1 Corintios

El predicador-líder auténtico

1 Corintios 4:1-6

Introducción:

¿Quieres una receta para tener un desastre en tu lugar de trabajo? Asegúrate que la gente se confunda acerca del rol de algún trabajador clave—su descripción del trabajo, a quién se reporta, y la evaluación de quién importa más. ¡Tendrás un caos en tus manos en cosa de segundos!

Una de las mayores razones para un desastre en una iglesia es la confusión en cuanto al rol de un predicador-líder. A no ser que aquellos que hacen este papel y los otros de la iglesia tengan un entendimiento bíblico a cerca del rol que debiera cumplir y cómo debiera ser evaluado, habrá desorden, desunión e inefectividad.

Los Corintios estaban confusos acerca del rol de predicador-líder que trabajaba entre ellos (incluyendo a Pablo y a Apolos), y esta confusión estaba causando serios problemas en la iglesia.  Tomándose a sí mismo como ejemplo, Pablo en este pasaje explica el rol de un auténtico predicador-líder – la descripción de su trabajo, que la evaluación de su trabajo incumbe a la mayoría de ellos, y cómo se pueden beneficiar de su ministerio.

La descripción de su trabajo (vs 1,2)

Leer vs 1,2. Pablo usa dos metáforas las cuales eran familiares a los Corintios para describir el trabajo del predicador-líder.

SIRVIENTE (“remador por debajo”): Como el esclavo de las galerías Romanas de los barcos de guerra que debían mirar al capitán y obedecer inmediatamente -> SPARTACUS.

Esta metáfora enfatiza el hecho de que los líderes-predicadores cristianos están bajo directa autoridad de Jesucristo en su trabajo. Ellos deben seguir sus órdenes y sólo sus órdenes.

MAYORDOMO (“dueño de casa”): el mayordomo-esclavo de las propiedades de una persona rica quién distribuye el necesitado cuidado del dueño a otros esclavos de la casa.

Los aeromozos o las azafatas  sirven a los pasajeros de acuerdo a las instrucciones del piloto. Se les ha confiado con información valiosa y con comodidades que ellos son responsables por su entrega. Esta metáfora repite la idea de estar directamente y solamente bajo la autoridad de Cristo, pero enfatiza su rol primario en cuanto a dispensar algo valioso de Cristo a su gente.

¿Qué distribuyen? Los “misterios de Dios” – las verdades de Dios reveladas en su Palabra escrita  y en ninguna otra parte (especialmente el Nuevo Testamento):

  • Cómo es realmente Dios, cuál es nuestro verdadero dilema con él,  quién es Jesús, cómo su muerte y resurrección provee con perdón cuando nosotros humildemente ponemos nuestra confianza en él, y cómo su Espíritu Santo que mora en nosotros nos permite a los que reciben a Cristo conocer a Dios personalmente y les provee con poder para vivir una vida como él ha designado.  Éste es el gran depósito de Verdad Revelada a nosotros (DAR EVANGELIO).

Por supuesto, cada cristiano tiene el privilegio y la responsabilidad de comunicar el misterio de Dios a los demás (1Ped.2:9; 3:15). Pero Dios nos ha dotado y llamado a algunos a hacer esto en un rol de liderazgo y como su ministerio principal. Y son requeridos por El a ser fieles/confiable en llevar esta responsabilidad.

“Esto es para lo que Dios me ha llamado (y a otros en esta iglesia) a hacer. A través de estas reuniones, de clases, de lo que yo escribo, y por otros medios, mi responsabilidad primaria es consistentemente comunicar las riquezas del evangelio de acuerdo a mi entendimiento de cómo Cristo quiere que yo haga esto. Y debido a que ésta es la descripción de mi trabajo, no encajo en el rol tradicional de “pastor”. Es por esto que normalmente digo “no” a aquellas personas que solicitan una visita al hospital. Es por esto que hago muy pocas ceremonias de matrimonio y funerales. Es por esto que no estoy normalmente disponible para consejería pastoral (espontánea o con cita).  No es que yo vea estas cosas como sin importancia.  Hemos entrenado y desplegado mucha gente en la iglesia para cumplir con estos ministerios, pero yo no me siento responsable de llevarlas a cabo personalmente porque debo ser fiel a lo que Cristo me ha llamado a hacer—predicar y enseñar la Palabra. A través de los años, muchos han expresado su sorpresa y desilusión al hecho de que rehusé a cumplir este rol, pero no lo hacemos porque no podríamos cumplir con este ministerio.”

>> Habiendo explicado la descripción de la labor del predicador-líder,  Pablo ahora explica la evaluación de su trabajo…

La evaluación de su trabajo (vs 3-5)

>> Pablo al igual que cualquier predicador/líder, afrontaba muchas fuentes de evaluación actuales. Pero a Pablo entendía qué evaluaciones eran importantes y cuáles había que ignorar. El menciona cuatro de estas evaluaciones de trabajo en vs 3-5.

MIEMBROS DE LA IGLESIA (vs 3): Los predicadores líderes están siempre siendo evaluados por la gente que recibe el ministerio. Mientras esto puede ser una fuente de evaluación de retroalimentación, cómo un predicador-líder ve y responde a su evaluación tiene una importancia enorme para la salud de la iglesia.

En muchas iglesias, la iglesia o el concilio de la iglesia ve al Pastor como su empleado y su evaluación de este trabajo es lo más importante. Algunos están muy confrontados a cerca de esto (LA HISTORIA DE STEDMAN DE UN PASTOR JÓVEN): “Esta es nuestra iglesia y esperamos que tú hagas y enseñes lo que nosotros queremos, y no lo que tú piensas que debieras hacer.”) Otros son más tortuosos o engañosos (LOS PASTORES GLEN EYRIE “ LOCUS DE UN PODER HOSTIL”:  “Quiero que te vayas de aquí, estoy tratando de sacarte – y negaré  que alguna vez tuve esta conversación contigo.”)

Pablo enfáticamente rechaza este arreglo (leer vs 3ª).  Este lenguaje es increíblemente franco:”Yo sé que me estás evaluando y sé cuál es tu evaluación—y quiero que sepas que  pienso que no es muy importante.” El no dice esto por ser arrogante, o porque él es un tirano. Lo dice humildemente pero quiere decir cada palabra de esto.

¡El predicador líder no es propiedad de la congregación! ¡Ellos no planean la agenda del pastor!  Su rol, no es servir a la voluntad de la congregación, sino que cumplir con el rol como sirviente/mayordomo de Cristo enseñándoles los misterios de Dios. Tú no puedes ser un efectivo predicador-líder a no ser que tú sirvas a Cristo en vez de la gente que estamos guiando.

Aquellos predicadores líderes que ven a la iglesia como el empleador normalmente se van porque se cansan, o porque se vuelven lo que Pablo dice “hacen cosquilla en las orejas” - aquellos que son adictos a decirle a la gente lo que ellos quieren escuchar en vez de decir lo que Dios dice.  Esto es una traición de la responsabilidad del predicador-líder a Cristo como mayordomo.

SOCIEDAD (vs 3b) “---o cualquier otra corte humana” se refiere a la evaluación de su trabajo por la sociedad. Esta es otra poderosa voz contra la cual el predicador líder debe lidiar.

Por un lado, él debe entender la sociedad y cómo comunicarse con la gente de esta sociedad.  Pablo era agudamente sensible a las sociedades en la cual él trabajaba, y él era experto en comunicar el evangelio a esa cultura (más en el capítulo 9). Por otro lado, él nunca buscó la respuesta de la sociedad para determinar su éxito o efectividad, o él traicionaría a su amo.

Hoy escuchamos mucho de la  iglesia “guiada por el mercado (marketing, oferta/demanda)”  y la prédica “guiada por el mercado” y liderazgo. La idea no es sólo que el predicador-líder debiera estudiar a aquellos en su comunidad para poder aprender a comunicar efectivamente el evangelio a ellos. En muchos casos, él debe confeccionar su producto (el contenido de su comunicado) a lo que el consumidor quiere. Pero si aceptamos la identificación de la sociedad como los problemas más importantes, si tratamos de vestir las respuestas de la sociedad en lenguaje bíblico y cristiano, hemos vendido nuestra responsabilidad a Cristo para poder congraciarse con el inestable favor de nuestra cultura.

Por ejemplo, muchos en nuestra sociedad hemos erróneamente adquirido la idea que la riqueza material en vez del sacrificio material y la generosidad, y autoestima positiva en vez de humildad delante de Dios es la clave para una vida saludable, que las personas son más bien víctimas y adictos que necesitan compensación y terapia más que pecadores responsables delante de Dios que necesitan perdón. ¿Y cómo responden muchos de los predicadores-profesores? Al engañar con esta ideología en sermones y libros. Los vendedores de libros nos dicen que “cualquier cosa con dolor” o “adicción” o “sanidad interior” o “autoestima” vende. Entonces, ¿qué escriben los escritores cristianos?

Los mayordomos de Cristo son responsables de ayudar a su pueblo a obtener madurez como en Efes.4:14, el cual significa que “todo el consejo de Dios” y el hecho de evaluar y criticar la sociedad a través de la Palabra de Dios, y no cambiando el mensaje de Dios para encajar en nuestra cultura. Es por esto que nosotros seguimos apegados a una DIETA NORMAL DE PREDICACIÓN EXPOSITORIA (con ocasionales temas, algunos de los cuales exponen nuestra cultura como las series de Dennis McCallum).

NOSOTROS MISMOS (vs 3c,4ª): Todos los predicadores enseñadores analizan su propio desarrollo.  Es imposible no hacerlo.  Pero Pablo dice (leer vs 3c). ¿Qué quiere decir con esto?

Pablo aprecia una “buena conciencia”... el conocimiento de que él no estaba en rebeldía en contra de la autoridad de Cristo en su vida. Es por eso que él dice vs.4ª. Todos debiéramos hacer esto (ver 2Cor.13:5 para salvación; 1Cor 11:28,31 para santificación). Pero él se da cuenta que su propio veredicto en el éxito de su ministerio no es el que finalmente cuenta. ¿Por qué es esto?

Debido a que uno no puede ver el cuadro general/ a largo plazo o lo que está ocurriendo en el corazón de las personas, a veces pienso que estoy teniendo éxito cuando realmente no lo estoy, y a veces pienso que estoy fracasando cuando estoy teniendo éxito. Mis emociones también fluctúan y afectan mi evaluación. No puedo dejar de evaluar cómo lo estoy haciendo, pero mi enfoque central debiera ser continuar comunicando el mensaje de Cristo de acuerdo a la mejor de mis habilidades y confiando en él para los resultados.

CRISTO (leer vs.4b-5b): Aquí está la evaluación del trabajo que cuenta. Pablo habla de dos maneras en las que Cristo evalúa al predicador líder.

ESTA VIDA (vs.4b): Convicción, corrección, confirmación a través de la Palabra, reflexión en oración, a través de otros, etc.

PRÓXIMA VIDA (vs5b): Cristo caminará junto a mí durante todo mi ministerio para él y me dará su evaluación total de mi trabajo. Estoy seguro que estaré sorprendido hasta cierto punto (AMBOS SENTIDOS). Esto es serio y solemne, pero no es de temer si nosotros comprendemos la gracia y nos mantenemos dóciles y respondemos a su evaluación presente.

Cómo beneficiarnos de su ministerio (vs 5,6)

>> Pablo no dice esto: “ponlos en su lugar” como un viaje de poder.  El dice “es por tu bien”. Te beneficiarás más de los predicadores-líderes cuando tú entiendas estas cosas y los dejas tomar su rol libremente (Heb.13:17b).  Con este fin, Pablo les da dos advertencias.

Juzga su conducta y doctrina, pero no juzgues sus motivos.

debieras juzgar moralidad y doctrina. Se te ha dado la Palabra de Dios para este propósito, y se te ha ordenado evaluar la conducta moral y el contenido doctrinal de todas las personas, pero especialmente de aquellos que claman hablar en representación de Cristo (Mat.7; 1Jn.4:1 al final; 1Tim.5:19,20; Tito 1:9). El NO hacer esto es inexcusable (SWAGGART; HINN).

Pero dado que los predicadores líderes cumplen con los requisitos bíblicos en moralidad y doctrina, tú no debieras juzgar sus motivos. El hacerlo es “ir más allá de lo que está escrito”.  Ellos deben hacer decisiones difíciles a cerca de qué, cuándo y cómo comunicarlas. Dales el beneficio de la duda en estas decisiones, y tú te beneficiarás de su ministerio.

Promueve unidad en vez de rivalidad entre ellos. 

Las Iglesias se dividen todo el tiempo por este tema. Miembros eligen su líder favorito y lo adulan y sutilmente hablan mal del otro líder o líderes. A menudo los líderes se inflan con esta adulación y comienzan a sospechar de sus compañeros de trabajo.

Satanás trabaja a través de este tipo de actitudes para tratar de dividir a los líderes quienes debieran trabajar juntos. Mucha gente ha hecho esto entre Dennis y yo,  y también a otros líderes en esta iglesia. En vez, sé agradecido de tener esta provisión. Escucha a cada mayordomo de Dios y recibe de ellos lo que Dios quiere darte.

Notas al Pie

“… el piso inferior de una galería de guerra estaba hecha de filas simples de bancos en ambos lados del barco donde se sentaban los remadores. Luego en una pequeña plataforma puesta por sobre ellos, de manera que cada remador pudiera ver, estaba el capitán del barco. Era la labor de los remadores hacer lo que él decía. Si él quería que el barco se moviera, ellos debían remar; si quería que ellos pararan debían hacerlo en forma instantánea. Su labor era obedecer las órdenes del capitán.” Ray Stedman, Expository Studies in 1Corinthians; The Deep Things of God (Waco: Word Books, 1081),p.88.

“El mayordomo (oikomos) era como la ama de llaves. El estaba a cargo de toda la administración de la propiedad; él controlaba el personal de la casa; él hacía el pedido; pero, sin embargo a pesar de controlar la propiedad entera, él mismo seguía siendo un esclavo cuando concernía al maestro/dueño.” William Barclay, The letters to the Corinthians (Philadelphia: Westminster Press, 1977), p.36.