Apocalipsis

Introducción a Apocalipsis

Apocalipsis 1

Introducción

Comenzamos una serie en el último libro de la Biblia: Apocalipsis. Mucha gente me ha preguntado la razón de enseñar esta serie. (No tiene nada que ver con el aniversario de 9/11. El momento es totalmente coincidente, y no tengo deseos de atacar la tristeza de las personas o sus miedos relacionados con la tragedia.)

No tenemos series de enseñanzas de Xenos sobre este libro del Nuevo Testamento en nuestra biblioteca, y sentí que era tiempo de hacerlo.

Quiero proveer una alternativa a lo que yo le llamo la aproximación del “National Inquirer” (N.T. periódico popular chismoso y que exagera los hechos). Me refiero a la obsesión con respecto a la especulación de los últimos tiempos que transforma al libro de Apocalipsis en un instrumento para descifrar, permitiéndonos relacionar los encabezados occidentales con la Biblia. Así que si estás viniendo a estas series para enterarte qué nación volará los helicópteros en Apocalipsis 9, o lo que realmente significa 666, si es que el anticristo es JFK, Kissinger, Clinton, etc., cuáles son las 88 razones por las que el rapto debió haber ocurrido en 1988, etc., te desilusionarás! Debemos distanciarnos de esta aproximación, debido a que peligrosamente se va por las ramas (alimenta el egoísmo; desacredita a Jesús a través de falsas predicciones). Pero también necesitamos tener un entendimiento positivo y una apreciación de este libro, espero que podamos hacer esto a través de estas series.

A un nivel personal, aunque existe mucho en este libro que no entiendo completamente, he sido animado profundamente durante recientes luchas por algunos de los temas en este libro. Espero que tú también seas animado.

Visión General

Leer 1:1-4ª, 9-11. Antes de sumergirnos en el primer capítulo esta mañana, hagamos brevemente algunas observaciones generales importantes con respecto a este libro como un todo…

Su autor humano es Juan (1:1,4,9)- casi ciertamente es el Juan que fue uno de los doce discípulos de Jesús y un inspirado portavoz. Él también escribió el evangelio de Juan y las tres epístolas de Juan.

Se data probablemente a finales de los 80 o inicios de los 90 D.C.—al comienzo de la persecución del movimiento cristiano hecha por el Emperador Domiciano. Dado que Juan habría nacido al principio del primer siglo, él era un hombre viejo y el último apóstol sobreviviente. Él lo escribió estando 18 meses en exilio como prisionero (Eusebio) en Patmos, probablemente trabajando como obrero-esclavo en las minas de sal.

Sus recipientes originales fueron las siete iglesias de Asia Menor (MAPA).

El último ministerio de Juan estaba basado en Éfeso, así que estaba familiarizado con cada una de estas iglesias. Pero al igual que todas las cartas del Nuevo Testamento, este libro es básicamente inspirado por Dios y por lo tanto relevante a todos los cristianos, incluyéndonos.

Su estilo es apocalíptico. El título de este libro (1:1) es el “Apocalipsis “de Jesucristo. Apocalipsis quiere decir el descubrimiento de algo—en este caso, el descubrimiento de Jesús en su gloria y de las cosas que acompañan su retorno. El estilo de Apocalipsis involucra revelación con respecto a lo último de las eras a través de visiones simbólicas que generalmente están explicadas por ángeles. Con respecto a esto, Apocalipsis es el homólogo en el Nuevo Testamento del libro de Daniel del Antiguo Testamento—y mucho de este simbolismo en Apocalipsis está arraigado y se construye a partir de las visiones de Daniel. Esto significa que para comprender Apocalipsis se requiere estudiar Daniel (especialmente Daniel 7).

Si Apocalipsis es acerca de los eventos aún en el futuro después de 2000 años, ¿qué haremos con las declaraciones como “las cosas que deben suceder “sin demora” (1:1) y “el tiempo está cerca” (1:3) y “vengo pronto” (3:11;22:7,20)? Han pasado cerca de 2000 años desde que Juan escribió este libro, y Jesús aún no ha vuelto. ¿Acaso Juan esperó equivocadamente el retorno de Jesús al final del primer siglo (teología liberal)? ¿Estamos acaso mal interpretando estas visiones como del fin del mundo (visión preterista [N.T.: esta visión dice que Apocalipsis es un cuadro simbólico de los conflictos de la iglesia del primer siglo y por lo tanto la profecía ya estaría cumplida])? ¿O debiéramos comprender estas frases en forma distinta?

Jesús sabía bien que habría una larga demora entre su primera venida y su segunda (ver parábolas de Mateo 25; 24:14; 28:20), pero igual puede hacer las declaraciones anteriores porque desde la perspectiva de la historia de la salvación, el tiempo es comparativamente corto. Los autores del Nuevo Testamento veían este período de tiempo completo como “el fin de los tiempos” en el sentido que la venida de Jesús habría inaugurado el comienzo de la Era Mesiánica (ver 1Cor.10:11 y Rom.13:11,12).

Su estructura (excluyendo la introducción en 1:1-8 y la conclusión en 22:6-21) es una serie de cuatro visiones. Cada visión comienza con Juan está diciendo que él estaba “en el Espíritu”, acompañado de un mandato de Jesús o de un ángel para ver o escribir algo.

VISIÓN 1: El Jesús glorificado (ESTA SEMANA) y su mensaje a las 7 iglesias (PRÓXIMA SEMANA) (1:10-3:22)

VISIÓN 2: El juicio de Dios y la actividad redentora al final de estos tiempos (4:1-16:21). Esta es una larga serie de visiones, con varios interludios que introducen personajes claves. Es también la parte más complicada y difícil del libro.

VISIÓN 3: El juicio de Dios sobre la “misteriosa Babilonia” y el retorno victorioso de Jesús para establecer el reino de Dios en la tierra (17:1-21:8)

VISIÓN 4: La “Novia de Jesús” y la Nueva Jerusalén (21:9-22:5)

El propósito no es entretenernos o excitar nuestra curiosidad, sino fortalecer a los cristianos para ser testigos efectivos para Jesús en un mundo hostil al darnos una visión de la autoridad de Jesús sobre la historia humana. Esta es la bendición referida en 1:3—si comprendes lo que Apocalipsis enseña con respecto a esta verdad (“escuchar”) y responder a esta verdad (“hacer caso”), serás ricamente bendecido en este sentido. El Apocalipsis no es tanto un libro puzle (respondiendo preguntas específicas del tipo “quien” y “cuando”) sino que más bien es un libro con “imágenes” (revela temas claves relacionados con esta verdad). ¿Cuáles son algunos de estos temas?

Al contrario de las expectativas utópicas del siglo XX, la maldad se intensificará en la medida que nos acercamos al final (guerras humanas, actividad demoníaca, anticristo) pero Jesús – y no la maldad—tendrá la última palabra. Él es soberano sobre la maldad, limitando su intensidad y duración, misteriosamente utilizándolo para llevar a cabo sus fines, y garantizando su última derrota. Esto tiene un efecto estabilizador.

El final de los tiempos será un tiempo de juicio intenso en aquellos que persisten en su rebeldía en contra de él (por ej. Sello, trompeta y juicios)-- pero también será un tiempo de intenso evangelismo (por ej. 144.000 y la multitud internacional en 7; 2 testigos en 11; evangelismo angelical en 14:6). Esto es un efecto motivador.

Los cristianos (a través de este tiempo y especialmente al final de los tiempos) no pueden esperar salud, riqueza y seguridad, sino más bien persecución (incluso martirio). Pero Jesús nos posibilitará el ser “vencedores” (protegidos del juicio de Dios, discernir y resistir las tácticas de Satanás, con poder para testificar y morir con valentía siendo fieles a Jesús), y él nos compensará completamente cuando establezca su reino (liberación completa de todos los pecados y tristezas, perfecta comunión con Dios, premios por servirle). Esto nos posibilita ser optimistas en forma real.

Por sobre todo, Apocalipsis es “la revelación de Jesucristo” (1:1). Nada nos fortalecerá más para ser testigos fieles de Jesús como un entendimiento cabal de quién es realmente Jesús. Y esto es exactamente lo que proveen estas visiones al retratar a Jesús tanto como el Salvador que nos salva y como el Rey al cual servimos.

Jesús es el Cordero que nos sirvió al ser sacrificado en nuestro reemplazo, y también es el León de Judá al cual nosotros servimos como Rey Ungido por Dios (5:5-6).

En el capítulo uno, las dos descripciones de Jesús hechas por Juan traen estas dos imágenes unidas.

En su descripción verbal en 1:5-7, Jesús es el Cordero que “nos ama, y nos ha liberado de nuestros pecados a través de su sangre (PERDÓN), y nos ha hecho miembros de su reino (SEGURIDAD ETERNA) y nos dio el privilegio de ser sacerdotes (ACCESO PERSONAL)”. ¡Cuán increíblemente maravilloso es este Jesús que nos ama tanto a cada uno de nosotros, y nos ha servido al morir una muerte humillante para así prodigarnos con estos increíbles tesoros! Pero Jesús es también el León quien es “el soberano de los reyes de la tierra”, al cual le pertenece “la gloria y el poder por los siglos de los siglos”, y el cual está “viniendo en la nubes…” a juzgar a todos los que se oponen a él. ¡Cuán asombroso e inspirador es este Jesús que gobernará el mundo entero y al cual cada gobernante humano (incluyendo HITLER, MAO, STALIN) algún día tendrán que reverenciar y admitir que sólo él es el justo Rey!

Su primera visión en 1:12-18 también nos entrega estos dos cuadros juntos (leer y explicar el candelabro y las estrellas). Por sobre todo, esta descripción enfatiza a Jesús como Rey. Él es “uno como el hijo del hombre”—el mismo término utilizado para describir al Mesías Rey en Daniel 7:13 al cual se le da el dominio sobre todo el mundo. Él gobierna sobre y controla a los ángeles que presiden sobre las siete iglesias, y su palabra será absolutamente autoritativa para juzgar a sus enemigos (1:16; ver 19:15). Él es tan santo y majestuoso en apariencia (BANDA DE ORO; PELO BLANCO COMO LA NIEVE; OJOS RESPLANDECIENTES; PIES FULMINANTES; VOZ ESTRUENDOSA COMO CASCADA) que Juan está completamente abrumado y deshecho (1:17). Pero también esta descripción retrata la de Jesús como Salvador y Sirviente. Jesús está vestido con la ropa semejante a la de un Sumo Sacerdote, lo cual enfatiza su muerte de sacrificio por nuestros pecados. Y es por esto que él dijo a Juan que no tenga miedo a pesar de su debilidad y su naturaleza pecaminosa—Jesús usa su autoridad para librarnos del juicio (1:17-18).

¿Por qué es tan importante para nosotros tener esta imagen cabal de Jesús como Salvador que nos sirve y como Rey al cual servimos?

¿Qué ocurre si uno sólo ve a Jesús como Rey y Juez? Es fácil desviarse hacia una figura de autoridad distante o caprichosa o inclusive abusiva al cual uno teme y así mantenernos distantes de él. Algunos de ustedes provienen de una historia familiar o eclesiástica donde una imagen corrupta predominaba. Si es así, debes darte cuenta que este mismo Jesús que es tan poderoso y santo también te ama profundamente, y está mucho más interesado en lo que él puede hacer por ti y darte de lo que tú puedes hacer por él o darle. Él quiere tener una relación de amor contigo la cual está llena de seguridad y bondad. EVANGELIO (Juan 3:16)

¿Qué ocurre si sólo ves a Jesús como Salvador y Sirviente? Es fácil desviarlo hacia tu propia mascota domesticada que te entretiene en vez de el León que te causa asombro, tu sirviente castrado que te facilita tu agenda en vez de un poderoso Soberano que te llama a dar tu vida para su agenda, tu terapista personal que te ayuda a resolver tu pecado en vez de un líder autoritativo que te llama a la sanidad a través del arrepentimiento. Creo que este es el error más común en nuestra cultura, que desea una espiritualidad que nos deje firmemente en control de nuestras vidas (CONVERSACIÓN EN UN BAR DE BARRIO: “no estoy hablando de moralidad o de seguir a alguien, estoy hablando de una espiritualidad que me ayuda a obtener lo que deseo”.)

No me sorprende que los no cristianos tengan esta visión de la espiritualidad, pero es alarmante como ha infectado a la mayor parte del evangelismo norteamericano. Si ves algún canal por televisión cristiano ¿Cuál visión predomina? Cuando la prendí el fin de semana pasado, vi una entrevista hecha a un autor de un libro de gran venta sobre su nuevo libro. “¿Qué comería Jesús?” La tesis es que si nosotros comemos los que Jesús come, seremos más espirituales. Luego vi un servicio de una mega iglesia que comenzaba con el pastor guiando a la gente con un cántico semanal de ser bendecido en Cristo (sin mencionar sufrimiento o servicio), y luego una nueva serie titulada “Prosperidad Ahora”. Él dijo, “yo sé que te han dicho que tus riquezas están en el cielo, pero la Biblia enseña que puedes y debieras ser próspero financieramente en esta vida; y te mostraré cómo obtenerlo”.

Si tu visión de Jesús es deficiente en este sentido, Apocalipsis será tremendo para ti porque aunque no deja de lado a Jesús como Salvador que salva, realmente enfatiza a Jesús como Rey al cual nosotros servimos. Existe un consuelo especial y una alegría que viene de abandonar nuestra vida al Jesús completo que está esperando a cada uno de nosotros.