Juan 19

La Crucifixión De Jesucristo

por Gary Delashmutt
Xenos Christian Fellowship
Columbus, Ohio, EE.UU

Introducción

El centro del Cristianismo es la persona de Jesús- no sus enseñanzas o incluso sus milagros- sino más bien su ejecución por crucifixión como un criminal Romano. Casi la mitad de los evangelios está dirigido a la semana de la crucifixión, y las epístolas explican y aplican el significado de la ejecución de Jesús.

A pesar de que virtualmente casi todos están de acuerdo de que este evento ocurrió, no todos concuerdan con el significado.

Los Griegos pensaron que el significado de un Mesías crucificado era una “necedad” (moros). ¿Cómo pude ser que la ejecución de una víctima en una CÁMARA DE GAS sea la respuesta a los problemas del mundo? Los Judíos lo vieron como un “escándalo”. Debido a que Dios nunca permitiría que su Ungido muera en una cruz, ellos vieron la crucifixión de Jesús como la prueba de que El era un impostor el cual merecía ese castigo. Debido a las mismas razones los Musulmanes creen que Judas y no Jesús, murió en la cruz. Muchos vieron su muerte como el martirio trágico de un buen hombre/ gran profeta.

¿Qué significa la crucifixión de Jesús para ti? Cuando yo era un niño, yo entendí solamente que tenía que evocar sentimientos de reverencia. Pero yo solamente falseaba esos sentimientos porque realmente yo no entendía lo que significaba. Tú apreciación de la crucifixión de Jesús está relacionada con tu entendimiento de su significado y tu respuesta a este entendimiento.

Estudiaremos el significado de la crucifixión de Jesús primariamente estudiando lo que Jesús dijo mientras él estaba siendo crucificado. Los autores de los evangelios registraron siete frases que Él dijo estando en la cruz; estudiaremos cuatro de ellas. Estas frases proveen “ventanas” a través de las cuales podemos entender el significado de su muerte, y como responder a ella.

¿Qué Quiere Decir?

Lucas 23:34 - Está motivado por la preocupación de Jesús para que nosotros recibamos el perdón de Dios.

Leer Lucas 23: 32,33. Una de las cosa que vale hacer notar a cerca de los autores del evangelio es la reserva con que ellos describen la crucifixión de Jesús. Lucas es un buen ejemplo aquí:”...allí lo crucificaron.” Esto es en parte porque ellos podían dar por hecho que su audiencia conocían lo que era una crucifixión. Pero es importante para nosotros entender el concepto básico de lo que significa esta frase.

Seneca, un contemporáneo Romano de Jesús, provee una descripción parcial de la crucifixión donde él afirma por su pregunta retórica que nadie pasaría por eso voluntariamente: “¿Se puede encontrar algún hombre que prefiera perder su vida en dolor muriendo miembro por miembro, o dejando que su vida se le vaya gota a gota, en vez de expirar de una vez? ¿Se puede encontrar algún hombre que esté dispuesto a ser amarrado a un árbol maldito, ya enclenque de tiempo antes, ya deformado, edematoso e inflamado con horribles surcos en sus hombros y pecho, y prolongar un soplo de vida en medio de una larga y prolongada agonía.?”

La víctima primero era torturada. El látigo estaba hecho de correas de cuero con pedacitos de metal y huesos astillados, Después de atar las manos de la víctima a un poste, dos verdugos le daban latigazos en el torso, glúteos y piernas, Rompiendo la piel lacerada y el tejido muscular, produciendo serpenteantes cintas de carne ensangrentada. Entonces a la víctima se le hacía acarear el palo de su cruz al lugar de la ejecución fuera de la ciudad (comunicando la ejecución a la sociedad). Después de ser públicamente humillado al ser desnudado, los soldados lo sujetaban en el suelo mientras otro soldado martillaba clavos de 5 a 7 pulgadas, atravesando las manos y las muñecas. Los clavos eran colocados estratégicamente entre los huesos para que pudiera soportar el peso del cuerpo de la víctima por horas y a veces días. Normalmente se colocaba una tabla o asiento rudimentario para aliviar algo del peso del cuerpo de la víctima y prevenir el hecho de que se soltara rasgandose. Luego la cruz era levantada y puesta en su lugar en un hoyo previamente cavado con tanta fuerza que rasgaba los ligamentos de la víctima y serraba sus nervios con una agonía quemante. Los soldados luego clavaban un pie de la víctima sobre el otro pie.

Historiadores Romanos nos cuentan que normalmente las víctimas, a este punto, llenaban el aire con toda clase de improperios, maldiciendo a los soldados, a los que miraban, y a los dioses. Pero a diferencia de las otras dos víctimas que presumiblemente hicieron esto, nótese lo que Jesús gritó (leer vs 34: ”pero...”). ¡¡Increíblemente, su deseo no era de venganza por lo que le estaban haciendo, sino más bien por el perdón de Dios para los que le estaban hiriendo!! Esta es la primera pista del significado espiritual de su crucifixión- está conectado a la preocupación de Jesús por nuestro perdón.

”…por que ellos no saben lo que están haciendo.” Esta frase se aplica antes que todo a sus acusadores. Ellos fueron culpables de sentenciarlo injustamente (por lo tanto necesitan perdón), pero están tan ciegos por su odio que no se dan cuenta de la enormidad de su crimen. Jesús los considera culpables por sus acciones, pero su compasión le hace pedir a Dios por misericordia para ellos.

Uno de los síntomas de nuestra perdición es que, debido a nuestra ignorancia deliberada de lo que Dios nos ha mostrado, nos ponemos a hacer y decir cosas en contra de Dios sin darnos cuenta, incluso cuando pensamos que le estamos sirviendo. Pero Jesús tiene compasión por nosotros.

Pero, ¿cómo podemos ser perdonados? Esta oración, tan diferente de la ordenada por los judíos, nos provee con una pista.

A los criminales con la pena capital judía se lesrequerían decir esta oración antes de su ejecución: ”Que mi vida pueda expiar (pagar por )todos mis pecados.” Lo que más podían ellos esperar era que de alguna manera su ejecución pudiera pagar la culpa de sus pecados ante Dios. La Biblia, sin embargo, enseña que después de nuestras muertes debemos enfrentarnos al juicio de Dios. (Romanos 6:23, Hebreos 9:27)

La oración de Jesús es un contraste sorprendente con la oración típica. Ya que Él no tenía ningún pecado que necesitara ser expiado, Él estaba libre para orar por el perdón de los demás. Esta es la primera indicación de que su muerte era substitucionaria. Esto se hace aún más claro cuando analicemos la segunda frase...

Marcos 15:34 – Este es el pago substitucionario por nuestros pecados predicho por Dios.

Esta es la pieza central en orden de importancia. Es la base sobre la cual Jesús pudo orar Lc.23:34. Leer Marcos 15: 33-36. Los soldados evidentemente pensaron que El estaba gritando a Elías para que lo rescatara; pero, ¡Él le estaba gritando a Dios que lo había abandonado!

Esto es un escollo para algunos. Avergonzados por la idea de que Dios pudiera abandonar a alguien, y menos a Jesús, ellos ven esto como los efectos del delirio, Pero la razón por la cual Jesús gritó esto tiene dos fases: notificar a sus oyentes que El en realidad había sido rechazado por su Padre en ese momento, y que el rechazo era de acuerdo al plan y propósito de Dios. Hay un cumplimiento maravilloso de las profecías y del ritual del AT en este pasaje.

Jesús nos está notificando que su muerte es el cumplimiento de la profecía predictiva del AT. Esta frase es una cita directa de Salmos 22. Es posible que El haya citado el salmo entero. En cualquiera de los casos, los espectadores Judíos hubieran ciertamente reconocido su fuente y estaban familiarizados con el resto de este Salmo. (Leer lo más relevante Salmo 22:14-18)

Esta increíble descripción detallada de la crucifixión fue escrita por David aunque él no murió de esa manera, y la crucifixión aún no se había maquinado hasta despues de unos cuantos siglos.

Dios inspiró a David para describir la “visión desde la cruz” para que nosotros pudiéramos reconocer que la crucifixión de Jesús y la manera de su rechazo estaba de acuerdo con su voluntad y su propósito para con Jesús.

Marcos también nos está notificando que la muerte de Jesús es el cumplimiento de la Pascua. La muerte de Jesús ocurrió durante la tarde de la Pascua, durante el mismo momento (temprano en la tarde) en que el cordero de la Pascua está siendo sacrificado en el Templo.

La Pascua era uno de los ritos prescritos en el AT que se centraban en el sacrificio de una víctima inocente como un substituto para el que lo ofrecía. Esta es la manera en que Dios dijo que él “pasaría por alto” nuestro juicio por los pecados y nos aceptaría tal cual somos.

Por supuesto, los sacrificios animales nunca pagaron por los pecados del hombre. Por esto el AT predijo que Dios enviaría una Persona sin pecado a hacer esto. 800 años antes, Isaías predijo la muerte sustitucionaria del Mesías (leer Isaías 53:5,6).

Lo que Dios les había hecho actuar simbólicamente por 1400 años antes, ahora lo estaba cumpliendo en al Persona de Jesús. Esto es lo que Juan el Bautista predijo (Juan 1:29); este es el propósito por el cual Jesús dijo que El había venido (Marcos 10:45). En este momento, Dios el Padre identificó los pecados de toda la humanidad en Jesús por que “Él que no conoció pecado se hizo pecado en nuestro nombre “(II Corintios 5:21) y luego Dios el Padre lo rechazó y vertió su infinito castigo en su propio Hijo. Esta era la “copa” de la cual El oró en el jardín de Getsemaní. (1Pedro 1:18-19; 1Pedro 2:24-25)

Los teólogos llaman a esto la expiación substitucionaria, y es el concepto teológico clave de la Biblia. Es necesario debido al carácter de Dios mismo. Dios no es un abuelo medio senil, indulgente; Él es santo, justo e implacablemente insistente en que todas las violaciones a su carácter deban ser pagadas con una muerte. Por lo tanto, no puede haber perdón sin pago. Pero debido a que Dios es también amor, Él está dispuesto a hacer el pago por nosotros , Él mismo a través de la muerte de Su Hijo Inocente.

Seneca estaba equivocado - si hay una persona que está dispuesta a ir a la cruz. Jesús voluntariamente fue a la cruz por nosotros, para que nosotros fuéramos liberados del juicio de Dios.

Por esto Pablo llama a la crucifixión de Jesús “la sabiduría y el poder de Dios.” A través de la cruz, Dios ideó un plan para aceptar a gente pecadora sin comprometer su carácter sin pecado (Rom.3:25,26).

Juan 19:30 - Es un pago completo por todos nuestros pecados.

Leer Juan 19: 28-30. Este es el “ruidoso grito” mencionado por los otros autores del evangelio, y provee más confirmación del significado de la cruz. (Mateo 27:50; Marcos 17:37)

Nótese que Jesús no murmura “¡Es mi fin! - más bien El grita “está terminado!” Este no es un grito de derrota - es una proclamación de victoria!

¿Qué se terminó? Es probable que Jesús fuese bilingüe (Arameo y Griego). Es también probable que Él habló todos estas frases a excepción de la cuarta en Griego (los soldados le entendieron; Marcos dice que habló en Arameo Marcos 15:34). Si este es el caso, lo que Él dijo fue tetelestai: “¡totalmente pagado!”

Esta era la palabra que se escribía como la primera palabra en las boletas dando a conocer que se había pagado la deuda en el mundo Romano. En otras palabras, Jesús estaba anunciando que nuestra deuda por el pecado con Dios ha sido pagada totalmente!

Esto es ciertamente como Pablo entendió esta frase --leer Col.2:13,14. El “certificado de deudas” era el documento que especificaba los crímenes en contra de la sociedad. Jesús tenía uno de esos certificados clavado en su cruz (Mateo 27:37), a pesar de ser inocente. Pablo dice que Dios tomó nuestros pecados en contra de El-- y los “clavó en la cruz”. Debido a que Jesús pagó nuestra deuda, Dios ha cancelado las nuestra, la ha sacado. A través de la muerte de Jesús, Dios ha resuelto completamente la única barrera que nos separaba de Él.

El punto entonces no es cuánto hemos pecado, sino más bien si estamos dispuestos a responder a la solución de Dios para nuestros pecados. Ahora veamos otros incidente que nos muestra como responder...

¿Cómo debiéramos responder?

Leer Lucas 23:39-43. ¡Qué frase más maravillosa! Jesús promete que El estará en la presencia de Dios, y que este hombre estará allí por la manera en que respondió. ¿Qué tiene su respuesta que le asegura a este hombre la vida eterna?

¿Por cierto no fue la buena vida que el llevó! Él era un ladrón (Mateo 27:38) que probablemente pasó toda su vida desvalijando personas. Y, justo antes de este momento, se burló de Jesús en su cara (Mateo 27:44; Marcos 15:32). Y no hay tiempo para bautizarlo, o hacer alguna cosa para ganarse el favor de Dios.

Es como que Dios deliberadamente eligió al primer beneficiario de la muerte en la cruz de Jesús, a la persona que menos se lo merecía. Es como que Jesús se lo estuviera diciendo al Tte. José Miguel Cambiazo (1852) antes de ser fusilado. ¿Te ofende? Entonces todavía estás poniendo confianza en que tu bondad puede ganar la aceptación de Dios.

Más bien, fue sobre la base de una nueva actitud, En Lucas 23: 40-42, este hombre expresó la esencia de lo que la Biblia llama ”fe que salva” en Jesús.

En vez de echarle la culpa/racionalizar/minimizar. Él acepta total responsabilidad por sus pecados y está de acuerdo en que merece el castigo de Dios (vs 41).

En vez de confiar en sus buenas obras (pasadas o futuras), él se deja llevar por la misericordia de Jesús para hacerlo aceptable a Dios (vs 42).

La fe salvadora involucra un entendimiento de por qué Jesús fue crucificado-- pero involucra más que esto. También involucra que uno personalmente confíe en su muerte para pagar por nuestros pecados en contra de Dios (EL AUTO RETRATO DE REMBRANDT FRENTE A LA CRUCIFIXIÓN). En el momento en que uno hace esto, la promesa de Jesús a este hombre se hace verdad para ti también.