Las enseñanzas en Figuras de Antiguo Testamento

Pasando el Bastón

2 Reyes 2:1-15

Introducción

Veamos el lugar donde quedamos la semana pasada ---1Reyes 19. Si tú estuviste aquí, sabrías que una de las razones por las cuales Elías se desanimó es debido a que tuvo el “Complejo del Mesías”. Él pensó que estaba sólo y que era indispensable—pero Dios le mostró que estaba equivocado. Dios tenía un plan, y tenía a otra gente a través de la cual él llevaría a cabo su plan. Es por eso que una de las cosas que Dios dijo a Elías para que hiciera después de este evento era ungir a Eliseo como su sucesor (leer 1Reyes19:16,19-21). Eliseo pasó aproximadamente los diez siguientes años sirviendo a Elías.

Ahora llegamos al último día de Elías en la tierra, cuando completó su parte de la carrera y entrega el bastón a Eliseo. Es una narrativa conmovedora, y rica en lecciones para nosotros.

Enfoque del ministerio de Elías

Leer 2:1-6 y mostrar su ruta en el MAPA. Aquellos que están familiarizados con el ministerio de Elías normalmente se enfocan en los eventos dramáticos (EJEMPLOS). Pero en la medida que Elías traza su jornada final por Gilgal, Betel y Jericó, se hace claro que su enfoque en el ministerio está en la gente que él ha desarrollado para multiplicar su obra y reemplazarle en su trabajo cuando él se vaya.

Nótese la prioridad que coloca en visitar a los “hijos de los profetas” (2:3,5,7). Estos eran evidentemente gente entrenada por Elías y otros profetas (por. Ej. Micaías) para aprender las escrituras, y proveer liderazgo espiritual para Israel en el medio de la apostasía de Acab y Ocozías. Él probablemente quería animarlos una última vez.

Aún más, nótese el vínculo que Elías y Eliseo comparten. Ellos han pasado 10 años juntos, y este último día los está desgarrando (separando) el uno del otro. Elías quiere evitar a Eliseo el dolor de su partida. Eliseo rehúsa dejar a Elías a pesar de que sabe que él partirá, pero no hablará de esto a los hijos de los profetas—probablemente porque es muy doloroso para él.

Esto es parte de un patrón mayor (aunque sutil) en las escrituras donde la gente de Dios hace amistad y desarrolla a otra gente que está espiritualmente hambrienta para multiplicar la obra de Dios: MOISÉS Y JOSUÉ; DAVID Y HOMBRES FUERTES; JESÚS Y LOS DOCE; PABLO Y SU BANDA (leer 2Tim.2:2)

Aquí está la estrategia principal para impactar al mundo (añadiéndose a la expiación de Jesús). No se trata de acción política para resistir al mal o cruzadas públicas en masas (aunque estas a veces tienen su lugar), sino que quietamente desarrollando un pequeño grupo de gente sincera que van a seguir a Dios y harán lo mismo con otros.

Llamamos a esto discipulado. Es el ministerio más importante en esta iglesia, debido a que esto es lo que multiplica a los obreros para hacer todo lo que hacemos (GRUPOS EN CASA; MISIONES; AYUDA A LOS POBRES (URBAN CONCERN).

La mayoría de ustedes me conocen como un maestro de Biblia, y me encanta enseñar—pero he estado en el discipulado suficiente tiempo como para saber que es uno de los ministerios que más llena (3Juan 1:4). Y lo hermoso es que cualquiera lo puede hacer. No tienes que tener todas las respuestas. No tienes que ser super espiritual. Ciertamente no tienes que ser un obrero cristiano profesional. No necesitas un currículum sofisticado o un lugar caro para acoger. Solo necesitas ser seguidor sincero de Cristo, dispuesto a estar involucrado en sus vidas mientras les permites que se involucren en tu vida, y dispuesto a compartir lo que tú has aprendido con respecto a seguir a Cristo.

Estoy estudiando ahora un libro de discipulado con 10 personas más de mi grupo en casa. Fui tocado por el desafío que el autor hace en su primer capítulo: “…comencemos en el lugar donde estamos y acarreemos unos pocos que están más abajo para hacerlos grande. Y recordemos, también, que nosotros no tenemos que tener el prestigio del mundo para ser usados grandemente en el reino de Dios…Aquí es donde comenzamos igual que Jesús. Será lento, tedioso, doloroso y probablemente nadie lo notaría en un principio, pero el resultado final será glorioso, incluso si no vivimos para verlo. Visto de esta manera…se torna una gran decisión (en la vida de uno). Uno debe decidir donde quiere que la vida de uno cuente—en los aplausos momentáneos del reconocimiento popular o en la reproducción de su vida en unas pocas personas que continuarán con la obra después que uno haya partido.” Esto es lo que Elías había estado haciendo, y el texto enfatiza estos hombres como el verdadero legado de la vida de Elías.

Si esto golpea las cuerdas en tu corazón, tengo un par de sugerencias.

Si eres un cristiano nuevo, pide a Dios que te provea con un cristiano mayor que tú para que te discipule. Involúcrate en un grupo en casa, debido a que en esta instancia puedes llegar a conocer a cristianos más antiguos.

Si eres un cristiano establecido, pide a Dios que te provea la oportunidad de discipular a un cristiano nuevo. Tal vez te guiará a alguien dentro de tu grupo en casa. Tal vez te llevará a involucrarte con algún estudiante de secundaria, de la universidad. Tal vez te llevará a involucrarte con una persona joven de South Linden a través de Urban Concern (en un lugar de bajos recursos que se trabaja con familias más pobres).

La Última Petición de Eliseo

Elías ha vertido su vida en la vida de estos hombres---especialmente en la de Eliseo—y ahora camina los últimos kilómetros con él desde Jericó hasta el río Jordán (MAPA).

Leer 2:7. Los 50 hijos de los profetas fueron testigos de la “entrega del bastón”, como veremos.

Leer 2:8. Tal como Moisés dividió el Mar Rojo, tal como Josué partió el río Jordán en este mismo lugar 500 años antes, Elías repite el milagro. Él lo hace, no para jactarse, sino que para que Dios provea confirmación a los 50 de que Eliseo es el sucesor (leer 2:13-15).

Leer 2:9. ¿Cuál es el significado de la última petición de Eliseo? Es una alusión a Deuteronomio 21:17, en el cual Dios ordena a los padres israelitas a que den a su primogénito una doble porción de sus riquezas materiales. Como el hijo espiritual de Elías, Eliseo pide una doble porción de las riquezas espirituales de Eliseo (“…de tu espíritu”).

Esto no es una mera petición de ser el heredero de Elías en términos de su rol. Ambos ya sabían que Dios lo había escogido como su sucesor.

Más bien, es una petición para tener recursos espirituales (poder, carácter) para llevar a cabo su nuevo rol efectivamente. Ponte en la posición de Eliseo. Él tendrá que proveer liderazgo espiritual para los hijos de los profetas.

Él tendrá que hacer frente al terrible poder del hijo de Acab, Ocozías. El hombre que ha hecho esto durante 13 años está partiendo, y sus zapatos son demasiado grandes para que Eliseo los pueda calzar. Él se da cuenta de su propia carencia espiritual para este rol. Él pide una doble porción de la fuerza espiritual de Elías debido a que él se siente la mitad de lo que es Elías.

Puedes estar pensando, “Él obviamente no está calificado porque le falta mucha confianza en si mismo.” Pero si tú piensas esto, no estás familiarizado con la manera en que Dios trabaja.

El mundo busca a gente que están llenos de confianza en si mismos—confianza en su habilidad para capturar la situación, confianza en su habilidad parar manejar las crisis, etc.

Pero este tipo de personas no son confiables e incluso peligrosas en la obra de Dios. MOISÉS Y PABLO por ej. Su confianza en si mismos ha sido quebrantada y reemplazada por confianza en Dios más que en si mismos. Los cristianos más grandes de todos los tiempos (PABLO) vio esto muy claramente (leer 2Cor.3:6).

Asique, lejos de descalificarse a si mismo, al responder de esta manera, Eliseo muestra su aguda percepción de su incompetencia de que él sea un hombre de Dios, al cual Dios pueda confiar su poder.

Leer 2:10. Elías responde como hombre que ya ha aprendido esta lección en su propia vida. Él sabe que no tiene la habilidad en si mismo de otorgar su petición—sólo Dios puede darle esto a Eliseo. Y Dios da su respuesta en una orden corta…

La Partida Dramática de Elías

Leer 2:11. Esta es un increíble y dramático término a una increíble y dramática vida. ¿Por qué Dios toma a Elías de esta manera? Existen varias respuestas a esta pregunta, debido a que ¡Dios puede hacer múltiples labores! Al mover el lente de la cámara hacia el capítulo anterior, encontramos el resto de la escritura dándonos razones adicionales…

Este era obviamente la forma en que Dios confirmaba que él otorgaba la petición de Eliseo de recibir la doble porción del espíritu de Elías (2:10 “si me ves cuando yo sea llevado…, “2:12 “y Elías lo vio…”).

Esta era la demostración final del mensaje de Dios a través de Elías desde el comienzo—que él es superior a Baal.

Baal era el dios de la lluvia, pero YHWH a través de Elías demostró su autoridad sobre la lluvia en 1Reyes 17:1; 18:41-46.

Baal era el dios del fuego, pero YHWH a través de Elías demostró su autoridad sobre el fuego en el Monte Carmelo (1Reyes 18:17-40).

Baal era el dios que subió en las nubes, pero YHWH a través de la partida de Elías demostró que él era la autoridad sobre los cielos (2Reyes 2:11).

Al sacarlo de la tierra de esta única manera en vez de permitirle morir en forma natural, Dios probablemente señala un futuro rol de Elías en el plan redentor de Dios.

Moisés y Elías son las dos figuras mayores del Antiguo Testamento, y Dios termina sus vidas en la tierra antes de que mueran naturalmente. Dios toma a Moisés estando aún lleno de vigor (Deuteronomio 34:6,7), y quería su cuerpo por alguna razón (Judas 1:9).

Ambos aparecen con Jesús en su primera venida. En el monte de la Transfiguración, ellos discuten el inminente “éxodo” de Jesús a través de la cruz, su resurrección y ascensión (Lucas 9:31). Ambos representaron a Jesús en su primera venida en formas únicas: Moisés lo representó en la cruz a través de la Pascua, y Elías lo representó en la ascensión a través de su partida.

Es posible que ambos retornen brevemente antes de la segunda venida de Jesús al final de la era. En Malaquías 4:4,5 (casi las últimas palabras del Antiguo Testamento), Dios recuerda a Israel a que tome en cuenta las palabras de Moisés, y declara que él enviará a Elías antes del “gran y terrible día del Señor.” En Apocalipsis 11:3-10, dos “testigos/ profetas” hacen milagros como Moisés y Elías para advertir a la gente que viene el juicio de Dios.

Finalmente (y más importante para nosotros), la partida de Elías es un cuadro profético de una partida similar que Dios nos dispone para todos nosotros.

No hay rastro de miedo en Elías en este capítulo, a pesar de que él sabía que era su último día en la tierra. Hay tristeza de ser separado de sus queridos—pero no hay miedo a la muerte. Esto es porque Elías conocía que el término de su vida en la tierra era sólo una transición a la presencia de Dios.

Podemos vivir de la misma manera porque Dios nos hace la misma promesa. La misma Biblia que describe el traslado ocurrido a Elías también predice nuestro futuro traslado. La partida de Elías es un cuadro profético de este día (1Tes.4:13-18). Y puedes entrar hoy, en este día si tú pones tu confianza en la muerte de Jesús y su resurrección…

Notas al pie

Robert E. Coleman, El Plan Maestro de Evangelismo (Old Tappan, New Jersey: Fleming H. Revell Co., 1980), pp.36,37.

Vee Bruce Waltke, Comprendiendo el Antiguo Testamento (Grand Rapids: Instituto de Estudios Teológicos, 1976), pp.37-39