Efesios

Moral Cristiana: Amor

Efesios 5:1-10

Introducción:

Pablo expone la base teológica para la ética nuevamente, para que no nos olvidemos (leer v1,2). ¿Qué es moral cristiana? Es imitar a Dios, caminando en amor. Y entendemos la esencia del amor, mirando a Cristo y su muerte en la cruz.

Evangelio:

“Sonríe: Dios te ama” está trillado. ¿Qué significa? Esto no es algo sentimental sin contenido y que solamente nos da una confusa calidez.

Significa que Dios se interesa en nosotros a nivel profundo de nuestras necesidades y nos da de sí para suplir esas necesidades.

Puedes decirme que tu necesidad más profunda es un nuevo trabajo, matrimonio, divorcio, etc. Pero Dios dice que la necesidad más grande que tienes es la espiritual, que ya no estés separada de él, sino que tengas una correcta relación con él. Esta separación es real y es causada por tu autosuficiencia y tus atropellos a su carácter.

Y él ha hecho algo para suplir esta necesidad. El envió a Jesús a cargar toda tu culpa moral ante Dios y a pagar por ti completamente. Y Dios ha aceptado esta ofrenda (“olor fragante”). El está listo para perdonarte y aceptarte, si vienes a El humilde y si vienes a través de Cristo.

Una vez que hemos aceptado a Jesús, Dios nos hace sus hijos (v.1). El habita en nosotros con Su Espíritu y desea manifestar su amor a través de nosotros. Esto es lo que significa “imitadores de Dios”. Él quiere que amemos a los demás, de la forma que él nos ama. Pero ¿qué amor es ese? No podemos pagar por los pecados de las personas, sólo Cristo puede hacer eso. Las personas tienen muchas definiciones de amor. Los siguientes versos dan una definición contraria de amor. Si hay acciones y actitudes que son amor, hay también contrarias...

Qué no es amor:

Amor no es inmoralidad sexual. Las palabras “porneia” y “akatharsia” se refieren a prácticas sexuales fuera del matrimonio: promiscuidad, experiencias homo y bisexuales, adulterio, sexo antes del matrimonio, etc.

Para el creyente cristiano, estas cosas no tienen lugar en la vida cristiana. ¿Por qué? ¿Porque él es antisexo? ¡¡No!! Dios creó el sexo y nos lo dio para disfrutarlo.

Leamos 1 Tes. 4:3-5. Notamos dos cosas.

V.4: “Tener tu cuerpo en santificación, y honor significa que tú dedicas tu vida sexual para lo que Dios la creó. La inmoralidad sexual está fuera de lo que Dios creó para la sexualidad. Dios diseñó la sexualidad para ser expresada en el contexto del matrimonio. Al comenzar a conocerle y creer que Su voluntad para nuestras vidas es buena, tenemos que comprometernos a ubicar nuestras vidas sexuales bajo su amoroso liderazgo. Por esta razón vamos a practicar el dominio propio sexual.

Como cristianos necesitamos ser honestos con nosotros mismos en esto, en vez de hacer caso a nuestra carne o a la cultura.

Involucrarnos en inmoralidad sexual es un rechazo al diseño de Dios para nuestras vidas y un rechazo a su derecho de amarnos.

V.5: Por lo tanto, la inmoralidad sexual no sólo me destruye a mí, sino también destruye a la otra persona. “Pasión lujuriosa” es la satisfacción de mis deseos sin preocuparme y a expensas de la otra persona.

Y como cristianos debemos ser honestos con nosotros mismos en esto, y resistir los argumentos de la carne y las voces de nuestra cultura no cristiana.

No es un acto de amor practicar inmoralidad con otra persona, es un acto de lujuria egoísta”.

Si eres cristiano, Dios te está llamando a aceptar Su amoroso liderazgo en tu vida sexual, cambiando tu actitud hacia el dominio propio y la pureza sexual.

¿Eres un cristiano(a) involucrado en sexo fuera del matrimonio? Entonces estás violando la voluntad de Dios para tu vida y estás usando a la otra persona. El privilegio del sexo y la responsabilidad del matrimonio van juntos. Así que, o tomas la responsabilidad del matrimonio o renuncias al privilegio del sexo. Dios te dará el poder para hacerlo.

Quizás alguno(a) de ustedes se ha involucrado en inmoralidad sexual en el pasado y aún soporta las heridas del dolor y la culpa. Cristo puede sanarte de todos esos sentimientos de culpa y sanarte completamente en esta área, para que tengas en alta estima el sexo nuevamente.

Amor no es avaricia:

La palabra “pleonexia” significa literalmente “tener más”. Es el deseo de tener más y más bienestar y cosas materiales. Alguien una vez le preguntó a Rockefeller cuánto dinero era suficiente, y él respondió: “Sólo un poquito más”.

Esta actitud, este estilo de vida que es alabado por nuestra cultura y debemos decir tristemente, aún por muchos cristianos, es condenada por Pablo en términos fuertes. El dice “ni aún se nombre entre vosotros”. No es apropiado entre cristianos involucrarse en avaricia. ¿Por qué? La Biblia da dos respuestas importantes.

Porque es idolatría (v.5, Mt. 6:24). La Biblia dice que si practicas “pleonexia” has dejado de adorar a Dios y has comenzado a adorar a un falso dios.

“¡Pero yo voy a la iglesia!, ¡Yo creo en Cristo!”. Pero lo que guía tu vida, lo que es el centro de todo lo que haces, ese es el verdadero objeto de tu adoración. Si te encuentras que la motivación y significado de tu vida deriva del dinero más que de tu relación personal con Dios, entonces eres un idólatra. Si tienes la seguridad de tu futuro basada en la acumulación de cosas más que en tu confianza de que Dios puede suplir tus necesidades, entonces eres un idólatra. Si te encuentras basando tus decisiones en tener más bienestar y cosas materiales, más que en cómo puedes crecer espiritualmente y ser más efectivo para servir a Dios, entonces eres un idólatra.

Si tienes todo tipo de metas en el área financiera, pero ninguna meta en el área espiritual, entonces eres un idólatra.

“¿Pero, puedes hacer las dos cosas?”. De acuerdo a la palabra de Dios, no. Tienes que tomar una decisión: o buscar a Cristo a costa de buscar prosperidad, o buscar prosperidad a costa de buscar a Cristo. Leamos 1 Tim. 6:7-11.

El asunto aquí es una sola lealtad, y Dios dice es lo uno o lo otro. Decir que estás haciendo ambos, es decir que estás adorando el dinero y los bienes.

Por qué pleonexia no es amor. Tenemos que aceptar que nuestro bienestar es propiedad de Dios y debemos aceptar nuestra responsabilidad de suplir las necesidades materiales de aquellos que están a nuestro alrededor. El bienestar no es un privilegio, es una responsabilidad seria. El no uso compasivo de la prosperidad para el cristiano es abominación a Dios porque no representa el carácter de Dios ante el mundo.

Leamos 1 Tim. 6:17-19. Así es cómo debemos vivir nuestras vidas y usar nuestra prosperidad.

“¿Qué es lo que debo hacer específicamente?”

Ponte delante de Dios y dale esta área al Señor y pregúntale qué desea que hagas. Pídele que te enseñe a ser generoso y a estar dispuesto a compartir.

Amor no es palabras destructivas:

“Inmundicia” es aischrotes. Significa obscenidad, que es obviamente inmoral e impuro. Esto incluiría lenguaje sexual inapropiado. Debemos pedirle a Dios que erradique este tipo de hablar de nuestro vocabulario porque es deshumanizante hablar de seres humanos hechos a semejanza de Dios como carne, objetos sexuales. No debemos hablar así entre nosotros y no debemos unirnos a no cristianos cuando hablen de esta manera.

“Palabras necias” (moralogía) no se refiere a los chistes. La idea de que los cristianos deben ser serios todo el tiempo y nunca bromear no es bíblico. Dios tiene sentido del humor, Cristo tenía un gran sentido del humor, y los cristianos también deben tenerlo. Cuando no es así, los cristianos son un pesar y no representan a Dios y su carácter.

Pablo se refiere al necio (Prov. 19: 1) en el sentido de la palabra del A.T., o sea, palabras irrespetuosas y que se burlan de la autoridad de Dios.

Ciertamente esto incluye cosas como jactarse del mal que has hecho, reírse de otros cristianos que están tratando de servir a Dios (líderes).

Necesitamos responder a la convicción del Espíritu Santo en esta área.

“Bromas groseras” (entralepcia) “Palabras pulidas como instrumento de pecado” Indirecta sexual, doble sentido, manteniendo conversaciones superficiales, fuera de lo personal y significativo.

Dando rápidos pinchazos para destruir a otros.

Personas que se deleitan jugando con otros, buscando qué pueden hacerte creer y luego se mofan de ellos por ser tontos.

Dios quiere transformar tu hablar en algo espiritual poderoso: edificar a la persona espiritualmente (4:29) y levantar los ojos de las personas hacia la bondad de Dios (5:4). Pídele a Dios que te enseñe, observar a aquellos que hacen esto bien y ¡practícalo!

Sé tú mismo (r.5-10)

Sí, es bueno vivir de esta manera, porque esto es amor. Pero Pablo nos da otra motivación: debes vivir de esta manera porque Dios te condenará eternamente al infierno si no lo haces.

Leamos v.5,6 Esto es lo que dice, ¿no es cierto?. He escuchado estos versículos usados como un Club del Miedo para los cristianos. ¿Te has involucrado en inmoralidades? ¿Has sido avaro?

Leamos (v.7,8) El argumento no es “si haces estas cosas, irás al infierno” sino más bien “Esta no es más tu identidad, así que sé quien ahora eres, no quien no eres”. Esto hace todas las diferencias.

Es diferente decir a tu hijo adoptivo, “si te encuentro haciendo, voy a negar que eres mi hijo”, que decir “tú eres parte de nuestra familia ahora. No eres una persona abandonada que tiene que robar todo lo que necesita. Eres amado, y nosotros vamos a suplir todas tus necesidades. Sé cómo llenar tu vida y te voy a enseñar a hacerlo porque te amo. Comienza dándote cuenta de esto y a vivir así”.

Esto es lo que Dios te dice si has comenzado a ser miembro de su familia al recibir a Cristo. Ahora eres una nueva persona, tienes una nueva identidad y perteneces a una nueva familia. Sé quien eres, abraza el estilo de vida que él creó para ti (v.9) y date por entero para aprenderlo (v.10).

Ef. 5:1-10 Caminar en amor. (v.1,2)

amor no es (v. 3,4): - inmoralidad sexual

- avaricia

- palabras necias.

Sé quien eres (v. 5-10)