Romanos

Las Malas Noticias de Dios (Parte 2)

Romanos 2:1-29

Introducción

Romanos (especialmente los capítulos 1-8) es la presentación más sistemática de las buenas nuevas de Dios en el Nuevo Testamento.Todos los cristianos debieran conocer este material completamente y ser capaces de compartir y explicar a otros.

Pero, si bien el evangelio son las buenas nuevas de Dios, comienza por las malas—que la humanidad merece el juicio de Dios.

LA SEMANA PASADA; Pablo declaró que los paganos inmorales están justamente bajo el juicio de Dios debido a que suprimen su conocimiento de la verdad de Dios para adorar a falsos dioses, y debido a que sus vidas están llenas de franca rebeliónen contra de Dios (leer 1:29-32 >> ELEMENTO CRIMINAL).¡Aquellas personas están en problemas con Dios!

“Pero ¿qué hay de la gente que cree en el Dios de la Biblia, que van a la iglesia a adorarle, que son sobresalientes, ciudadanos que cumplen con la ley—y que están profundamente ofendidos por los paganos? ¿No estás diciendo que están bajo el juicio de Dios también, o si?”

Es bien probable que te describas a ti mismo de esta manera—o que conoces a muchos que lo hacen.Una encuesta reciente muestra que el 82% de los adultos americanos creen en la vida después de la vida que incluye tanto el cielo como el infierno, pero sólo el 4% de esta gente cree que ellos irán al infierno. Dado que sólo el 35% de los americanos adultos claman haber recibido el evangelio, esto significa que cerca de la mitad de todos los americanos creen que no se merecen el juicio de Dios.

Si tú eres una de estas personas, no te gustará Romanos 2—debido a que Pablo apunta sus pistolas hacia ti en este capítulo.Nótese el cambio de “ellos” en 1:32 a “tú” en 2:1 (leer).Estas son lasmalas nuevas de Dios, Parte #2.Las “buenas” personas también están en problemas con Dios,van también derecho al juicio de Dios.No tienen “excusa” al igual como muchos de los paganos que tampoco tienen “excusa” (1:20).Pablo expondrá en forma sistemática y refutará cada cláusula de exención fraudulenta que nosotros usamos. Y él es un experto al hacer esto, dado que él vivió en los primeros 30 y más años de su vida como el prototipo de la “buena” persona.

“Soy una buena persona comparada con ellos”

Aquí está la forma de negación más común y más profundamente asentada. Nuestra pauta de referencia para la mayoría de las cosas, incluyendo la moralidad, es cómo nos comparamos con las demás personas.Y en los asuntos humanos, la comparación horizontal es apropiada. A menudo graduamos los exámenes en una curva, tomando el rango de los puntajes y repartiendo los grados entre ellos en vez de graduar cada uno contra el 100%.En un examen difícil, el 54% podría ser un “buen” puntaje.

Cuando hablamos de la conducta humana moral, instintivamente pensamos en una forma similar.Existe un sentido legítimo en el cual hablamos de las “buenas” personas (que pueden ocasionalmente ladrar a sus esposos o no reclamar un regalo de cumpleaños del gobierno de US$ 100 en impuestos)versus “mala” gente (las cuales asesinan sus esposos o engañan al gobierno con cientos de dólares en los impuestos).Sobre esta base, la mayoría de nosotros podemos decir “soy una buena persona comparado con ellos.”

Pero es un error fatal asumir que Dios juzga de acuerdo con los mismos estándares.Leer 2:1-3.Pablo dice que el juicio de Dios está “basado en la verdad” (traducción de NASB [Las Américas] es una traducción pobre).Esto significa que Dios nos juzga, no de acuerdo a cómo nos comparamos con la “mala” gente—sino que de acuerdo a cómo realmente somos comparados a cómo realmente él es.Y dado que Dios es absolutamente justo, él nos evalúa basado en si vivimos de acuerdo a su pauta.Dios no sólo NO gradúa en la curva; ¡sino que el puntaje para pasar es el 100%!

Cuando alguien preguntó a Jesús qué tan bueno debía ser para heredar la vida eterna, nótese cómo él inmediatamente le clarificó el significado de “bueno” en este contexto (leer Marcos 10: 17,18).Cuando se trata de alcanzar la entrada al reino de Dios, la norma para “bueno” es el Dios mismo.

Es por esto que Pablo insiste en que cuando tú juzgas a la persona “mala” como merecedora del juicio de Dios, tú sellas tu propio destino.El tema no es si tú quebrantas la ley de Dios menos que otras personas, sino que más bien si la quebrantas del todo.Si tú estás de acuerdo en que Dios debiera juzgar el pecado, y tú pecas, entonces estás de acuerdo en que Dios debiera juzgarte a ti.Mira la lista de cosas que merecen el juicio de Dios en 1:29-31.Si Dios juzga la avaricia, ¿has sido avaro alguna vez?Si Dios juzga la envidia, ¿has sido envidioso alguna vez?Si Dios juzga… (El engaño, el chisme, la calumnia, la arrogancia, la vanagloria, la desobediencia a los padres, falta de amor, falta de misericordia), ¿has sido alguna vez…?Si lo has sido, tú mereces la condena de Dios.

SALTANDO HASTA LA ISLA DE PASCUA: A un nivel comparativo, es apropiado para mi decir que “soy mejor saltador que la mayoría de las personas”.Pero a un nivel absoluto (en realidad saltando hasta Isla de Pascua), este tipo de comparaciones son completamente irrelevantes ya que todos quedamos irremediablementecortos.

“¡Esto no es justo!” ¿Por qué estaría Dios obligado a no juzgar a las personas pecaminosas? ¿Dónde dibujarías la línea?¿En algún lugar justo detrás de ti? Donde sea que dibujes la línea, ¿por qué razón sería justo que la persona que comete un pecado más sea rechazada mientras que la persona que comete un pecado menos sea aceptada?

“Tengo un linaje religioso”

Esta forma de negación estaba profundamente asentada entre los compatriotas judíos de Pablo.Ellos equivocadamente creían que debido a que habían nacido entre el pueblo escogido de Dios, ellos automáticamente estaban exentos del juicio de Dios. Pablo describe esta mentalidad en 2:17-20 (leer).

Aunque esto es más común en culturas donde se enfatizan los privilegios por herencia, aún se puede ver esta forma de negación hasta cierto punto en nuestra cultura (LÍNEA DE MINISTROS; NACIDOS EN UNA IGLESIA).

Pablo dice que cuando se trata de obtener la aceptación de Dios, él no toma en cuenta el linaje favorito.El tema no es qué tipo de linaje religioso tienes, sino quesi has obedecido completamente la ley de Dios.Leer 2:6-13.

Es una violación del 2:1-3 leer estos versículos en un sentido comparativo.Pablo está hablando en un sentido absoluto.Si tú obedeces completamente la ley de Dios (lo cual nadie hace), tú obtendrás la vida eterna sin importar tu linaje religioso.Pero si tú “haces mal” o “pecas” (lo que todos hacemos),tú mereces la ira de Dios sin importar tu linaje religioso.

Esto no significa que no hubiesen ventajas al ser nacido entre el pueblo escogido (leer 3:2).Dios entregó la Biblia a través de ellos, y dio el Mesías a través de ellos.Pero no les dio una herencia inmune de su juicio.De hecho, ellos serán juzgados “primero” debido a que conocen la norma más claramente que aquellos que nunca tuvieron los 10 mandamientos.

“Tengo la hoja de antecedentes limpia”

Algunas personas creen que evitarán el juicio de Dios porque tienen una “hoja de antecedentes limpia”.Es posible vivir toda la vida sin cometer pecados públicos, observables—como asesinato, adulterio, gran fraude de impuestos…

Pero es un error fatal creer que un buen registro público significa que mereces ser exento del juiciode Dios.Esto es debido a que Dios juzgará no sólo tus actos observables, públicos. Él también juzgará nuestros secretos (leer 2:16). Conoce nuestros secretos porque él es omnisciente; él debe juzgar nuestros secretos porque él es justo. Así que no se trata si es que la gente puede encontrar mugre en lo externo; se trata de si Dios encuentra mugre en lo interno.¿Qué incluye esta “mugre secreta”?

Violaciones de conciencia, incluso si nadie nos condena (2:15; MENTIR Y CHISMEAR PARA GANAR VENTAJA SOCIAL)

Pecados en contra de otras personas, incluso si nunca supieron quién se los hizo (Lucas 12:2,3; SACARLE UN CUADERNO A UN VIEJO AMIGO PARA IMPRESIONAR A OTROS DE MAYOR INFLUENCIA)

Fantasías pecaminosas, incluso si nunca llegué a cometerlas (Mateo 5:22, 28; ODIO Y LUJURIA SEXUAL)

“Buenas” obras hechas con malos motivos (Lucas 20: 47,48; REGALOS PARA ESCALAR POSICIÓNEN EL TRABAJO; MUCHA DE LA ACTIVIDAD RELIGIOSA)

Pecados de omisión (Stgo.4:17; FRACASO EN AMAR EFECTIVAMENTE Y SERVIR A DIOS Y A LOS DEMÁS)

Cualquier cosa que no sea hecha como una expresión del amor confiado en Dios (Rom.14:23).

No sé en tu caso, ¡pero yo estaría en un mundo de sufrimiento si tuviese que presentarme delante de Dios y mis secretos aparecieran! ¿Qué pasa contigo?

"Observo los ritos ordenados divinamente."

Los varones judíos en los días de Pablo contaban fuertemente con el hecho de recibir el rito de la circuncisión.Incluso sugerir que su circuncisión no les daba la inmunidad en el juicio de Dios, era seguro que terminaría en pelea.De la misma manera,mucha de la gente de iglesia coloca una increíble confianza en observar los ritos divinamente ordenados como el bautismo, asistencia a la iglesia, comunión, etc.

Pero Pablo niega esto (leer 2:25-27).Él no está en contra de la circuncisión (o los otros mencionados anteriormente) —él los originó—sino que está en contra de la falsa confianza en la observación de los ritos.Lo que importa no es si es que tú observas los ritos divinamente ordenados, sino que si obedeces la ley de Dios.La observación de los ritos no provee inmunidad del juicio de Dios.Esto es contrario al Antiguo Testamento, y coloca a Dios como un idiota corto de vista, el cual puede ser engañado por la gente que realiza los movimientos.

“¿Estás diciendo que todas las veces que he ido a la iglesia (cuando pude haberme quedado en la cama) y que adoré a Dios a través de la liturgia y que fui a confesarme y tomado comunión (cuando podría haberme quedado viendo el fútbol) no cuentan para nada?”No importa lo que yo digo.Si estás hablando de obtener la aceptación de Dios, Dios dice que no cuentan para nada.

Entonces ¿por qué Dios las dio en primer lugar?Pablo da una pista de esto en 2:28,29 (leer).Su punto es que son imágenes externas de una realidad espiritual interna que Dios nos da cuando tú vienes a él con la correcta actitud de corazón (ANILLO DE MATRIMONIO).

La circuncisión era una imagen de la cirugía de corazón radical que Dios proveería a través del Espíritu Santo, de esa manera querremos obedecer a Dios.El bautismo es una imagen de cómo Dios lava nuestra culpa de una vez por todas a través de la muerte de Cristo por nuestros pecados.La comunión es una imagen de cómo Dios nos hace disponible su gracia a través de Cristo tan a menudo como la necesitemos.

¡Qué trágica perversión es confiar en la observación de los ritos para ganar la aceptación de Dios!Esto es como un criminal quemuestra un documento de clemencia como si fuera su diploma de graduación.

Conclusión

Puedes ver a partir de estos dos últimos versículos el porqué Pablo escribió esta carta dolorosa.No para humillarte o llevarte a la desesperación para tener la aceptación de Dios. Sino que para hacerte humilde y llevarte a la desesperación de ganarte la aceptación de Dios.Pablo es como un doctor tratando de quebrar a través de una negación de su paciente al exponer la seriedad de su condición—no para gozar de su angustia, sino que para que se someta a la cura que él está ofreciendo gratis.

¿Estás listo para ocupar tu lugar delante de Dios con la gente “mala” (leer 3:9ª)?¿Estás listo para admitir que eres igual que “ellos” en la manera más importante de todas—que has quebrantado la ley de Dios innumerables veces en pensamiento, palabra y obra—que mereces no su aceptación sino que su juicio?Si no estás dispuesto a admitir esto, estás diciendo “no necesito la caridad de Dios—soy lo suficientemente bueno.”Pero si estás dispuestoa admitir esto, tú puedes recibir la exención completa de Dios (leer Juan.5:24).Aprenderemos la próxima semana cómo Dios puede hacer esto—pero tú puedes entrar ahora mismo.

¿Estás dispuesto a arriesgar el ofender a los “buenos” miembros de tu familia y amigos para que ellos puedan ver su necesidad de gracia? Esto no es fundamentalismo religioso; es un acto de amor.

Notas al pie

James Patterson y Peter Kim, El Día que América Dijo la Verdad (New York: Prentiss Hall Press, 1991), p. 204.

Los rabinos enseñaban que “todos los israelitas tienen una porción de la era que ha de venir.”Ellos enseñaban que Abraham se sentaba a las puertas de Gehena para devolver a los israelitas que podrían haber sido enviados para allá por equivocación. Ver William Barclay, El Evangelio de Mateo (Philadelphia: Westminster Press, 1958), p. 39.