Las enseñanzas en Figuras de Antiguo Testamento

Elías en Campamento Militar

1 Reyes 17

Introducción

Comenzaremos una serie en Elías y Eliseo, dos de las mayores figuras del Antiguo Testamento.  Comenzaremos por Elías, que era el más viejo y famoso entre los dos.  Su historia comienza en 1Reyes 17:1, cuando Elías irrumpe en la escena para precipitar un conflicto con el rey de Israel, Acab.  Tomémonos unos minutos comprendiendo el contexto de esta extraordinaria persona.

El año es alrededor de 870 A.C. Israel ha sido dividida en dos reinos por más de 60 años: El reino del sur, Judá (Capital: Jerusalén), y el reino del norte, Israel (Capital: Samaria).

Acab es uno de los últimos reyes de una serie de reyes que no sigue a YHWH (Jehová), el único verdadero Dios.  De hecho, él ha conducido a los Israelitas a la apostasía más profunda (leer 16:30-33).  Acab no sólo imitaba el pecado de Jeroboán al permitir la adoración de falsos dioses; sino que también él se casó con una princesa sidonia Jezabel (que estaba prohibido) y activamente promovió la adoración a Baal, lo cual involucraba (entre otras cosas) ofrecer niños en ardientes brazos de bronce del ídolo.

"Elías" significa literalmente "YHWH es Dios".  Elías es un profeta, un comunicador oficial de Dios para recordar a su pueblo del pacto que ellos tenían con él, y para llamarlos de vuelta a Él.  Él provenía de Tisibé, una ciudad en lo alto, pero atormentadamente entró en la presencia de Acab en Samaria para anunciar que Dios estaba por traer sequía a Israel debido a su apostasía.

¿De dónde sacó Elías esta idea?  Dios advirtió a Israel de esto en Deuteronomio 11:16,17.  Elías era meramente el portavoz de Dios que estaba anunciando el cumplimiento de esta predicción. De este modo comienza un conflicto entre Elías y Acab – el cual personifica el conflicto entre YHWH y Baal, el cual alcanzará su punto dramático, el clímax en público en el Monte Carmelo tres años más tarde cuando Elías confronta a Acab y varios cientos de profetas de Baal.  Entremedio, sin embargo, Dios no sólo esconde a Elías de Acab;  sino que también le envía a un "campamento militar".  El campamento militar es donde las comodidades de la vida civilizada son sacadas y reemplazadas por condiciones simuladas de batalla (EJEMPLOS).  A los soldados no les gusta el campamento militar, pero ese no es el objetivo del campamento. El objetivo es entrenar y formar soldados que puedan efectivamente llevar a cabo sus roles en la batalla.

Dios tiene un campamento militar para cada uno de nosotros, también. Y al estudiar a Elías en el campamento, podemos aprender un montón con respecto al patrón que Dios utiliza en el proceso de entrenamiento par a nuestras vidas.  Este patrón consiste en cuatro elementos (comando (orden), promesa, fe, experimentar), y yo sugiero que lo escriban en sus Biblias.

Sitio nº1: Querit

La primera cosa que Elías recibe es la ORDEN/COMANDO proveniente de Dios la cual lo somete a un desafío (leer 17:2,3).  Querit significa "tallar o limar" – que probablemente no es una coincidencia.

Querit era un lugar desolado (VER MAPA), y Dios evidentemente le ordenó ir a ese lugar sin provisiones y por un período indefinido de tiempo.

Con la ORDEN,  Dios también da a Elías una PROMESA (leer 7:4).  Él sabe de las necesidades físicas de Elías, y él proveerá sus necesidades en ambas formas: el medio natural (arroyo de agua) y el sobrenatural (cuervos).

En 17:5, vemos la respuesta de Elías (leer). Es una respuesta de FE.  Él confió en la promesa de Dios al obedecer su comando. ¿Qué si Elías hubiese respondido, "Creo que tú me proveerás"—pero luego se va a Jerusalén, o trae un vagón de bienes? Sabemos que Elías confió en la promesa de Dios porque él obedeció su orden.

En 17:6, vemos los resultados (leer).  NO tuvo que comer cuervo, después de todo. Sino que los cuervos trajeron sándwiches dos veces al día.  El punto es que Elías EXPERIMENTÓ el cumplimiento de la promesa de Dios, y su fe en la confiabilidad de Dios fue reforzada por esto.

Eventualmente, la sequía que Dios trajo a la tierra a través de la palabra de Elías secó el arroyo, así que Dios lo cambió al Sitio nº2 del campamento.  Nótese el mismo patrón de entrenamiento…

Sitio nº2: Sarepta

Dios emite otra ORDEN para Elías la cual lo somete a otro desafío (leer 17:8,9ª).  "Sarepta" significa un "crisol" o "lugar que se derrite".

El ir a Sarepta  (MAPA) requería que Elías viajara justo a través de Israel, donde Acab estaba dándole caza (18:10). Y Sarepta estaba en Sidón, justo en el corazón de las tierras de Baal.

Una vez más, junto con la orden, Dios da a Elías un PROMESA (leer 17:9b).  Él va a proveer a través de una viuda.

El vs.17:10ª narra la respuesta de Elías de FE (leer).  Él confía en la promesa de Dios de proveer para él al obedecer su orden de ir a Sarepta.

Lo que continúa es fascinante e instructivo (leer 17:10b-16).  Elías no sólo EXPERIMENTA el cumplimiento de la promesa de Dios (17:16).  Él también le enseña a la viuda, que probablemente es una adoradora de Baal (ver 17:12 – "como que vive el SEÑOR tu Dios"), a cómo relacionarse con Él a través del mismo proceso.  Señalar los mismos 4 elementos en 17:13-16.  Esto comienza a moverla hacia una fe personal en YHWH (leer 17:24).

Así a través de estos dos desafíos, Elías aprende a un nivel más profundo que Dios proveerá para él y lo protegerá, y que Dios va a trabajar a través de él para influir en otros para que se acerquen a Él.  Estos son exactamente las mismas cosas que Elías necesitará para cuando se ponga en contra de Acab y todo el sistema de adoración de Baal en Monte Carmelo y desafiará a Israel a volver a  YHWH.  Elías no tenía conocimiento en este punto de que Dios lo llamaría a hacer esto—pero Dios sabía, y Él estaba cuidadosamente preparándolo para esto.  Sin el capítulo 17, el capítulo 18 se leería de manera muy diferente.

¿Y Qué?

¿Qué tiene que ver todo esto con nosotros?  Depende de cómo uno lo mire.  En un nivel, Elías era una persona única con un rol único durante un período de la historia.  Así que estaríamos equivocados de enfocarnos en los detalles de este pasaje y esperar que estos detalles sean duplicados en nuestras vidas. Pero a otro nivel, él era un hombre como nosotros (leer Santiago 5:17) —y la Biblia nos enseña que Dios trabaja con nosotros esencialmente de la misma manera que como trabajó con Elías.

Primero, Dios tiene los mismos propósitos básicos para tu vida igual que como lo hizo con Elías.  El quiere que tú le conozcas personalmente  como el único verdadero Dios y experimentes su fidelidad, y quiere demostrar lo especial de su realidad, de su existencia a través de ti a una humanidad perdida.

Segundo, Dios nos lleva en su propósito a través del mismo proceso que vimos en este pasaje.  Si tú quieres ver cómo Dios está trabajando en tu vida, debes mirar a través de los "lentes" de este proceso.  No es nunca mecánico debido a que Dios es una Persona y se relaciona contigo como una persona única; pero esta relación personal ocurre dentro de ciertos márgenes que podemos comprender y con los cuales podemos cooperar.

Él va a hablar sus ÓRDENES y sus PROMESAS para ti a través de su Palabra, la Biblia.  En la medida que te expones a la Biblia, el Espíritu de Dios llevará tu atención hacia las ÓRDENES Y PORMESAS (en cualquier orden) que se relacionan con tu vida presente.

Luego Dios te dará la libertad y la dignidad de escoger—poner tu FE en él, o elegir otro camino.

Si tú eliges confiar en Dios de esta manera, entonces EXPERIMENTARÁS el CUMPLIMIENTO de la promesa en tu vida.

¿Qué tal si vienes a conocer a Dios—forjando una relación con Dios por primera vez?  Muchos de nosotros hemos visto que es exactamente así como funciona. Algunos de ustedes están considerando este tema por primera vez.

A través de ciertos medios (un amigo, una enseñanza, tu propio estudio), te has dado cuenta de la PROMESA de Dios de darte perdón, vida eterna, su Espíritu, un renacer, etc. a través de su Hijo Jesucristo.  Y debido a la necesidad en tu propia vida, y talvez debido a la evidencia de la vida cambiada de otra persona, esta PROMESA ha comenzado a ser atractiva para ti.

Por medios similares, te das cuenta que esta PROMESA está conectada a una ORDEN: humillarte y admitir que necesitas el perdón de Cristo, para cambiar desde una vida autónoma con respecto a Dios a una vida que se somete a él, pedirle a Cristo que venga a tu vida, etc.

Si tú consideras que este mensaje proveniente de Dios es muy largo, precipitará una crisis de decisión.  ¿Escogerías confiar en la PROMESA de salvación de Dios al obedecer esta ORDEN de recibir a Cristo, o te apartarías? Yo lo rechacé las dos primeras veces que estuve en este punto, y Dios con gracia me dio otra oportunidad. Pero cuando finalmente recibí a Cristo, lo primero que deseé es que hubiese respondido de esta manera la primera vez.

¿Por qué? Por la misma razón que tú descubrirás si es que tú respondes a la ORDEN de Dios hoy. ¡Porque EXPERIMENTARÁS el CUMPLIMIENTO de la promesa de Dios!  Cristo vendrá a tu vida y limpiará tu corazón culpable, te dará esperanza para el futuro, y establecerás la paz con Dios, etc.

Ahora consideremos el crecimiento para alcanzar la madurez espiritual.  El punto es que el crecimiento en Cristo ocurre a través del mismo proceso de como cuando uno viene a Cristo. Eso es lo que Pablo quiere decir en Colosenses 2:6 (leer).

Necesitamos aprender lo que Dios nos enseña acerca de sus PROMESAS  y de sus ORDENES encada área de nuestra vida. Por eso es tan importante estudiar la Palabra—y sin ella, no conocerás la voluntad de Dios para tu vida y las provisiones que él hace para ti.  NO tendrás ninguna base sólida para tu fe.

Pero el simple hecho de conocer la Palabra de Dios no es suficiente para el crecimiento espiritual hacia la madurez. Como dijo Santiago, "no seas sólo oidor de la Palabra, sino que también hacedor… para que puedas ser bendecido."   En cada situación en la medida que te vuelvas a Dios, él te recordará de su Palabra y él te llamará a que tomes "un paso de fe que da miedo" en él.

Talvez el tema con el cual estás batallando es soledad personal.  Has aprendido que Dios estará contigo para suplir tus necesidades de relaciones (Hebreos 13:5; Salmos 23).  Pero ahora te está convenciendo de apartarte de una relación que es inmoral sexualmente para confiar en que él te proveerá un compañero para ti a su manera y en su tiempo. O él puede llamarte a salir de tu aislamiento y comenzar a construir amistades centradas en Cristo.

Talvez el tema es compartir tu fe en Cristo.  Has aprendido Hechos 1:8 o Filipenses 4:13.  Pero ahora Dios te está llamando para que seas bautizado, compartir públicamente  cómo Cristo ha cambiado tu vida. O talvez él está fuertemente urgiéndote para compartir tu fe con un amigo o un pariente.

Talvez Dios está poniendo su dedo en tu ansiedad material.  Has aprendido Mateo 6:33 y Filipenses 4:9.  Pero ahora Dios te está desafiando a confiar en su provisión material al hacer un compromiso para dar regularmente y generosamente  Para avanzar el reino (dar financieramente; misiones).

Talvez el tema es ministerio personal.  Has aprendido 1Cor.12 y Romanos 12, y tienes evidencia de que puedas tener dones en cierta área.  Ahora Dios te ha mostrado una oportunidad concreta para servir en esa área, y te está llamando para dar un paso para hacerlo.

Esto es algo muy personal entre tú y el Señor.  Lo más probable es que te sientas con miedo y débil, una parte de ti argumentará que estarías loco si confiaras en Dios para hacer esto.  Pero son estas decisiones las que abren el camino para EXPERIMENTAR  la fidelidad de Dios ¡en maneras nuevas, estimulantes y que cambian nuestra vida!  E incluso más maravilloso es la confianza que gradualmente se profundiza en la fidelidad de Dios en la medida que construimos nuestra historia personal con él, año tras año, área tras área de nuestras vidas.