Hebreos 5,7

Jesús nuestro Sumo Sacerdote1

Por Gary DeLashmutt

Xenos Christian Fellowship

Columbus, Ohio, EE.UU.

Introducción:

La semana pasada, introdujimos el concepto de sacerdote. En 4:14, el autor presenta a Jesús como nuestro sumo sacerdote. Antes de proseguir con nuestro estudio de esta carta, necesitamos comprender un poco más a cerca de los sacerdotes y por qué son necesarios.

La Biblia enseña que ningún ser humano puede tener trato directo con Dios. ¿Por qué? Porque no estamos calificados para entrar en la presencia de Dios en la forma en que estamos. Esto es debido a que Dios es tan diferente (santo) de nosotros. Específicamente, él es moralmente correcto, y nuestro pecado constituye una verdadera barrera para la comunión con Dios. Si tuviésemos que simplemente caminar delante de su presencia tal cual somos, seríamos destruidos por su rectitud.

Por lo tanto, si queremos tratar con Dios, debemos tener un mediador – alguien que se pone entre nosotros y arregla (endereza) nuestros problemas que existen entre Dios y nosotros. Este es el significado de sacerdote.

Dios cumple con esta necesidad en el periodo del Antiguo Testamento a través del sacerdocio levítico. Los sacerdotes provenientes de la tribu de Leví mediaban entre Dios y su pueblo a través de un complejo sistema de sacrificios y rituales. Varios libros del Antiguo Testamento fueron dedicados a explicar como debía funcionar este sistema (Exodo, Levíticos, Deuteronomio). El autor explica un poco a cerca de estos sacerdotes en 5:1-4 (leer).

El problema que la audiencia estaba teniendo era cómo su fe en Jesús afectaba la validez del sacerdocio levítico. ¿Qué debían hacer ellos con todo el material del sistema del Antiguo Testamento, que les ordenaba acercarse a Dios a través del sistema de sacerdocio levítico? Ellos creían que Jesús era su Mesías, pero ya que él no era levita, no calificaba como sacerdote. Entonces evidentemente continuaron acercándose a Dios a través del sistema Levítico.

La solución del autor es que el Antiguo Testamento mismo enseñaba que el Mesías reemplazaría al sacerdocio levítico. Antes que leamos su comentario en estos pasajes en capítulo 7, miremos los pasajes originales en el AT. El primero está citado en el vs.7...

El caso del Autor

  • Salmo 110

Leer vs.1-3. David habla de uno superior a él que era un gran rey. Su reino se hace aún más claro en vs.5-7 (leer). David hablaba del Mesías (el Rey escogido por Dios) el cual está retratado exactamente de esta manera en muchos pasajes del AT (Salmos 2; II Samuel 7).

Pero el Mesías no sería sólo un Rey que ejerce el gobierno de Dios sobre la gente. Leer vs.4. Pero en forma distinta al sistema del AT el cual separaba el reino y el sacerdocio en oficios diferentes, él también sería un sacerdote que provee el acceso a Dios. Esta gran cambio es la razón por la cual Dios insiste en vs.4ª. Y no un sacerdote levita – él será “un sacerdote para siempre de acuerdo a la orden de Melquisedec”. ¿Quién era Melquisedec? Para la respuesta a nuestra pregunta, debemos ir a otro pasaje del AT...

  • Gen. 14:17-20

Este pasaje relata un evento insignificante similar en la vida de un gran hombre – Abraham (PADRE DE LOS JUDIOS & SACERDOTES LEVITAS). Explicar el contexto y leer el pasaje (DESCUBRIMIENTO DE EBLA). ¿Qué nos enseña este pasaje a cerca de Melquisedec? ¿Y qué importancia tiene esto en el sacerdocio levita? Dejemos que el autor de Hebreos nos cuente...

  • Heb.7:1-10

Leer vs.1-3. ¿Quién era Melquicedek? No está exactamente claro. Talvez él era el Cristo preencarnado. Talvez él era un TIPO de Cristo (vs.3 “como”). El definitivamente era el antecesor y la copia de Jesús como el sacerdote- rey de Jerusalén, y talvez el pan y el vino que él dio a Abraham vino con una explicación de su muerte por nuestros pecados.

Leer vs.4-7. Vs. 7 se refiere a lo que es conocido como el principio filial: aquellos que eran menores en el rango debieran honrar a los que son mayores en el rango. Esto se demuestra por que el mayor bendice al menor, y el menor entrega regalos al mayor. Ambas cosas ocurrieron en el encuentro entre Abraham y Melquisedec, mostrando a Melquisedec como mayor que Abraham.

Leer vs.8-10. El punto aquí es más sutil. Vs. 9,10 se refiere a lo que es conocido como el principio federal: cómo las decisiones que toman nuestros antecesores nos afectan (INMIGRACIÓN; CIUDADANÍA). Como la tribu de Levi estaba “en“ Abraham, el sacerdocio Levita también reconoce la superioridad de Melquisedec. Por lo tanto, el sacerdocio de Melquisedec es mayor que el sacerdocio descendiente de Abraham. Y debido a que el Mesías ha llegado, el sacerdocio de Jesús supera el sacerdocio Levi.

Las Implicaciones Teológicas del Sumo Sacerdocio de Jesús

>> Esto tiene implicaciones teológicas enormes...

Dios nunca planeó el sacerdocio Levita para que fuera permanente (vs.11). Si lo hubiese planificado, Él nunca hubiese hablado del Mesías como un sacerdote de la línea de Melquisedec, e inspiró a David para que dijese que el Mesías sería un sacerdote de acuerdo a la orden de Melquisedec para que la gente supiese que un cambio en el sacerdocio estaba por llegar.

Dios ha dejado de lado ahora todo la manera de acercarse a El que había en el AT (vs.12,18,19ª). Un cambio en el sacerdocio señala un cambio en la manera de acercarse a Dios.

El valor que tuvo este sistema, fue que desempeñó una función de modelo y copia del nuevo sistema el cual estudiaremos en las semanas entrantes. Pero era “débil e inútil” en el sentido que no fue capaz de verdaderamente reconciliar a nadie con Dios (ver más abajo). Con la llegada de la “verdadera cosa” en Jesús, este sistema antiguo debió ser puesto a un lado.

A través de Jesús, Dios ha proveído un mejor camino para relacionarnos con él (vs. 19,22).

¿Por qué es este camino mejor?

DEBIDO A QUE SU SACERDOCIO ES MEJOR. Los sacerdotes levitas obviamente siguieron muriéndose y debieron ser reemplazados constantemente (vs. 23), y esto interrumpió la representación adecuada delante de Dios. Pero Jesús nunca morirá y por lo tanto mantiene su sacerdocio permanentemente (vs.24). Esto quiere decir que él está siempre disponible para nuestras necesidades y puede “salvarnos completamente” (vs.25).

DEBIDO A QUE SU SACRIFICIO ES MEJOR. Los sacerdotes levitas ofrecían animales, los cuales nunca pudieron quitar los pecados humanos (10:4). Ya que sus sacrificios nunca lograron el propósito, ellos debían continuar ofreciendo sacrificios. Y debido a que ellos mismos eran pecadores, tenían que ofrecer sacrificios por ellos mismos. El sistema completo era obviamente escaso flawed. Pero Jesús era el Hijo de Dios, así que su sacrificio realmente cumple con su trabajo en cuanto al tema del pecado humano. Y debido a que era un sacrificio perfecto, cubrió todos nuestros pecados y nunca hubo necesidad de ser repetido (vs.27).

Los Beneficios Prácticos de Hacer de Jesús Tu Sumo Sacerdote

>>¿Qué significa eso hoy en día? Significa que si tú vienes a Dios a través de Jesucristo y lo haces tu propio sumo sacerdote, existen algunos fantásticos beneficios disponibles para ti.

Tú puedes relacionarte con Dios, confiado de su aceptación. Esto es la mejor parte. Nunca más debes preocuparte nuevamente de sí Dios te aceptará o te rechazará. Debido a que la muerte de Cristo era suficientemente grande como para pagar por todos tus pecados, y porque él siempre aplicará esa muerte a tus pecados, nunca más debes temer de Dios. ¡Esta es la clave para una relación dinámica con Dios!

Tú puedes relacionarte con Dios en forma personal. Tú no necesitas ningún sistema impersonal que te relacione con Dios a través de sacerdotes humanos, sacrificios, ritos, etc. A través de Cristo, tú puedes relacionarte con Dios de corazón a corazón, compartiendo tus problemas y alegrías, preguntándoles por la ayuda que necesitas, agradeciéndole por su trabajo en tu vida, etc. Él en realidad vive en ti a través del Espíritu Santo. Su Palabra se transforma en vida para ti como si fuera una carta personal de amor. ¡Toma el consejo de alguien que ha probado la otra manera, y esta es infinitamente superior!

Tú te puedes relacionar con Dios en cualquier lugar y en cualquier momento. Tú no tienes que ir a un edificio en especial, en un momento especial, en un día especial para relacionarte con Dios. A través de Cristo, tú puedes ir a la presencia de Dios en tu dormitorio, en una caminata, en tu viaje al trabajo, etc. No existe literalmente un lugar o tiempo en el cual tú no tengas acceso personal a Dios! Esto posibilita que tu relación con Dios se transforme en tu relación primordial en tu vida en vez de ser un tema religioso periférico.

nota al pie de la página

1 Traducido por Marie Claude Bastres, Iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Punta Arenas, Chile