Juan 4:1-42

La Mujer Samaritana

Por Gary Delashmutt
Xenos Chistian Fellowship
Columbus, Ohio, EE.UU.

Introducción

Reiterar el propósito de Juan. Para esto, él selecciona milagros y encuentros a través de los cuales JC se revela como la respuesta a nuestras necesidades espirituales. La semana pasada, estudiamos el encuentro de Jesús con Nicodemo, a quien Jesús se reveló como el que da un nuevo nacimiento espiritual. Esta semana, estudiaremos otros encuentro (leer vs.1-9).
Lo primero que necesitamos apreciar es el contraste entre esta mujer y Nicodemo. Es difícil imaginar que exista una mayor diferencia como entre estas dos personas, especialmente en la cultura judía de aquel primer siglo.

Nicodemo era judío pero ella es samaritana. Cuando Juan dice “los judíos no tratan con Samaritanas” se refiere al odio mutuo entre judíos y Samaritanos (BOSNIOS y SERBIOS).


Esta hostilidad estaba basada tanto en raza como religión. Después del exilio Asirio en 722 A.C, los judíos que quedaron se casaron con gentiles y formaron una alabanza híbrida a Dios, con un templo diferente y con un A.T. modificado. Los judíos por lo tanto los consideraban como HEREJES MESTIZOS y los Samaritanos le correspondían su odio.

Un par de siglos después los judíos destruyeron el templo samaritano. Estos devolvieron el favor ensuciando el templo judío con huesos humanos, lo que constituyó de hecho una violación. Hacia el 1er siglo D.C. el odio era tan grave que los rabinos enseñaban que era ritualmente sucio tocar cualquier utensilio manipulado por un samaritano (sugchrontai vs.9).Dado que Samaria estaba entre Galilea y Judea, Judíos piadosos caminaban normalmente más de treinta kilómetros alrededor de Samaria en vez de atravesar directamente.

Nicodemo era un varón pero ella una mujer. Este es una verdadera desventaja en una cultura que era decididamente chovinista.

ORACIÓN JUDIA: “Te agradezco que no he nacido gentil, o esclavo o mujer”.

TALMUD: “Todo hombre que le enseña a su hija la Torah es como si le enseñara promiscuidad.” “Dejemos que las palabras de la Torah se quemen, pero no dejemos que sean accesibles a las mujeres”. Se les prohibía a los rabinos hablar con cualquier mujer en público, incluso sus madres o hermanas. Las mujeres Samaritanas eran consideradas ritualmente sucias desde su nacimiento.

Nicodemo era moralmente respetable, pero ella inmoral.


El vs.18 dice que ella ha pasado por 5 esposos y estaba viviendo con su novio favorito. Evidentemente lo que estaba practicando era su habilidad para atraer sexualmente a los hombres.

Nicodemo era socialmente prominente, pero ella un paria de la sociedad..

Esta cultura era muy estricta con la inmoralidad. En un pequeño pueblo como Sicar, ella era vista como una amenaza a las otras mujeres casadas, por lo que probablemente sería atacada por ellas. Por un lado, había un pozo en Sicar, pero ella tenía que recorrer aproximadamente unos dos kilómetros a este pozo. Más aún, muchas mujeres sacaban agua al atardecer o a la mañana cuando estaba fresco, transformándose en una ocasión social. Pero el vs. 6 dice que ella vino al pozo al mediodía con todo el calor del día – quizás porque ella estaba siendo hostilizada por las demás mujeres de la comunidad.

Nicodemo conocía bien su Biblia pero ella es ignorante (como veremos)...

Nicodemo buscó a Jesús para discutir materias espirituales, pero ella es indiferente al comienzo.

Nicodemo tenía un rumbo serio y digno, pero el de ella es aleatorio y cínico (vs.9).


Juan a propósito presenta estos dos encuentros en yuxtaposición. ¿Por qué? Para mostrarnos que todos, no importando cuán diferente somos, tenemos la misma necesidad de JC. Para Nicodemo el más grande entre los grandes, el mensaje de Jesús es: “No me interesa cuán grande seas a los ojos de la gente, necesitas un nuevo nacimiento de todas maneras” – Para esta mujer, la más baja de las bajas, el mensaje de Jesús es : “No importa el grado de fracaso que tengas a los ojos de la gente, - siempre puedes tener el agua viviente.” Veamos como Jesús la persuade de esto...

El Diálogo (vs.10-26)

El le Ofrece Un Obsequio


Leer vs.10. Como veremos pronto, Él está haciendo un ofrecimiento espiritual, pero ella probablemente no ha tenido un pensamiento espiritual en mucho tiempo. La palabra “viviendo” también puede significar “corriendo”, así que es fácil ver por qué ella entiende mal esta oferta.
Ella es sarcástica e incluso cínica en su respuesta y se burla de las dos cosas que Él clama (vs. 11-12): “¿Cómo estás tratando de obtener esta agua? ¡Ni siquiera tienes un balde! Y “ ¿Qué crees que eres – mejor que Jacob?”
Jesús sin titubear, clarifica la naturaleza de esta oferta (leer vs. 13-14). El agua física puede sólo satisfacer una sed física y sólo por un corto tiempo, así que tienes que continuar bebiendo (conjugación presente de “beber”). Pero El está ofreciendo bebida espiritual, un trago de la cual (tiempo aorista de beber) no sólo satisfacerá su sed espiritual para siempre, pero le dará en abundancia para poder compartir (pege significa “vertiente artesiana”)!
Jesús está hablando acerca de la misma cosa que él ofreció a Nicodemo. En esa ocasión, la llamó el nuevo nacimiento; aquí la llama agua viva. En ambos casos, se refiere al regalo de una relación personal con Dios por medio del Espíritu Santo morando en nosotros – el regalo que Jesús nos hizo partícipes a un gran costo personal. Aquí está la gracia de Dios – ofreciendole todo esto a ella como un regalo!
Ella está por un lado pensando en forma no espiritual, o más probablemente en forma cínica (leer vs.15): “Cualquier cosa que sea, si me ahorra un viaje allá afuera la tomaré.” (mismo error que Nicodemo, Jn. 3:4)

Pone Al Descubierto Las Necesidades de Ella:
Jesús de pronto cambia de tema (leer vs.16): “OK. Trae a tu marido y nos pondremos a hablar en serio.” La respuesta de ella (vs.17) pavimenta el camino para que Jesús la SORPRENDA (vs.18). ¿Por qué le dijo Jesús esto a ella?
Por una parte, para mostrarle a ella quién era El realmente. Pero también porque antes que nos interesemos en el regalo espiritual que ofrece Jesús, debemos antes darnos cuenta de la necesidad que tenemos de Él. Jesús no le dice esto para avergonzarla, pero para cortar a través de su fachada de “persona fuerte” y hacer que mire el síntoma principal de su necesidad espiritual: Su fracaso en tener relaciones románticas que la satisfagan y su soledad profunda.
Ella había pasado por varios hombres, uno después de otros, pero ninguno dio resultado. ¿Quién sabe porqué? Quizás ella siempre escogía perdedores, quizás era tan posesiva que los ahuyentaba, quizás ella se aburría de ellos después de un tiempo. Cualquiera sea la razón, después de cinco matrimonios a ella no le interesaba la formalidad del matrimonio y estaba conviviendo con algún hombre sólo para sobrevivir. Probablemente estaba llegando a la edad que uno empieza a perder su atractivo físico, preguntándose como sobrevivirá cuando desaparezcan. Esta es una mujer que tiene un profundo dolor interior, una profunda sed de amor y compañía – pero que ha enterrado profundamente esa necesidad bajo una fortaleza cínica de modo que ella no pueda ser herida nuevamente.
Jesús escudriña en su corazón y le dice que tiene un hueco que los hombres no pueden llenar. El está diciendo, “dejemos fuera las tonterías, ¿OK? Tú has tenido muchos fracasos en relaciones románticas, ¿No es cierto? Eres una persona bastante solitaria ¿no es cierto?¿Cuánto tiempo vas a seguir bebiendo de ese pozo? ¿Cuándo admitirás que necesitas un tipo diferente de agua?”
¡Hablemos de su relevancia contemporánea! ¡Ella es la mujer (y hombre) de los años noventa! Somos una cultura criada en la mentira que la clave de la felicidad es encontrar a la persona adecuada, teniendo una relación extra marital sublime, etc. Y sin embargo la verdad es que dichas relaciones no nos satisfacerán nunca. ¿Por qué? Por que somos seres espirituales, hechos para tener una relación con Dios. Sólo cuando estamos anclados en una relación personal de amor con Dios, obteniendo nuestra identidad y seguridad de Él, podemos tener éxito en relaciones personales íntimas con otras personas.
Leer vs.19: “Grandioso. ¡Vengo aquí a obtener un poco de agua y me encuentro con un profeta, trato de ser educado con una conversación superficial y tú te involucras en mi vida personal! “ El está siendo muy directo y cercano, así que como un MATADOR ella se desplaza a un lado y cambia el tema (leer vs.20): “¿Oye, tú eres religioso? – ¡discutamos sobre religión!”
¿Qué es esto? Es una CORTINA DE FUEGO, un ARENQUE ROJO atravesado en el camino para distraer a Jesús y no permitirle que se entrometa en sus necesidades espirituales personales. Esta es una respuesta común cuando la gente se ve confrontada con sus necesidades espirituales. Es asombroso lo rápido que la gente que nunca ha preguntado una pregunta espiritual en sus vidas, plantea controversias teológicas como estas cuando están siendo sentenciadas sobre su necesidad por Cristo (EL HOMBRE QUE NUNCA ESCUCHÓ EL MENSAJE; EL PROBLEMA DEL MAL; OTRAS RELIGIONES). A menudo no están realmente preocupadas por la respuesta, solamente quieren evadir el tema.

El Responde Su Pregunta
Notemos como Jesús la maneja (leer vs.21-22). Primeramente, Él responde su pregunta. De hecho los judíos tenían la razón en este tema – estaban alabando a Dios en el lugar y de la manera que Dios prescribió en el A.T.

El Llama Para Que Decida
Pero Él no lo deja así (leer vs.23-24). El anuncia que todo esto se ha terminado con su llegada. Lo que interesa ahora es que nos relacionamos con Dios en espíritu y verdad.
En Espíritu” quiere decir en este contexto en una manera personal. Tanto los judíos como los samaritanos alababan a Dios en un templo y principalmente a través de observación de rituales, pero ahora Dios ha venido en persona. Tal como vimos en Juan 2, Jesús es el Nuevo Templo – y ahora podemos relacionarnos con él personalmente sin importar dónde estemos.
Pero también debemos relacionarnos con Él de la manera que realmente es (“en verdad”. La gente a menudo le gusta la idea de relacionarse con Dios en forma personal en vez de una forma impersonal e institucional. Pero ellos a veces objetan la idea de un Dios que es Santo, que enjuicia pecado, que insiste que vayamos a Él para ser perdonados a través de Cristo y dispuestos a someternos a su liderazgo. “Pero no me gusta ese tipo de Dios. Yo quiero un Dios que sea a mi manera, como el que yo entiendo.” ¡No! Dios existe tal cual es, como está revelado en las Escrituras. ¡Uno debe ajustar lo propio para calzarlo a Él – y no viceversa!
Jesús está repitiendo su oferta: “Yo quiero y puedo presentarte delante del verdadero Dios -- ¿Quieres conocerle? “ Leer vs.25.- Tal vez ella está tratando de terminar la conversación en forma educada: “Bueno, no sé qué decir – dejemos esto para el Mesías...”Me hubiera gustado mucho ver su expresión cuando él dijo vs.26 (leer). Probablemente se quedo con la boca abierta, sus ojos a lo mejor se agrandaron, y definitivamente bajó sus defensas (vs.28). En este momento, evidentemente ella llegó a tener fe en Él como su Mesías—ella comenzó una relación con Dios que cambió su vida!!
¡Esta es la manera que Cristo se va a acercar a ti! Él te hará saber el regalo que tiene para ti. Él te hará saber la necesidad que tienes de recibir este regalo, al mostrarte el vacío que tienes en tu vida sin ese regalo. Él te responderá tus preguntas, pero te llamará la atención cuando no estes siendo honesto. Te pondrá en tu lugar y te llamará para que hagas una decisión acerca de Él y su regalo. Algunos de ustedes han experimentado esto a medida que hemos ido estudiando Juan, y Jesús les toca a sus puertas para que reclamen este regalo. ¿Cómo responderás tú?

Su Respuesta Espontánea (vs.27-30)


Habiendo recibido el “agua viviente”, ella bajó sus defensas. Regresó al pueblo y empezó a decirle a todos que viniesen a encontrar al hombre que sabía todo a cerca de ella – y más aún la amaba de tal manera que le daba el regalo. Ellos probablemente respondieron con gran curiosidad: “Si alguien la convenció que Él es el Mesías, debe haber algo de cierto!”
Nada puede ser más natural que compartir a Cristo con tus amigos y conocidos una vez que experimentas el amor de Cristo. Muchos de ustedes han aceptado recientemente a Cristo, pónganlo en práctica. Díganle a sus amigos lo que han descubierto. Desafíenlos a que reciban a Cristo también. Invítenlos a que “vengan y vean” y los acompañen a un estudio bíblico y conozcan a sus amigos cristianos...

Jesús, “La Comida Secreta” (vs.31-38)


Leer vs. 31-34. ¿Cómo puede transformarse en comida el hecho de hacer la voluntad de Dios? Los que están involucrados en compartir el amor de Dios con otros saben que el esfuerzo que se invierte en esto es más que recompensado por el Espíritu de Dios. El mundo ofrece estímulos de corto plazo y vacíos de largo plazo, pero hacer la voluntad de Dios es un gran alimento y una satisfacción profunda – mucho mayor que cualquier otra cosa que pueda ofrecer el mundo.
Leer vs.35-36. Jesús se refiere a la gente que viene de Sicar (vestidos de blancos). El está diciendo ¡Arremánguense sus camisas niños! ¡Llegó la hora de sumergirse en la cosecha y celebrar!”
Leer vs.37-38. Hay mucha gente que está abierta a Jesús, y hay muchas maneras de involucrarse. No todos tienen el don del evangelismo, no todos “concretamos el negocio” – pero todos podemos compartir esta maravillosa cosecha de muchas maneras: Compartiendo a Cristo, orando para que la gente tenga oportunidades, ayudando a que crezcan nuevos cristianos y alcancen a sus amigos, sirviendo de varias maneras en la iglesia, etc.
¿Quieres esta comida espiritual? ¡Encuentra tu lugar en un ministerio!