Hebreos 5:11-14

Madurez Espiritual y la palabra de Dios1

Por Gary DeLashmutt

Xenos Christian Fellowship

Columbus, Ohio, USA

Introducción:

Al explicar el significado de Jesús como un sacerdote de acuerdo al orden de Melquisedec (LA SEMANA PASADA), el autor se da cuenta que tiene más autoridad que su audiencia. Leer el pasaje.

Está claro que el autor está frustrado y desilusionado con el nivel de habilidad de su audiencia para entender la verdad espiritual. Este no es un problema de inhabilidad congénita (“no pueden”); es un tema de irresponsabilidad moral (“no quieren”). Sabemos esto porque él los confronta, retratándolos como ADULTOS QUE AÚN NECESITAN SER ALIMENTADOS CON UNA BOTELLA/MAMADERA PORQUE NO CRECEN.

Madurez Espiritual va en directa relación con entender la palabra de Dios en forma profunda.

Esta gente estaba en un estado de desarrollo espiritual detenido debido a que eran relativamente ignorantes de la palabra de Dios. A partir de esto inferimos que la madurez espiritual es dependiente del entendimiento en profundidad de la palabra de Dios. El autor sostiene altos estándares de entendimiento espiritual para el promedio cristiano (para el cual esta carta fue destinada). El traza un perfil con tres aspectos que poseen personas espiritualmente maduras:

Pueden digerir comida sólida. Esto significa que debieran ser capaces no sólo de comprender y aplicar en sus propias vidas las verdades más simples “leche” (lo BÁSICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO [6:1,2]; LAS 4 LEYES ESPIRITUALES); ellos también debieran ser capaces de hacer esto con verdades espirituales más avanzadas (Jesús y Melquisedec >> LA RELACIÓN ENTRE EL VIEJO PACTO Y EL NUEVO PACTO; BENDICIONES INVOLUCRADAS AL ESTAR “EN CRISTO”).

Pueden enseñar a otros. Esto es diferente del don espiritual de enseñanza, el cual no todos los cristianos tienen (1Cor.12:29-30). El profesor con el don puede explicar y aplicar “comida sólida” a grupos de personas. Pero incluso si no tienen este don, ellos debieran por lo menos ser capaces de explicar y aplicar verdad tipo “leche” a otros cristianos más nuevos.

Ellos pueden discernir el bien del mal. Nuevamente, esto es diferente del don espiritual de discernimiento (1Cor.12:7-11) el cual es evidentemente la capacidad para detectar actividad demoníaca en formas que la mayoría de los otros cristianos no pueden. Esto se refiere a la habilidad desarrollada para apreciar cada gran área de la vida bajo la perspectiva de la palabra de Dios, y alcanzar un veredicto acerca de si es verdadero o falso, de Dios o no, si ayuda espiritualmente o daña.

¿Cuán rápido debiéramos ser capaces de alcanzar este nivel de entendimiento? Sabemos que estos hebreos ya están retrasados, pero no está claro por cuánto tiempo ellos han sido cristianos. Otro pasaje nos da una mejor idea. Leer 1Cor.2:15-3:2.

Nótese las similitudes entre estos dos pasajes (bebé & adulto; leche & comida sólida; digestión y discernimiento). Esta es una razón por la cual se conjetura que el autor de Hebreos es Paulino.

Pablo visitó Corintios por primera vez entre 2 a 4 años antes de esta carta. Ellos eran paganos iletrados cuando recibieron a Cristo (como muchos de nosotros). Está claro por lo escrito en 3:2 que él espera que ya debieran haber estado relativamente maduros. ¡¡Por lo tanto, se espera en nosotros que también seamos maduros!!

Conocimiento profundo de la palabra de Dios ha sido un pilar en esta iglesia (Xenos Christian Fellowship) a través de los años. La gente de Xenos tiene una reputación por varias cosas (unas buenas y otras no tan buenas), pero una buena cosa es la reputación por el conocimiento que tenemos de nuestras Biblias. Mucho de nuestro fruto puede ser trazado debido a la convicción que todos los cristianos pueden y deben aprender sus Biblias a este nivel. Yo espero que esto continúe siendo un pilar, pero no ocurrirá automáticamente. Es difícil medir, pero puedo ver algunos signos que nos estamos quedando cojos en esta área.

Escucho en forma creciente a un número de personas refiriéndose a este nivel de conocimiento de la escritura como un “don” que la mayoría no tiene. Existen algunos dones que involucran habilidad especial para asimilar y comunicar la palabra de Dios, y debemos ser cuidadosos en no esperar que cada uno posea estas habilidades. Pero si comenzamos a ver cualquiera de las habilidades mencionadas anteriormente como dones, estamos comprometiendo lo que Dios dice que todos debiéramos desarrollar, e incluso nuestros dones no serán tan efectivos como podrían.

Escucho un número creciente de personas que hablan de la madurez espiritual en términos de tener experiencias espirituales con Dios más que en términos de conocer la palabra de Dios. Incluso he oído a personas decir “No quiero aprender más de la Biblia; quiero experimentar a Dios.” No estoy diciendo que el tener experiencias con Dios es erróneo o no tiene importancia; podemos esperar que esto ocurra en la medida que vamos creciendo. Pero nuestras emociones y experiencias son simplemente guías subjetivas y pueden no ser confiables. A menos que nuestras vidas estén firmemente ancladas en la palabra de Dios, nuestras emociones y experiencias nos llevarán lejos de Dios y hacia todo tipo de problemas.

Escucho un número creciente de personas enfatizando el amor por sobre la verdad. No estoy diciendo que el amar a las personas no sea importante; Pablo dice que es el fruto clave del Espíritu (1Cor 13). Y el conocimiento sin amor es orgulloso y feo. Pero el amor debe ser templado e informado por la verdad, o se degenera en sentimentalismo (Fil.1:9; 1Jn 3:18). No es puramente amándonos los unos a los otros que crecemos y maduramos; es hablando la verdad en amor (Efes.4:14,15).

Tres maneras de incrementar tu entendimiento de la palabra de Dios

>>Pero el autor hace más que confrontar a su audiencia por su ignorancia. El también identifica dónde se equivocaron, y al hacerlo sugiere formas para rectificar la situación. El menciona tres pasos específicos que podemos tomar para avanzar en nuestro entendimiento de la palabra de Dios y por lo tanto “seguir hacia la madurez”. En la medida que tomamos estos tres pasos, el Espíritu de Dios trabajará a través de ellos para enseñarnos su palabra.

Acostúmbrate a la palabra (vs. 13)

Apeiros significa “sin habilidad”, “no relacionado con” o “sin experiencia en = inexperto”“. Su problema era que ellos no estaban familiarizados con la palabra de Dios – ellos no conocían su camino en la Biblia. El obvio primer paso hacia la madurez espiritual es aprender tu Biblia. Necesitamos ganar un sólido conocimiento de las doctrinas claves y hacernos familiar con los pasajes para enseñarlos. Existen dos formas simples para llevar a cabo esto:

Expónte regularmente a una sólida enseñanza bíblica la cual enfatiza el Nuevo Testamento. Este era un ministerio central para los cristianos jóvenes de la nueva iglesia. Los cristianos nuevos en Jerusalén estaban “continuamente dedicándose a las enseñanzas de los apóstoles” (Hechos 2:42). Pablo gastó dos años y medio enseñando a los nuevos cristianos en Efeso diariamente (Hechos 19:9,10). Evidentemente le tomó todo ese tiempo para explicar y aplicar todo el consejo de Dios (Hechos 20:20,27,31).

Esta es la razón por la cual ponemos a disposición de Uds. tanta enseñanza (ESTA ENSEÑANZA CENTRAL; GRUPOS EN CASA; EQUIPOS DE MINISTERIO; CURSOS). No es debido a que tenemos un montón de dotados profesores que necesitan mantenerse ocupados. ¡Es debido a que hay mucho que aprender! ¡Cuán excitante es tener la posibilidad que Dios te hable a través de este medio!

Por lo tanto, especialmente para los cristianos nuevos y sin información, es normal (y no excesivo) participar de varias enseñanzas en la semana. Especialmente con la posibilidad de escuchar casettes, radio, y libros, además de lo mencionado, ningún cristiano de hoy tiene una excusa para permanecer iletrado bíblicamente.

Aprende a estudiar la Biblia por ti mismo. Además de alimentarte mediante verdad espiritual ya preparada por un profesor, necesitas aprender a preparar y comer tu propia comida. Los bebés deben ser alimentados; los adultos se pueden alimentar solitos. Los profesores nos suplen con un marco de verdad espiritual y así podemos ir a la Biblia nosotros solos, y adquirir el mismo tipo de iluminación a partir del texto en forma personal y directa.

Empezando con el Nuevo Testamento, debiéramos estudiar libros enteros, analizar pasajes en contexto, compararlos a otros pasajes paralelos, destilar las verdades y meditar en ellas (promesas, comandos, advertencias, principios). Aunque podemos hacer esto solos, encuentro que la mejor manera es con otra persona o dos más que tengan el mismo deseo. De esta forma se pueden motivar mutuamente para perseverar, y aprender del otro.

No te vuelvas tardo para oír (vs. 11)

El vs.11 probablemente se refiere a la condición espiritual descrita anteriormente en el cap.3 (leer 3:7-8): el corazón endurecido. Ellos eran duros para escuchar porque estaban cubriéndose los oídos cuando Dios les hablaba. El problema aquí no es ignorancia, sino desobediencia. A veces le digo a mis hijas que limpien sus dormitorios, pero cuando reviso más tarde, sus piezas aún son un caos. Cuando les pregunto por qué ocurrió esto, a menudo responden, “no te escuchamos”. ¿Debiera hacerle revisar los oídos por un doctor? No, el problema es que ellas no quisieron escucharme porque no les gustó lo que yo les decía.

Si queremos madurar espiritualmente, debemos estar dispuestos a no sólo aprender lo que Dios dice en su palabra, sino que además obedecerle cuando El personalmente aplica una verdad a áreas en nuestras vidas. El mismo Espíritu Santo que nos ilumina para entender la palabra de Dios, también ingenia situaciones y nos señala pasos que debemos tomar para aplicar ese conocimiento.

La obediencia es una parte no opcional del proceso de aprendizaje. Como una persona que una vez me dijo, “ Cuando escucho, se me olvida; cuando veo, me acuerdo; cuando lo hago, comprendo.”

De hecho, la escritura enseña que nuestra comprensión de verdad espiritual nunca es estática. Estamos siempre ganando o perdiendo comprensión espiritual, dependiendo de cómo respondemos a lo que aprendemos (Stgo 1:22-25). EJEMPLOS: RECIBIR A CRISTO; PERDONAR A ALGUIEN; COMPARTIR ACERCA DE CRISTO; ROMPER RELACIONES ILICITAS; DAR DINERO...

Las buenas nuevas es que si nosotros sólo estamos dispuesto/as a responder a la luz que Dios nos da, él seguirá entregándonos más luz. Nadie ni nada puede detenernos de obtener un conocimiento espiritual abundante y llegar a ser maduro/a. ¡El único que puede detenerme soy yo mismo!

Entrena tus sentidos para discernir el bien del mal (vs. 14)

Algunos cristianos son transportados por sus sentimientos, situaciones, medio ambiente, la última ideología y tangentes doctrinales (Ef.4:14-15). Otros parecieran tener casi una habilidad intuitiva para sentir algo que no está bien – y luego después de reflexionar explican por qué está fuera de la base bíblica. ¿Cuál es la diferencia? Lo último es discernimiento – la habilidad para evaluar creencias, valores, sentimientos, etc., a la luz de la palabra de Dios y dar un veredicto acerca de ellos. Este es un equipamiento no opcional debido a que vivimos en un mundo lleno de decepción.

¿Cómo se obtiene el discernimiento? A través de la práctica y del entrenamiento. La palabra para “ejercitados” aquí es gumnazo, de esta palabra obtenemos “gimnasio”. John Paxson hizo el juego ganador de 3 puntos este último domingo bajo increíbles presiones, y lo hizo ver como algo fácil. ¿Cómo pudo hacer esto? En la entrevista después del juego, él dijo “es porque he practicado tres puntos cada día por años”. A través de la práctica, él entrenó su cuerpo para tirarlos casi automáticamente. Es lo mismo que discernimiento. Tú puedes llegar al punto de discernir el MEDIO, ENSEÑANZAS TANGENCIALES, OTRAS PERSONAS, TU PROPIA VIDA INTERIOR. Pero esto no viene en forma natural; tú tienes que practicar a través de constantemente preguntarse “¿Qué dice la Biblia acerca de esto?” A través del tiempo, tus sentidos se entrenan para hacer esto casi por reflejo.

Conclusión

> ¡Esto suena como un montón de trabajo! No te voy a mentir – lo es. La madurez espiritual no viene fácilmente, y no viene de la noche a la mañana. Si quieres un acorte camino, existen muchos alrededor nuestro – tal como existen muchos PROGRAMAS DE DIETAS que dan rápidos resultados pero no duran. Pero si quieres resultados que duran mucho tiempo, te va a costar algo. ¿Vale la pena? Depende de lo que tú quieres en la vida. Creo que los beneficios compensan de sobra el esfuerzo emprendido (ver Jn.8:31,32,34,36; Salmo 1:1-3).

nota al pie de la página

1 Traducido por Marie Claude Bastres, Iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Punta Arenas