Romanos

Caminando en el Espíritu (Parte 3)

Romanos 8

Introducción

Hemos estado estudiando la carta de Pablo a los Romanos, y hemos llegado a la sección que se enfoca en el crecimiento espiritual.  Pablo dice que nos podemos enfrentar el crecimiento espiritual en una de las dos formas.

Lo podemos enfrentar bajo la Ley, lo cual significa enfocarnos en los mandamientos de Dios y tratar de mantenerlos por nuestra propia fuerza de voluntad moral.  Aunque esto tiene sentido intuitivo, en realidad es contra-productivo (EXPLICAR).

O podemos enfrentarlo bajo la gracia, lo que significa confiar en el poder del Espíritu de Dios y gradualmente crecer.  Pablo denomina esta segunda manera “caminando en el Espíritu.”

¿Cómo es caminar en el Espíritu?  Dos semanas atrás, comenzamos una miniserie en este tema, estudiando Rom.8:1-11 y el pasaje paralelo en Gálatas 5:16-6:9.  Cuando caminamos físicamente, existen tres elementos importantes: el equilibrio, la locomoción, y la dirección.  Al caminar en el Espíritu, también hay tres elementos importantes.

Dos semanas atrás, aprendimos el primer elemento—“fijar nuestra mente en las cosas del Espíritu” (leer Rom.8:5,6).  Descubrimos que esto significa elegir pensar en las áreas más importantes de tu vida desde la perspectiva de la gracia de Dios.

La última semana, aprendimos el segundo elemento—“ir al paso del Espíritu” (leer Gal.5:25).  Descubrimos que esto significa ser sensible a la guía personal del Espíritu en tu vida.  Si no estuviste en estos dos estudios, te sugiero que lo estudies, porque necesitas comprender los tres elementos para un entendimiento balanceado de este tema crucial.

Esta semana, aprenderemos el tercer elemento, el cual encontramos en Gal.6…

Caminar en el Espíritu involucra “segar en el Espíritu”.

Pablo comienza utilizando una metáfora agrícola hacia el final del capítulo 5, describiendo los resultados de caminar en el Espíritu como los “frutos del Espíritu”.   Después de explicar como “ir al paso del Espíritu “en Gal.5:25-6:5, él vuelve a la metáfora agrícola en 6:7-9 (leer).  Su punto es obvio—tu cosechas lo que siembras.  Esta no es la versión de Pablo de una ley del karma (lo que va, vuelve) sino más bien un principio básico de causa y efecto en el crecimiento espiritual.

Si tú siembras en tu propia naturaleza caída, cosecharás “corrupción”—lo cual no es condenación, sino que un estilo de vida descrito en 5:19-21ª como “las obras de la carne” (leer).  Si siembras en el Espíritu, cosecharás “vida eterna”—la cual no se refiere al cielo, sino que  a los “frutos del Espíritu” como están descritos en 5:22,23(leer).  Si quieres cosechar una buena cosecha espiritual en tu vida, debes sembrar consistentemente al Espíritu. 

Aquí el principio clave es que los resultados no se muestran inmediatamente, sino que más tarde—pero siempre se muestran.  Puedes elegir involucrarte en un hábito de pornografía porque provee placer inmediato y vías de escape—pero cosecharás una cosecha eventual de corrupción (insatisfacción con el sexo marital; esclavitud a la lujuria sexual; desarrollo de las relaciones detenido).  O puedes elegir involucrarte en un hábito espiritual como la memorización de la Biblia. No te traerá placer inmediato—pero cosecharás una cosecha eventual de salud espiritual (Salmo 1  RESULTADOS).

“Sembrando en el Espíritu” es participar regularmente en los “medios de crecimiento”

¿Cómo se ve el “sembrar en el Espíritu?”  Significa participar consistentemente en aquellas actividades que la Biblia dice que eventualmente terminarán en crecimiento espiritual. Los teólogos denominan estas actividades como “los medios de gracia”.  A nosotros nos gusta llamarles “medios de crecimiento”. A continuación está lo que John Stott, uno de los maestros de Biblia más grandes del siglo XX,  dice con respecto a este pasaje:

“Si Pablo habla en Gálatas 5:22 de la cosecha del Espíritu, él escribe en 6:8 que debiéramos sembrar en el Espíritu, y entonces cosecharemos lo que sembramos.Si cosechamos los frutos del Espíritu depende si sembramos en el Espíritu.Las semillas que sembramos en el Espíritu que producen una cosecha son… una utilización disciplinada de los medios de gracia. Eso es, oración diaria y meditación de las Escrituras,…leer libros cristianos, tener amigos cristianos, y comprometerse en servicio cristiano.Es a través de una utilización disciplinada de los medios de gracia que crecemos en gracia, y el Espíritu Santo dentro de nosotros puede producir la belleza de la santidad.”

Si quieres un pasaje que captura la mayoría de estos medios de crecimiento, lee Hechos 2:42.  Tres mil personas justo comenzaron una relación con Dios al recibir a Cristo y fueron moradas por el Espíritu Santo.  En 2:43-47, Lucas describe la vitalidad espiritual dinámica y lo fructífero de esta gente.  En 2:42, él describe cómo ellos “sembraron en el Espíritu” (leer).

Nótese lo que sembraron:

  • “La enseñanza de los apóstoles”—Esto se refiere a aprender la Biblia, especialmente la enseñanza del Nuevo Testamento de la gracia de Dios.
  • “Comunidad”—Esto se refiere a compartir la verdad de Dios y el amor entre ellos en el contexto de la comunidad cristiana y de relaciones personales.
  • “Oración”—Se refiere a ambas comunicaciones con Dios, la individual y privada, y también la oración corporativa (ver Hechos 4:24,31; 12:5). 
  • NOTA: “el partimiento del pan” es un poco ambiguo.  Puede referirse a la cena del Señor, lo cual tiene conexión con la oración y enfatiza el dar gracias. O puede referirse al hecho comer juntos (2:46), lo cual tiene conexión con el tener comunión.

A esto añadiré un cuarto medio de crecimiento—aquel de servir en amor.  El amor no es sólo un fruto del Espíritu; también es una dinámica que produce frutos.  Puedes ver que Pablo incluye este en “sembrando al Espíritu”, porque después de enunciar este principio en 6:7-9, él dice 6:10 (leer).  Debiéramos hacer el bien a todas las personas—no sólo a los cristianos, sino que también a aquellos que no conocen a Cristo.  En la medida que nos entregamos en amor para servir a otros por la causa de Cristo, el Espíritu Santo nos vitaliza espiritualmente y gradualmente transforma nuestras vidas.  Y esto incluye el compartir a Cristo a través de la palabra y de las obras.

Nótese cómo ellos sembraban:

“Ellos continuamente se dedicaban a…” Lucas enfatiza por todos los medios para decir que ellos iniciaban esta siembra (“se dedicaban a”) y lo hacían consistentemente (“continuamente”).  Este es el secreto a viva voz para su vitalidad y su fructificación.

RESUMEN: “Sembrando en el Espíritu” significa edificar un estilo de vida que está centrado en estos medios de crecimiento.  Este es también el contexto en el cual recibirás más guía personal del Espíritu (ELEMENTO #2).  En mi experiencia, la causa más común de estancamiento y de enfermedad es dejar de lado los medios de crecimiento (MIS HIJAS Y SU COMIDA).  Nos gusta pensar que nuestros problemas espirituales tienen una causa más oscura, causas exóticas—pero este es siempre el primer lugar para buscar.

Consejos prácticos en cuanto a los medios de crecimiento

Asegurarse que uno se acerca a los medios de crecimiento bajo la gracia.  Dos semanas atrás, vimos que el primer elemento de caminar en el Espíritu era ver cada una de las áreas más importantes de tu vida bajo la perspectiva de la gracia de Dios, en vez de aparte de la gracia.  Aquí tenemos otra área clave.

¿Cómo se ven cuando las miramos aparte de la gracia?  Cuando era joven, yo estaba familiarizado con estas prácticas—pero las veía de una forma superficial, ceremoniosa e impersonal.  Dios esperaba de mí que fuera a la iglesia, que escuchara las lecturas bíblicas, y recitara algunos rezos memorizados.  Asumí que tenía que llevar a cabo estas arbitrarias prácticas religiosas para obtener o para mantener la aceptación de Dios.  No tenían una relevancia personal en mi vida.  Sin sorprenderse, las odiaba, y me escapé apenas tuve la suficiente edad para decir “no” a mis padres.

Es increíble cómo cambió mi perspectiva cuando acepté en forma personal a Cristo.  Ahora sabía que Dios me había aceptado en forma permanente.  Ahora tenía el Espíritu de Dios viviendo en mí, presentándome una relación personal con Dios la cual podía disfrutar en cualquier lugar, en cualquier momento.  Ahora veía mis medios de crecimiento como avenidas a través de las cuales me podía relacionar en forma personal con Dios y recibir su poder cambiador de vida.

Talvez eso es lo que necesitas hacer hoy.  Antes de beneficiarte de la siembra en el Espíritu, necesitas recibir el perdón de Dios y su Espíritu como un regalo gratis (EVANGELIO).

Es posible ser un verdadero cristiano y aún así acercarse a los medios de crecimiento aparte de la gracia.  Hasta el punto de participar en ellos simplemente por costumbre y sin pensar, o para ser aceptado socialmente delante de tus amigos cristianos, tú estás haciendo esto y se tornarán áridos y sin vida.  Pero esto es tan fácil  de remediar…

Probablemente tendrás que cultivar un gusto por algunos (o todos) los medios de crecimiento.  Este punto tempera el primer punto con algo de la necesitada realidad.

Comencé a correr alrededor de 21 años atrás porque estaba comenzando a subir de peso y sabía que necesitaba estar en buenas condiciones cardiovasculares.  Encontré  que podía tener el mayor impacto para mi cuerpo manteniendo un objetivo de una cierta frecuencia cardiaca durante 20 min., tres veces a la semana.  La forma más barata de hacer esto era saliendo a trotar. Era (para decir lo menos) no muy entretenido para empezar.  Estaba fuera de entrenamiento, mi estado físico era pobre, y lo único que pensaba todo el tiempo era cuánto me dolían mis músculos y cuánto me faltaba para llegar.  Pero después de un tiempo, comencé a experimentar menos estrés, mejor dormir, más vigor, etc., comencé a disfrutarlo más e incluso incrementar mis distancias.   Hoy es una de mis actividades que más disfruto en mi vida.  Corro incluso con mal tiempo, y genuinamente lo echo de menos cuando no puedo correr.

Si comprendes lo que digo con respecto al ejercicio físico, el mismo principio se aplica a los medios de crecimiento—sólo que con mayores beneficios (leer 1Tim.4:7b,8).  Por muchas razones (el que sea algo nuevo, aversión de la carne), es normal encontrar estas actividades incómodas e intimidadores inicialmente.  Pero en la medida que permaneces en ellas por fe, experimentarás los buenos resultados y desarrollarás un creciente gusto por ellas.

PALABRA: Especialmente al principio, el estudio personal parece confuso.  Es por esto que las enseñanzas ayudan mucho.  Después que uno entiende el cuadro, se torna más claro y más entretenido (PINTURA SAURAT).

ORACIÓN: Especialmente con la oración uno se puede sentir extraño al principio—pero te ayudará a aprender cómo orar y puede convertirse en una maravillosa forma de relacionarte con Dios y con tus amigos cristianos simultáneamente.  También aprenderás cómo orar mucho más rápido.

Recuerda que necesitas todos los medios de crecimiento.  Debido a los puntos anteriores, la tentación es especializarse en aquellos medios de crecimiento que encontramos más fáciles y más entretenidos, mientras que dejamos de lado los que se nos hacen más difíciles. Puedes estar tentado a creer que tu especialización compensará de alguna manera las otras negligencias. Este es un serio error.

Los medios de crecimiento son como LOS CUATRO GRUPOS BÁSICOS DE COMIDA.  Necesitas una dieta balanceada para el crecimiento saludable.   La negligencia de cualquiera de estos grupos puede terminar eventualmente en un quiebre total del crecimiento espiritual.  Los medios de crecimiento están también interconectados, así para un genuino progreso en cualquiera requiere involucrarse en todos (EJEMPLOS).

 ¿Quieres un paso práctico que te dará el mayor impacto en ti para aprender cómo “sembrar en el Espíritu”? involúcrate en un grupo en casa.  ¿Por qué digo esto?

Automáticamente serás expuesto a todos los medios de crecimiento a través de un grupo en casa de formas que nunca ocurren en las reuniones grandes.

Tendrás acceso a la gente que te puede ayudar a aprender a orar, a estudiar la Palabra de Dios, construir relaciones de amistad centradas en Cristo, y compartir tu fe.

No tienes que creerme solamente—escucha a otros en este video, y nota cómo los medios de crecimiento están interrelacionados a través de sus testimonios.

Para algunos de uds., este es el próximo paso que el Espíritu de Dios les está aprontando a tomar…

Notas al pie

John R. W. Stott, "The Unforbidden Fruit," Christianity Today, August 17, 1992, p. 36.