Hebreos 2:5-18

¿Por qué Jesús se hizo humano?1

Por Gary DeLashmutt

Xenos Christian Fellowship

Columbus, Ohio, USA

Introducción:

Una de las verdades claves del cristianismo es que Jesús es al mismo tiempo completamente Dios y completamente hombre. Al igual que todas las doctrinas bíblicas, esto no es solamente un frío tema académico; tiene aplicaciones a nuestras vidas muy prácticas.

Como vimos la semana pasada en el capítulo 1, debido a la deidad de Jesucristo, Él puede revelar a Dios y ser el mensaje completo y final de Dios para nosotros.

Ahora en el capítulo 2, el autor enfatiza la humanidad de Jesucristo. Este pasaje desarrolla tres razones claves de por qué Jesús se hizo humano. Estas razones comienzan en el cosmos y se van estrechando hacia lo práctico...

Para Ganar el Dominio perdido de la Humanidad Sobre la Tierra (vs.5-9ª)

Leer vs. 5-8ª. Este Salmo es una reflexión en el increíble valor que Dios pone en los seres humanos. Desde la perspectiva del vasto universo y su complejidad, somos solo una “astilla en otra astilla”. Pero a parte de reconocer que “nuestros problemas son insignificantes debido a que somos insignificantes”, Dios nos ha creado para gobernar la tierra.

Gen.1:26-28 versus EL STICKER DE AUTO DEL JEFE INDIO DE SEATTLE: ”LA TIERRA NO LE PERTENECE AL HOMBRE; EL HOMBRE PERTENECE A LA TIERRA” >> Dominio calificado como gobernante benevolente no explotación.

Leer vs.8b. Pero esto “simplemente” no es realidad aún. El dominio de la humanidad sobre la tierra iba de acuerdo a nuestra sumisión al benevolente dominio de Dios sobre nosotros. Cuando Adán se reveló en contra de Dios, él perdió el dominio de la humanidad sobre la tierra (Gen.3:17-19). Lo que vemos ahora es un vestigio de ese dominio (CLIMA; ENFERMEDAD; ACTIVIDAD SÍSMICA; ECOLOGÍA).

Pero este estado no es ni normal ni final. Leer vs. 9ª. Dios no borró a la humanidad de sus planes y lo reemplazó por ángeles. En cambio, él empezó todo de nuevo con un “nuevo” Adán – Jesús. El Nuevo Testamento se refiere a Jesús de esta forma varias veces. Aunque él es Dios, él se vistió de la humanidad y se hizo “un poco menor que los ángeles” para ser el Uno a través del cual el dominio de la humanidad sobre la tierra sea restablecido. Consideremos los paralelos entre Adán y Jesús:

  • Como Adán, Jesús nació en unión con Dios porque Dios era su Padre.

  • Como Adán, Jesús ejerció dominio sobre la tierra. Muchos de sus milagros demuestran este dominio.

  • No al igual que Adán, Jesús triunfó sobre la tentación (JARDIN vs. DESIERTO) y es por eso que nunca perdió su dominio sobre la tierra.

Cuando él vuelva, él va a cumplir este salmo, al establecer su dominio sobre toda la tierra con sus “descendientes”. Esta es la razón de porque muchos de los pasajes que describen su reinado en el milenio retratan la naturaleza volviendo a una relación cooperadora con los humanos (Isaías 2:6-9).

>> RESUMEN. Y ahora el autor emerge en forma natural en la segunda razón de por qué Jesús se hizo humano...

Para Poder Morir Por Nuestros Pecados (vs. 9b-17)

Leer vs.9b. Aquí estamos confrontados con otro concepto que es central a la teología bíblica. Jesús murió para que “él pueda probar la muerte por cada uno de nosotros”. El murió en nuestro lugar, en reemplazo, y así en cierto sentido no tenemos que morir. Leer vs. 17. Aquí está la misma idea nuevamente. Jesús tuvo que hacerse humano para que él pueda “expiar” nuestros pecados. “Expiar” significa “pagar por” o “satisfacer la ira de Dios en contra del pecado”.

Debido a que su audiencia tiene un conocimiento profundo acerca de los ritos del Antiguo Testamento, él pudo asumir que ellos entendieron el propósito del Sumo Sacerdote y de los sacrificios humanos. En las semanas siguientes, estudiaremos estas cosas y el significado que tenían con mayor detalle. Pero el punto central es el siguiente. El sistema de sacrificios del Antiguo Testamento enseñó dos verdades claves: que la paga del pecado es muerte, y que Dios proveería con un Sustituto para pagar por este pecado. Y por supuesto sólo otro ser humano puede morir para pagar por nuestros pecados. Es por esto que el Antiguo Testamento predijo que Dios va a enviar un ser humano para ser nuestro Sustituto (Isa.53). Y es por esto que Jesús tuvo que hacerse humano. Por ser Dios, Jesús no podía morir – así que tenía que hacerse humano para poder morir por nuestros pecados.

En este pasaje, el autor se enfoca en dos grandes beneficios disponibles para nosotros debido a que Jesús se hizo humano y murió por nuestros pecados.

El primer beneficio es que somos elegibles para hacernos miembros de la familia de Dios. Leer vs.10-13. Nótese la recurrencia de los términos que tienen que ver con familia: “hijos”, “hermanos”, “niños”. El punto es que debido a que Jesús estaba dispuesto a identificarse con nosotros hasta el punto de hacerse ser humano y morir por nosotros, él podía comenzar una nueva familia humana de Dios. Contrariamente al pensamiento popular que todos los seres humanos son partes de la familia de Dios, de acuerdo a la Biblia existe realmente dos tipos de familias: la primera es la familia en la que nacemos físicamente por la elección de nuestros padres – la cual está alejada de Dios, y la segunda es la familia a la que nacemos espiritualmente por nuestra elección de recibir a Cristo – la cual pertenece a Dios.

Esta adopción nos hace posible experimentar y relacionarnos con Dios como nuestro “papá” personal – y también es posible que su Espíritu nos comunique su amor para nosotros (leer Rom.8:15,16).

El segundo beneficio de la encarnación de Jesucristo y muerte por nuestros pecados es que podemos ser liberados del esclavizante temor a la muerte. Leer vs.14,15. Todos en forma instintiva tememos la muerte. Algunos tiene temor del prospecto de no ser; otros temen a lo desconocido; de acuerdo a la Biblia tememos a la muerte porque profundamente dentro de nosotros sabemos que somos culpables delante de Dios y merecemos el juicio (1 Cor. 15:56). Satanás usa este miedo para guiar a la gente en variadas formas de ataduras (NEGACIÓN A TRAVÉS DE LA INMERSIÓN EN EL HEDONISMO Y MATERIALISMO, “MUERTE COMO LA ÚLTIMA ETAPA DEL CRECIMIENTO”; ENGAÑO A TRAVÉS DE FALSAS RELIGIONES E INVOLUCRAMIENTO EN EL OCULTISMO (PRÁCTICAS DE LA NUEVA ERA); NIHILISMO PORQUE LA MUERTE TORNA TODO LO QUE HACEMOS SIN SENTIDO).

Pero la muerte de Jesús puede librarte del temor de la muerte y de sus efectos destructivos. Si tú recibes su paga por tus pecados, la Biblia dice que estarás permanentemente exento del juicio de Dios (Jn.5:24) y heredarás vida eterna. Aunque todavía tengamos que morir a no ser que Jesús vuelva durante el curso de nuestras vidas, la muerte en vez de ser una de nuestras barreras más temidas se convierte en un pasaporte a la presencia de Dios. Debido a esto los Cristianos tienen la habilidad de confrontar la muerte con realismo, pero al mismo tiempo con confianza y esperanza.

>>Aquí llegamos al meollo del asunto. Una forma de desafiar nuestra credibilidad en nuestro sistema de creencias es cuán efectivamente nos permite manejarnos en la vida real, en temas prácticos. Tomando este tema, el autor nos entrega una razón más porque Jesús se hizo humano...

Para Poder Venir a Nuestra Ayuda cuando Sufrimos (vs.18)

Puedes tener el deseo y la habilidad para ayudar a alguien cuando está sufriendo, pero a no ser que tengan confianza que tú entiendes por lo que ellos están pasando, tus manos estarán bastante atadas. Esta es una de las razones de por qué somos tentados de distanciarnos de Dios cuando experimentamos sufrimiento o tragedias. “¿Cómo puede Dios entender lo que me está pasando? Claro, es muy fácil para él darme pláticas morales – él está allá en su ambiente sin problemas, ni sufrimientos...”

Esta es la tercera razón para hacerse humano. Leer vs.18. El se hizo completamente humano y experimentó todo el sufrimiento que nosotros tenemos: ABUSO DE NIÑEZ, RECHAZO DE SU FAMILIA, MUERTE DE SUS QUERIDOS, TRAHICIÓN Y ABANDONO DE SUS AMIGOS DE CONFIANZA, INJUSTICIA DE LA AUTORIDAD CIVIL, SUFRIMIENTO FÍSICO Y MUERTE, y CONDENACIÓN INMERECIDA. Jesús entiende cabalmente lo que significa sufrir - él es “varón de dolores, experimentado en quebrantos”. Tú nunca experimentarás una forma de sufrimiento que Jesús no haya experimentado. Debido a esto, Jesús puede proveer una forma de ayuda única para nosotros que sufrimos.

Él provee empatía porque nos entiende (ver anteriormente)

Él provee un ejemplo de obediencia de la voluntad de Dios a pesar del sufrimiento.

Él provee ánimo personal para nosotros en el medio de nuestro sufrimiento (2Cor.1:3-5)

El provee abundante evidencia de que Dios puede trabajar en todo nuestro sufrimiento para bien de aquellos que confían en él. (Rom.8:28)

nota al pie de la página

1 Traducido por Gino Casassa, Iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Punta Arenas, Chile