Apocalipsis

Guerra con el Dragón

Apocalipsis 12

Introducción

La semana pasada, revisamos Apocalipsis.6-16, una serie de visiones describiendo el fin de la era que la Biblia denomina la Gran Tribulación. Este es un período de maldad sin precedentes y sufrimiento causado por esa maldad—un período que se corta abruptamente por el retorno de Jesús. En la mitad de esta sección, Juan recibe dos visiones que amplifican a uno de los grandes males de la Gran Tribulación – la persecución del pueblo de Dios (6:9-11; 11:7-10). Éstas presentan a tres personas responsables de esta persecución—el "dragón" en el capítulo 12, y la "bestia" y su "falso profeta" en el capítulo 13. Esta mañana cubriremos el capítulo 12, el cual retrata la guerra con el dragón. Veamos si podemos comprender lo que está ocurriendo con este capítulo y cómo calza con el resto de Apocalipsis…

Interpretación del pasaje: Este pasaje contiene 5 símbolos clave, de los cuales la mayoría son fáciles de identificar.

  • El "dragón" es claramente Satanás; está identificado en 12:9.
  • La "mujer" es probablemente el Israel creyente.
  • El "hijo" de la mujer es definitivamente Jesús; está identificado en 12:5.
  • El período de "1260 días" o "tiempo, tiempos y medio tiempo" se refiere a la Gran Tribulación. Esto se vuelve particularmente claro en Daniel, y lo estudiaremos con más detalle la próxima semana cuando estudiemos la "bestia".
  • Los "otros hijos" de la mujer evidentemente hace referencia a los muchos seguidores no judíos de Jesús durante la Gran Tribulación (G.T.), los cuales vimos la semana pasada (ref.7:9-10).

El capítulo consiste en tres secciones que se desarrollan en orden cronológico.

  • La primera sección (12:1-6) describe el intento de Satanás de matar a Jesús.

Leer 12:1-2. La corona con 12 estrellas es probablemente una referencia a las 12 tribus de Israel. Se pueden ver también otros pasajes del Antiguo Testamento las cuales hablan de Israel (o Sión, o Jerusalén) como una mujer (Isaías 54:1-6; Ezequiel 16:8-14). El "hijo" que lleva es Jesús a través de la israelita creyente, María.

Leer 12:3-4. Las "estrellas" que Satanás arrastra pueden referirse a muchos ángeles que él condujo en rebelión original en contra de Dios, pero más probablemente se refiere a los gobernantes humanos que él derrocará (ver Daniel 8:10,24). 12:4b claramente se refiere al intento de Satanás de matar a Jesús a través de Herodes (ver Mateo 2).

Leer 12:5. El intento de Satanás de matar a Jesús fracasa. En cambio, él completa su misión y asciende a una posición de autoridad con Dios Padre (recordatorio de la visión de Apocalipsis 4-5).

Leer 12:6. La visión ahora se salta el período de la G.T.—el enfoque de esta sección de Apocalipsis. Este versículo describe la preservación de Dios del Israel creyente durante la Gran Tribulación— de la cual Juan da más detalles en 12:13-17. Pero antes de esto se nos entrega otra imagen de la Gran Tribulación desde una perspectiva diferente…

  • La segunda sección (12:7-12) describe la expulsión de Satanás desde el cielo durante la G.T.

Leer 12:7-9, 12. Esta Guerra entre Miguel y Satanás (y sus respectivos ángeles) describe la inauguración de la Gran Tribulación—el tiempo en que Satanás y sus demonios están especialmente activos en la tierra (Ver 9:1-11; 16:13-14). La referencia a Miguel es una alusión a Daniel 12:1 (leer), quien habla de este período como uno de angustia única. Al igual que Hitler al final de la Segunda Guerra Mundial, Satanás sabe que su desaparición es inminente, así que vierte su furia en contra de la gente de la tierra –especialmente sobre aquellos que siguen a Jesús.

Leer 12:10-11.

A pesar de lo peligroso que es este tiempo, este grito anuncia que la venida del reino de Dios es inminente, y rinde homenaje al pueblo de Dios el cual vence a Satanás durante este tiempo. (Este es un pasaje clave para nosotros hoy en día, y lo estudiaremos con más detalle en unos minutos más).

  • La tercera sección (12:13-17) describe la persecución de los seguidores de Jesús por parte de Satanás durante la Gran Tribulación.

Leer 12:13-16. Durante este período, Satanás intenta exterminar al Israel creyente. Se puede ver la advertencia a esta misma gente por parte de Jesús en Mateo 24:15-22. Pero tal como Dios protegió a Israel del Faraón durante el Éxodo en forma sobrenatural "sobre las alas del águila" (12:4 es como una alusión a Ex.19:4), de la misma forma él va a preservar sobrenaturalmente (la mayor parte) del Israel creyente de Satanás durante este período.

Leer 12:17. Habiendo fracasado la exterminación del remanente de Israel creyente, Satanás marcha a "hacer guerra contra el resto de sus descendientes, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles al testimonio de Jesús".  Esto probablemente se refiere a los seguidores de Jesús (conversos de los 144 mil en 7:9-10), muchos de los cuales mueren como mártires bajo el gobierno del Anticristo. La visión del capítulo 13 describe esto con mayor detalle (próximo estudio)

Aplicación

Aunque estos versículos se enfocan primariamente en la batalla entre Satanás y el pueblo de Dios durante la Gran Tribulación, contiene un pasaje que es importante en forma práctica para cada cristiano de hoy. Si has venido a Cristo, tienes un enemigo mortal (que no puede llevarte de vuelta a su reino) el cual hará todo lo que está a su alcance para neutralizar tu efectividad espiritual para que no puedas influenciar a otros por Jesús. La mayoría de sus tácticas son extremadamente sutiles (BATALLAS TIPO GUERRILLAS vs. DRAMAS DE HOLLYWOOD)— pero 12:9-11 expone sus tres favoritas y explica cómo vencerlas.

Re-leer 12:9-11. Notemos primero los tres términos específicos usados para describir a Satanás, debido a que exponen tres de sus formas más comunes de atacar al pueblo de Dios. Él es el "dragón" que devora, la "serpiente" que engaña, y el "acusador de los hermanos". Ahora advierte cómo los "hermanos" (seguidores de Jesús) vencen estas tres formas de ataque. Ellos están en sentido contrario. Ellos vencen al acusador por "la sangre del Cordero", ellos vencen a la serpiente por "la palabra de su testimonio", y ellos vencen al dragón al "no amar sus vidas hasta el punto de la muerte". Veamos cada uno de estos (…) en detalle…

ACUSADOR: Re leer 12:!0b. El ataca, como un abogado fiscal despiadado, al acusarte cuando sea que pueda captar tu atención ("día y noche"). ¿Reconoces la voz del acusador? Él no se va a identificar. De hecho, a él le encanta enmascararse como si fuera tu conciencia, o incluso la voz de Dios—acusándote de tus muchos pecados para convencerte de que no eres bienvenido a acercarte a Dios y gozar de su amor. Satanás sabe que nuestro servicio y nuestro testimonio para Cristo será efectivo sólo cuando emana de una relación de amor segura y vital con Dios—y la acusación es la mejor manera de ensuciarla.

Si tú eres un cristiano nuevo/joven, Satanás se deleita en primero tentarte con algún pecado (especialmente aquel que tú has jurado nunca más repetir ahora que eres cristiano) y luego susurrarte, "¡y te llamas a ti mismo Cristiano! ¡Después de lo que hiciste! ¿Crees realmente que Dios todavía te aceptará?" o ¡Dios te rechazará si tú sigues haciendo eso!"

Si tú eres un cristiano más antiguo y sabes de la aceptación incondicional de Dios, Satanás ama que tú te enfoques en tus fracasos/defectos morales y espirituales. Él intentará convencerte que debido a estas cosas, aunque Dios pueda aún aceptarte, realmente no desea estar cerca tuyo y limpiarte y restaurar tu esperanza en tu corazón, o darte el poder para servirle con gozo.

¿Cómo vencemos al acusador? No se hace intentando negar nuestros pecados (vía MINIMIZAR o ECHARLE LA CULPA A OTRO) o al intentar hacer algo para reparar (vía AUTO RECRIMINACIÓN; LA RESOLUCIÓN DE NUNCA MÁS VOLVER A HACERLO; SERVICIO COMPENSATORIO A DIOS). Esto va justo a las manos de Satanás porque refuerza la mentira de que la aceptación nuestra de Dios y su deleite en relacionarse con nosotros está basado sobre la base de lo que hacemos para Dios.

Tú vences sus acusaciones por "la sangre del Cordero". Esta frase se refiere (como lo hemos visto) a la muerte de Jesús en la cruz, la cual paga por la culpa de todos tus pecados y te hace bienvenido en la presencia de Dios a pesar de tu continua pecaminosidad. ¿Cómo aplicamos la "sangre del Cordero"? Inicialmente, admitiendo tu culpa ante Dios y pidiéndole que te perdone a través de la sangre de la muerte de Jesús en la cruz (revisar 7:14 >> EVANGELIO).

¿Qué ocurre si uno ya ha recibido a Cristo? ¿Debiera uno seguir pidiéndole a Dios que nos perdone cada vez que uno peca? NO—lee Hebreos 10:19, 22. Debido a que Jesús ya ha pagado por todos nuestros pecados a través de su muerte, tú puedes simplemente acercarte a Dios con honestidad humilde ("corazón sincero") y estar confiado en que él te perdona, se deleita en relacionarse contigo, y está listo para limpiar tu conciencia y restaurar tu intimidad y servicio.

SERPIENTE: "La Serpiente antigua…que engaña al mundo entero". Si él no puede derrotarte a través de la acusación, intentará derrotarte diciéndote las mismas mentiras que te ha venido diciendo desde el Jardín del Edén—que seguir al Dios de la Biblia es una carga, y que el camino para obtener seguridad, significado y realizarse a si mismo es gratificando en forma independiente todos tus deseos, los físicos, intelectuales, estéticos y sicológicos. Él engaña al mundo entero a través de religiones falsas, sistemas educacionales (ambos, cristianos y no cristianos), y a través de los medios (especialmente la publicidad—EJEMPLOS).

¿Cómo se vence a la Serpiente? "por el mensaje del cual dieron testimonio". "El mensaje" aquí se refiere a la Palabra de Dios, la cual es verdad. La manera de derrotar el engaño es exponiéndolo con la verdad. Pero nótese que Juan dice simplemente, "por el mensaje". Él dice "por el mensaje del cual dieron testimonio". Esto se refiere a los cristianos que comparten la verdad de la Palabra de Dios que ha cambiando sus propias vidas. Cuando tú aprendes la verdad a partir de la Biblia y la colocas en práctica, entonces experimentas su verdad y puedes compartir esta verdad a otros de maneras que Satanás no puede derrotar. Satanás no le gustan las campañas de distribución de Biblia o las conferencias de apologéticas, pero no como teme cuando los cristianos comparten el "mensaje de testimonio" con otros.

Esto es obviamente cierto cuando alcanzamos a otros para Cristo. ¿Cuántos de ustedes llegaron a Cristo principalmente leyendo la Biblia solos? ¿Escuchando las pruebas filosóficas o históricas del cristianismo? ¿Relacionándose con personas que compartían contigo cómo Jesús había cambiado sus vidas? Esta es el arma más poderosa- ¡usémosla!

Pero es igualmente cierto cuando nos ayudamos los unos a los otros a crecer en Cristo. Es por esto que necesitamos involucrarnos con otros cristianos. Ellos pueden compartir lo que Dios les ha enseñado de la Palabra en formas personales que ahuyentará tus decepciones y te ayudará a crecer. Y Dios te va a enseñar Su Palabra en formas personales para que tú puedas hacer lo mismo por otros. ¿Estás involucrado lo suficiente con otros cristianos, de manera que estas dos cosas están ocurriendo en forma regular ? (GRUPOS EN CASA)

Dragón:  Si Satanás no te puede derrotar como el Acusador o la Serpiente, entonces te atacará como el Dragón que te devora. Ahí viene el indescriptible terror en la mitad de la noche. Luego vienen las amenazas: "Tomaré a tus hijos". "Destruiré tu matrimonio". "Arruinaré tu vida a través de estas circunstancias o de tal persona." "Tomaré tu vida, y no hay nada que puedas hacer al respecto". Como un dragón, te domina y resopla sus terribles amenazas para que te olvides del poder infinito de Dios y su completa de fidelidad, y seas intimidado para retractarte de tu compromiso con Jesús.

La mayor parte del tiempo, no viene la mordida después del ladrido. Si tú simplemente continúas haciendo lo que Jesús te ha llamado a hacer, te darás cuenta que fue todo una puesta en escena, una mentira.  Pero no podría ser leal a ti, si te dijera que los miedos nunca se hacen realidad. No sería una verdadera batalla si nunca salieras herido. Así que los obreros cristianos a veces quedan mutilados, pierden sus trabajos, los rechazan e incluso son traicionados por sus familias, etc. y (en muchos lugares hoy en día y a través de todos los tiempos) los matan por su fe en Jesús.

¿Cómo vencemos este Dragón? "no valoraron tanto su vida como para evitar la muerte". La clave para vencer al Dragón es completamente confiar tu persona en la soberanía y fidelidad del Señor (1Pedro 5:6-7). Satanás no te puede hacer nada a excepción de lo que Dios permite. Y lo peor que puede hacer es matarte, en cuyo caso vas al cielo, te llevas un premio extra, el cual no mereces (2:10), y tendrás la posibilidad de ver ¡los maravillosos frutos de tu muerte! Cuando tú crees esto, y determinas seguir a Dios sin importar lo que venga, Satanás no te puede derrotar por la vía del miedo.

TSON: "Tú sólo tienes el poder de matarme si Dios te lo permite, pero yo tengo el poder de morir. Y si tú me matas, tú rociarás mis cintas con sangre y la gente las escuchará porque ellos saben que di mi vida por lo que enseño."

Próxima Semana: La Bestia y el Falso Profeta

Notas al pie

“Dios está disgustado con tu egoísmo constante, tu patética falta de progreso espiritual, etc." "¿Para qué molestarse en acercarse a Dios? "Realmente tú no le amas—y de todas maneras te desviarás  nuevamente." "¿Cómo puedes esperar que Dios te de poder cuando no le has hablado en los últimos días?"  "Tienes tantos problemas que nunca podrás lograr nada sino ser un lastre para Dios."