba en el exilio en Patmos. Antes de leer estas cartas, debemos mirar nuevamente al Uno que las escribió (leer 1:12-19ª).

Jesús no es un Presidente de la Compañía retirado—él es soberano de la historia humana y el líder viviente de su iglesia, sumamente informado de nuestra situación (en medio del candelabro) y capaz de guiar y protegerlos en su misión para ellos (las estrellas están en su mano derecha).

La iglesia no es un museo (o un mausoleo) para preservar la memoria de los fundadores que ya se han dado o una institución libre para trazar su propio recorrido—sino que gente que están bajo la autoridad de Jesús y comisionados para irradiar/difundir su vida al mundo perdido (candelabros).

Estas cartas (al igual que el resto del Nuevo Testamento) no son tarjetas de saludos sentimentales forjadas por Juan en el nombre de Jesús—sino que son los mensajes autoritativos de Jesús que revelan sus prioridades para la iglesia en cada era y cultura (tal como lo veremos).

Estructura

Más que mirar en forma detallada a cada una de estas cartas (lo cual tomaría varias semanas), haremos un sondeo en una semana. (Si deseas análisis más en profundidad, investiga mis series o el libro “Lo que Jesús le dijo a las Iglesias” John Stott). Las siete cartas tienen en común una estructura, la cual nos provee con entendimiento de cómo Jesús se relaciona con su iglesia.

DESTINADO A (“al ángel de la iglesia en…”): Los académicos están en desacuerdo sobre la identidad de estos ángeles. Algunos dicen que son ángeles literalmente que sirven en diferentes iglesias locales. Otros dicen que representan a los mensajeros humanos (“ángeles literalmente significa “mensajeros”) o líderes humanos de las iglesias. Yo estoy de acuerdo con la última visión, pero no quiero empantanarme en esto y perderme el mensaje principal de las cartas.

DESCRIPCIÓN DE JESÚS (“El Uno que…”): Jesús se identifica a sí mismo al referirse a uno de los aspectos de su revelación a Juan en el capítulo 1. Evidentemente, esta auto-descripción calza con esta situación única (aunque esto es más aparente en algunas que en otras).

A la iglesia de Esmirna, la cual está siendo severamente perseguida, él es “el primero y el último, el que murió y volvió a vivir” el cual puede liberarlos de lo peor de las cosas que sus enemigos les pueden hacer. A la iglesia de Pérgamo, la cual está erradamente tolerando a los falsos maestros, él es “el Uno que tiene la aguda espada de dos filos” que tratará con sus enemigos.

El punto es que sin importar nuestra situación, Jesús tiene los recursos exactos que necesitamos para cumplir con nuestra misión.

ANÁLISIS (“Conozco tus…”): Jesús está completamente informado de sus circunstancias, y (al igual que un hábil doctor) su fija mirada investigadora diagnostica su condición espiritual real. Él está especialmente consciente de su tendencia a ser engañados por otros y/o para engañarse a sí mismos con respecto a su condición espiritual.

Con tres iglesias, su análisis es mixto—una combinación de alabanza y crítica. Dos iglesias reciben alabanza, mientras que las otras dos reciben sólo criticismo. Lo estudiaremos más detalladamente en la segunda parte de esta enseñanza.

El punto es que sin importar cuán confusos estemos con respecto a nuestra condición espiritual, Jesús nos lo puede revelar (sólo si le escuchamos).

CONSEJO: Jesús emite órdenes o consejo autoritativo que ayudará a las iglesias.

A veces, este consejo incluye promesas de ánimo (2:10 –“Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”). A veces, este consejo incluye serias advertencias (2:5—“Arrepiéntete…o quitaré de su lugar tu candelabro”).

El punto es que Jesús no sólo revela nuestra condición espiritual (y luego nos deja con su propia); él también nos ofrece un tratamiento efectivo.

INVITACIÓN PARA OTROS A ESCUCHAR Y APRENDER (“El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”): Debido a que la palabra de Jesús es verdad, es aplicable a todas las iglesias e individuos.

El punto es que sin importar cuán lejos podamos estar de estas siete iglesias en espacio y tiempo, el Espíritu de Dios puede aplicar el contenido de estas cartas para revelarnos y tratar nuestra condición espiritual. Vine a Cristo a través de una invitación que hay en una de las cartas (3:20), y he estado profundamente convencido y animado por muchas otras cartas (EFESO EN L.A.; SARDIS ALGUNOS AÑOS ATRÁS). ¡Pueden tener el mismo impacto en ti!

PROMESA PARA LOS “VENCEDORES”: (“al que sale vencedor…”): Cada carta termina prometiendo un hecho específico del futuro reino de Jesús (descrito en los capítulos 19-22) a aquellos que salen “vencedores”.

¿Quiénes son los “vencedores”? Algunas veces la Biblia utiliza este término para describir a todos los verdaderos cristianos (Ver 1Juan 5:4; Romanos 8:37; Apocalipsis 21:7). En estas cartas, sin embargo, Jesús pareciera referirse especialmente a aquellos cristianos que son fieles a él en el medio de la batalla, que cumplen con la misión para sus vidas. Es por esto que se les promete no sólo los distintos aspectos de la vida eterna que todos los cristianos reciben (por ej. Liberación del juicio de Dios y vida eterna en la presencia del Señor), sino que también premios especiales por su fiel servicio (por ej. Autoridad para gobernar y una corona de honor).

¡El punto es que la compensación de Jesús en el futuro reino hace que el servirle ahora valga la pena!

Visión General y Lecciones

Podemos agrupar estas iglesias en tres condiciones espirituales generales: mixtas (alabanza y crítica), malas (sólo criticismo), y buenas (sólo alabanza). Y podemos aprender algunas lecciones muy importantes del consejo de Jesús para cada una de éstas. ¿Puedes reconocer la procedencia de tu propia iglesia? ¿Puedes reconocer tu condición espiritual actual?

A las iglesias que reciben ambos, alabanza y crítica, Jesús les está diciendo esencialmente, “Estás seriamente desequilibrado.” Están involucrados en errores muy comunes pero muy opuestos.

A la iglesia en Éfeso, Jesús le dice, “Tú odias, pero no amas.”

Los alaba por odiar la falsa doctrina (2:6) y por discernir y rechazar a los falsos apóstoles (2:2). Ellos sabían que la verdad importaba, ellos sabían que la falsedad espiritual era desenfrenada y destructiva por eso tomaron seriamente su responsabilidad de guardar el contenido de la Palabra de Dios. Y debido a que Jesús es la Verdad, él los alaba por esto.

Pero él les reprocha porque dejaron “ir” su primer amor (2:4). Esto se refiere a la primacía de su relación de amor con él y con los otros. Comienza cuando recibimos y nos regocijamos en el amor de Jesús por nosotros, respondemos con alabanza gozosa y gratitud a él y abundante amor de sacrificio hacia los demás (ver 1Juan 4:11,16,19). Esto es lo que hace la Verdad atractiva, y es por esto que Jesús está disgustado que lo estén desatendiendo, y les dice que perderán su testimonio a no ser que lo corrijan (Juan 13:34-35).

Puede que hayas crecido en una iglesia así. Ellos pueden oler las herejías a kilómetros de distancia, pero existe una frialdad y brusquedad y falta de amor personal por Cristo y gente que es profundamente disfuncional. Puede que tengas este problema en este preciso momento (yo lo tuve en 1975). Irónicamente, el antídoto ya Pablo se los había dado (leer y explicar Efesios 3:18-19).

A las iglesias en Pérgamo y Tiatira, Jesús dice, “tú amas, pero no odias.”

Él los alaba por su amor y su fe viviente en él (2:19), pero les reprocha el hecho de permitir que una falsa profeta (2:20) enseñe en su iglesia y desvíe a la gente. En el nombre del amor, están dejando que la verdad se vaya. Y los resultados de esto es una traición personal a Jesús porque adoran dioses falsos e inmoralidad sexual personalmente destructiva.

Tal vez provienes o has estado alrededor de iglesias como éstas: “La doctrina divide, pero la verdad une—el amor es lo único que importa” (CARISMÁTICA; LIBERAL). El problema de que si devaluamos la verdad de Jesús, podemos terminar amando un Jesús falso y dañando en vez de ayudar a otras personas. El amor es como un río, sin las orillas (límites) de la verdad, se vuelve un torrente destructivo o muy ancho y sin profundidad.

¡Jesús desea que estemos apasionadamente comprometidos con su verdad y su amor! Para ser fieles a él, necesitamos tener conocimiento bíblico y su discernimiento. Necesitamos estar entusiasmados con respecto a su amor y el amar a otros.

A las iglesias que reciben sólo criticismo, Jesús les está diciendo esencialmente, “Están peligrosamente auto-engañados.”

A la iglesia de Laodicea, Jesús le dice, “Tú piensas que perteneces a mí, pero en realidad no.”

Confunden su afluencia material con vida espiritual (3:17), pero Jesús les dice que están destituidos porque ellos no le conocen. Puede que hayas crecido en una iglesia como ésta (yo lo hice) —club de campo nominal y ritualismo superficial y moralidad. “Si, soy cristiano—vivo en el país de Dios, tengo la bendición material de Dios, fui bautizado, pertenezco a la iglesia, puedo recitar el Credo de los Apóstoles, no mato ni robo— ¿ser cristiano se trata de eso, no?”

Si este es el caso, necesitas tomar el consejo de Jesús (3:19). Él quiere darte la verdadera riqueza espiritual a través de una relación personal con él, y puedes obtener esto al abrir la puerta de tu corazón y al pedirle que viva en ti (3:20)

A la iglesia de Sardis, Jesús le dice, “Piensas que eres saludable, pero en realidad te estás muriendo.”

Están viviendo de sus logros pasados y de su reputación con otras iglesias (3:1b,2)—pero Jesús mira más allá de esto y expone una fe decadente y fofa y un compromiso con el sistema del mundo (“ropas sucias”). Evidentemente, ellos estaban más preocupados en conservar lo que tenían (propiedades, recursos financieros, popularidad en la comunidad) que en preocuparse en cumplir su llamado no terminado y tomando nuevos terrenos para Jesús.

Esto describe a muchas iglesias conservadoras razonablemente grandes y que llevan mucho tiempo— ¡y tengo especial temor que esto nos caracterice algún día! La única manera de evitar esto como iglesia es si individualmente nos mantenemos espiritualmente alertas, lo cual requiere tomar nuevos pasos de fe y que dan miedo que Jesús continúa colocando frente a nosotros (3:3). ¡La fe de ayer nunca servirá para las batallas de hoy!

A las iglesias que sólo reciben alabanza, Jesús les está diciendo esencialmente, “Uds. tienen éxito sin importar lo que los otros dicen.”

A la iglesia de Esmirnia, Jesús dice 2:9ª (leer) Puede que estén sufriendo terriblemente por su fe en Jesús (persecución y empobrecimiento), y así otros los ven como fracasos impotentes. Pero son ricos en la única manera que importa (espiritualmente), debido a que su sufrimiento ha quemado su dependencia en las bendiciones mundanas que adormece su espiritualidad y los ha arrojado sólo sobre Jesús—quien los llena con gozo, paz y esperanza en medio de su sufrimiento.

Es así como Joseph Tson (pastor Romano perseguido por el régimen comunista) está libre para vivir una vida de abandono para Cristo, sin temor. Es por esto que la iglesia en China ora por nosotros, ¡para que podamos ser perseguidos como ellos han sido perseguidos!

A la iglesia en Filadelfia, Jesús le dice 3:8 (leer). Ellos tienen “pero con poca fuerza” –no son grandes, financieramente fluyentes, llenos de gente poderosa e influyente, políticamente conectados, etc. —pero están entusiasmados y comprometidos con compartir a Cristo con la gente que no lo conoce. Y por esto, ellos están conectados al Único que importa (Jesús). Él promete darles la oportunidad de alcanzar a mucha, mucha gente.

Esto ha sido una muy buena descripción de Xenos a lo largo de los años (EXPLICAR), y Dios nos ha bendecido con continuas oportunidades de alcanzar a la gente de aquí y de otras partes del mundo (4 PAREJAS QUE SE VAN ESTE MES). Espero que nunca obtengamos mucho poder en este sentido, y espero que nos mantengamos enfocados en lo que está más cerca del corazón de Jesús ¡la gente perdida que necesitan su amor y su verdad!