Lucas 17:1-10

Cuatro Prioridades en la Espiritualidad Bíblica

Por Gary DeLashmutt
Xenos Christian Fellowship
Columbus, Ohio, EE.UU

Introducción

A primera vista, este pasaje pareciera ser una colección de dichos de Jesús que no tienen conexión.  Al observarlos más de cerca, son parte de su  entrenamiento continuo de sus discípulos.  Ellos serán los líderes humanos de su iglesia después de su ascenso, así que quiere que sepan claramente sus prioridades espirituales.  De otra manera, ellos tendrán la tendencia a perpetuar las prioridades espirituales de su cultura...

Este pasaje revela cuatro de tales prioridades, y ellas son importantes para nosotros actualmente.  Vivimos en una cultura que ahora está interesada en espiritualidad, pero profundamente confundida en cuanto a cómo se ve  la verdadera espiritualidad.  Consideremos cuán diferentes son cada una de estas prioridades comparadas con la espiritualidad Americana común.

1: Verdad Espiritual

Leer  17:1-3.  Esta es obviamente una advertencia en contra de ciertos tipo de personas,  conjuntamente con declaraciones de que Dios juzgará a estas personas.  La traducción de NVI es engañosa y desvía un poco del tema (“sirve de tropiezo”); Jesús no está hablando a cerca de las personas que nos impulsan a desviarnos de lo correcto o que miran a una revista pornográfica.  Él está hablando a cerca de algo mucho más serio.  Skandalon significa poner una trampa y se refiere a maestros falsos y decepción espiritual. 

¿Cuál es la prioridad aquí?  Que la verdad espiritual es un tema importante de hecho, un tema de vida o muerte.  Este pasaje contiene dos grandes implicaciones para nosotros hoy en día.

Podemos comprender y sostener la verdad espiritual con suficientes argumentos como para reconocer la espiritualidad falsa.  La advertencia de Jesús en cuanto a estar alerta presupone que existe una verdadera información a cerca de Dios, nuestro dilema espiritual, y la solución de Dios a este dilema.  Dios ha revelado esta verdad a través del Antiguo Testamento y a través de sí mismo, y ha proveído suficiente evidencia de que es la verdad porque él nos ama.

Esto significa que el relativismo espiritual de nuestra cultura es una mentira.  No es verdad que solo tenemos construcciones individuales y sociales acerca de cómo es Dios; ya que Dios ha revelado su persona de una cierta manera.  No es verdad que todas las religiones son igualmente válidas, porque se contradicen entre sí de maneras muy básicas, y debido a que Dios ha revelado el único camino para llegar a Él.

Debiéramos ser intolerantes en cuanto a la falsedad espiritual porque es dañina para aquellos que la siguen.  Si esto no es cierto, entonces ¿por qué Dios dice que juzgar a aquellos que propagan la falsedad espiritual?

¿Cómo debiéramos responder a QUACK DOCTOR (un charlatán que pretende tener habilidades médicas)?  La gente viene hacia él de buena fe y paga una buena cantidad de dinero para recibir su tratamiento y luego se ponen peores e incluso mueren.  ¿No debiera ser puesto fuera de servicio?

¿Qué hay de aquellos que administran tratamientos espirituales falsos?  Leer Mateo 23:13-15.  La gente va hacia ellos de buena fe y sus almas son dañadas e ¡incluso muertos! ¿No debieran ser puestos fuera de servicio?  Jesús dice que ese no es nuestro trabajo, pero él declara que Dios hará esto con seguridad.

CALIFICACIÓN: Aquí la Intolerancia no significa que debiéramos odiar a aquellos que no están de acuerdo o buscar restricciones gubernamentales de su libertad de religión.  Significa que rechazamos afirmar que todas las creencias religiosas son igualmente válidas.

El relativismo espiritual es una excusa conveniente para no buscar la verdad, pero es mortal.  Dios ha revelado la verdad, y tú eres responsable de buscarla.

2: Comunidad

Leer 17:3b-4.  Aquí hay una segunda prioridad para la espiritualidad bíblica la cual debiera ser seguida en el contexto de la comunidad con otros cristianos.  No podemos progresar más allá de un nivel primitivo en la madurez espiritual a no ser que estemos dispuestos a involucrarnos con otros cristianos.

La espiritualidad americana tiende a ser altamente individualista debido a que la cultura americana es muy individualista.  Tenemos una herencia, que correctamente valora la libertad individual y afirma el valor de cada individuo (individualidad). Pero el individualismo americano el cual enfatiza los derechos individuales y las libertades hasta excluir la responsabilidad para con los demás está destruyendo nuestras familias y comunidades.  El relativismo espiritual ha exacerbado el problema: La verdad no es la misma para cada persona de manera tal que podamos seguirla juntos, es diferente para cada uno así que debemos seguirla en forma privada.

¿Cuánto me involucro?  Existe muchos elementos en la comunidad cristiana, pero Jesús enfatiza dos en este pasaje.

Si tu hermano peca, repréndelo. Somos una comunidad sometida a la verdad.  Todos concordamos que la Palabra de Dios define lo correcto y lo equivocado,  así que tenemos una base para la corrección moral.  También reconocemos nuestra vulnerabilidad en cuanto a la decepción y la rebeldía así que acordamos que ambas dar y recibir corrección moral los unos de los otros como nuestra responsabilidad en amor.  Esta es una de las prueba más difíciles  de nuestro amor por los demás--¿Estamos dispuestos a entrometernos y arriesgar conflicto y rechazo por el amor de nuestros amigos cristianos?

“Si tu hermano se arrepiente, perdónalo”.  Somos una comunidad bajo la gracia.  Dios nos ha perdonado a un costo muy alto cuando realmente merecemos su juicio.  Por lo tanto, tenemos una obligación de perdonar a aquellos que pecan contra nosotros (Efesios 4:32).  Esta es la máxima hipocresía espiritual para los cristianos que quieren que Dios se relacione con ellos con perdón, y luego se dan media vuelta y se reservan el derecho de hacer que ¡otros les paguen hasta el final!

CRISTIANOS: Si quieres crecer espiritualmente, tú debes estar involucrado con otros cristianos.  ¿Estás suficientemente involucrado con otros cristianos al punto de estar ambos recibiendo y extendiendo perdón o esto es un concepto desagradable y extraño para ti?  ¿Estás lo suficientemente involucrado como para recibir y extender perdón o esto es una extraña idea?  Si no lo estás, ¡te estás perdiendo algo! Esta es la razón de hacer grupos pequeños en casa.

3: Fe

Leer 17:5.  ¡Los discípulos correctamente vieron esta disposición a perdonar como una orden prioritaria!  Así que pidieron a Jesús que agrandara su fe.  Su respuesta es frecuentemente mal entendida (leer 17:6).

Jesús no les está reprendiendo por lo pequeño de su fe bien, los está animando. No necesitan tener una inmensa fe, debido a que incluso un poco de fe puede traer tremendos resultados.  (Este es el punto no que ellos debieran estar tirando árboles en el mar).  Esto es debido a que cuando se trata de fe, lo que más importa no es el tamaño de tu fe, sino que su objetivo.

Y por supuesto el objetivo de nuestra fe debiera ser Dios y su propósito como está revelado a través de su Palabra.  En el pasaje paralelo, Jesús dice tengan fe en Dios, y el contexto aquí es la habilidad para perdonar aquellos que han pecado contra ti repetidas veces. Así que, este pasaje no puede ser utilizado para apoyar la idea de que tu fe puede decirle a Dios lo que debe hacer (SALUD Y RIQUEZA), o crear realidad (NUEVA ERA).

La fe no tiene poder para crear nada, y menos aún ordenarle a Dios (OCULTISMO). Es simplemente la elección de depender de Dios para hacer Su voluntad.  Es por eso que necesitamos aprender la Palabra de Dios.

Esto debiera ser animador si tú eres como yo.  Sé que mi fe es pequeña, débil, y a menudo llena de dudas y sentimientos contradictorios.  Cuando me enfoco en la fuerza de mi fe, me voy hacia abajo en un espiral.  Pero Jesús dice, No te enfoques en el tamaño de tu fe. Enfócate en cambio en cuán grande es Dios y lo que te ha prometido en su Palabra. Si tú haces esto, Dios cumplirá su promesa y tu fe gradualmente crecerá.

EVANGELIO:   Puede que sientas que debes estar completamente libre de todas las dudas acerca del cristianismo para poder venir a  Cristo.  Si este fuera el caso, nadie sería capaz de ser cristiano.  No, todo lo que necesitas es suficiente fe para llamar a Jesús, admitir que necesitas su perdón, y pedirle que entre en tu corazón y ¡verás resultados completamente fuera de proporciones con respecto a tu fe! Dios para siempre sacará la culpa por tus pecados, te garantiza vida eterna con él, y te da su Espíritu Santo para que puedas experimentar su amor y su guía.  Yo le dije, “si estás ahí …” y él me respondió de esta manera.

CRISTIANOS: Si ustedes son como yo, tienen áreas de su vida que sienten que nunca podrán cambiar (EJEMPLOS: ira, indisciplinados, pasividad en las relaciones, negatividad, miedo al conflicto). Yo pienso que “otros pueden ser cambiados, pero yo no”.  Otras áreas de mi vida pueden ser cambiadas pero esta no.  No me hace nada de bien retarme por cuán mal estoy o cuán débil mi fe es.  Más bien, necesito tomar la poca fe que tengo y decirle a Dios, “A pesar de mis sentimientos contradictorios y de mis experiencias de fracaso anteriores en esta área, tu Palabra dice que tú estás dispuesto y puedes cambiarme.  Elijo creerte, y estoy dispuesto a cooperar con estos pasos que me has mostrado que debo tomar”. Esto es suficiente.  Si continúo presentándome a Dios de esta manera, él gradualmente me cambiará con el tiempo.

4: Humildad

Miremos otro hecho importante de la espiritualidad bíblica.  Leer 17:7-10.  Jesús no está defendiendo la esclavitud, tampoco está asemejando en forma general la relación con Dios a la del esclavo con su amo.   La Biblia generalmente usa la relación entre padres-hijos para enfatizar su forma personal y amorosa de tratarnos.  Pablo se llama a si mismo siervo de Cristo, el cual se refiere a un esclavo que ha sido redimido por su amo,  pero escoge por amor quedarse como esclavo.  Más bien, está dirigiendo la atención hacia una actitud dentro de esa institución social la cual es clave en nuestra relación con Dios la humildad para reconocer que Dios tiene fundamentalmente un status más alto que el nuestro. En una cultura que tiende a retratar a Dios como amigo, terapeuta, mayordomo, etc., esta corrección se necesita desesperadamente.  Jesús subraya dos implicaciones de esto:

  • Nosotros existimos para servir a Dios y no al revés. (17:7-8).  Era inapropiado para los esclavos servirse a sí mismos antes de servir comida a sus amos, sin importar cuán hambrientos ellos estaban.  Dios promete saciar nuestras necesidades, pero este no es el punto central.  Y los cristianos que ven su relación con Dios primariamente en términos de que Dios les sirve a ellos, ayudándolos a llevar a cabo sus objetivos, etc.  ¡Están fundamentalmente confundidos!  Él ya ha hecho todo lo que necesitamos que sea hecho por nosotros --- necesitamos preguntar: “¿Qué puedo hacer por ti?”  ¡Yo estoy aquí para avanzar su reino! ¡Él no está aquí para avanzar el mío! Seguro, él quiere que yo sienta la libertad de pedirle por cualquier cosa que yo quiero pero él quiere más que yo le pregunte qué él quiere.

PIDIENDO AYUDA/DIRECCION: Esta es la razón por la cual a veces somos recibidos con silencio.  Queremos  que nos guíe en un área mientras insistimos en el derecho de rechazar la voluntad de Dios en otra (CARRERA/FORNICACIÓN), o ya sabemos lo que queremos hacer y queremos que Dios sea un CONSULTOR o QUE NOS APRUEBE OFICIALMENTE. En cambio, debemos decir, Tú sabes lo que quiero, pero estoy dispuesto  a hacer lo que tú quieres inclusive antes de saber lo que es.

  • No merecemos la alabanza de Dios o su bendición porque le servimos (17:9-10).  No era apropiado que un esclavo esperara o demandara la alabanza de su amo porque él estaba llevando a cabo su rol.  ¡Con mayor razón esto ocurre con Dios!  Esta es una implicación clave al relacionarse con Dios bajo su gracia.  Dios nos bendice porque él quiere, no porque lo merecemos.  Como personas pecadoras, ¡la única cosa que merecemos es el castigo de Dios! Sin importar cuán fielmente le sirvamos, nunca tendremos bases para  demandar su alabanza o su bendición determinada.  Podemos contar con lo que él nos ha prometido, pero esto debiera motivarnos hacia la gratitud humilde.

¿Cómo puedes saber si tienes esta actitud?  ¿Cómo respondes a Dios cuando él no te da lo que tú quieres?  ¿Cuán consistentemente agradecido estás por lo que él ya te ha dado?