Efesios 6:10-13

Satanás

Por Gary DeLashmutt
Xenos Christian Fellowship
Columbus, Ohio, EE.UU

Introducción:

En Efesios, Pablo explica las tres relaciones primarias para el cristiano:

- Con Dios (1-3)

- Con otras personas (4-6:9)

- Con Satanás (6:10-20)

Leamos los vs. 10-13. El lenguaje de estos cuatro versos es inequívoco. Como Jesucristo y el resto de los autores bíblicos , Pablo literalmente cree en:

- La realidad del diablo (v.11)

- Seres espirituales aliados con este (v.12), y

- En una gran batalla espiritual en la cual estamos involucrados y la cual podemos experimentar (v.12,13)

Sobrenaturalismo bíblico.

Cuando hablamos de guerra espiritual, estamos claramente tratando de un punto de vista sobrenatural del universo. Debemos apreciar cuan diferente es esta perspectiva de la que de nuestra cultura. Hoy día, en nuestra cultura, realmente vemos una de las dos perspectivas, ambas son muy diferentes de la escritura.

Naturalismo: El naturalismo sostiene que el universo es un sistema cerrado de causa y efecto (una mitad de la naranja). Sólo existe el mundo material, y las leyes de la naturaleza son absolutas. Todos los fenómenos “sobrenaturales “ son supersticiones (un fenómeno natural que se le ha dado una explicación sobrenatural). Esto fue propagado durante la Iluminación y permanece este punto de vista dominante (colegios seculares).

El naturalismo también ha influenciado fuertemente a la iglesia, la iglesia liberal se ha suscrito a esto, y la iglesia evangélica puede aparentar estar de acuerdo con el sobrenaturalismo, pero vive en forma práctica de esta manera (naturalismo solapado, Jn 20:25-29).

Contraste con el sobrenaturalismo (las dos mitades de la naranja) Tres observaciones son importantes:

- Lo que no se ve es TAN REAL y TAN PRESENTE como lo que se ve. Las “huestes celestiales” (v.12) no están lejos, sino están aquí ahora (describa esta habitación) (2 Re 6). La única diferencia es que mientras lo que no se ve, puede vernos, normalmente no podemos ver lo que no se ve (1 Cor.4:9).

Hay una relación de causa y efecto entre lo que se ve y lo que no se ve. El universo está “abierto” a este sentido. Lo que no se ve puede y de hecho, influencia lo que se ve (milagrosamente y a través de causas naturales) y lo que se ve puede influenciar lo que no se ve (Mt.18:18,19; Lucas 15: 1-10).

El mensaje del cristianismo es tan tremendamente sobrenatural que inmediatamente cae por tierra cuando comenzamos a negarlo. La salvación es un asunto completamente sobrenatural porque trata de perdón de la verdadera culpa moral con un Dios invisible, consumado por la resurrección de Cristo, involucrando que el Espíritu Santo habita en la persona, respuestas contestadas, etc.

Sobrenaturalismo no bíblico:

Hoy día estamos testificando la resurgencia del sobrenaturalismo en occidente, pero NO ES UN SOBRENATURALISMO BÍBLICO.

El naturalismo, efectivamente, quitó la autoridad de la Biblia en muchas personas. Ahora, el sobrenaturalismo se está extendiendo de muchas maneras en nuestra cultura. Muchas personas están siendo conscientes de la realidad de lo sobrenatural, pero no tienen un sistema por el cual discernir y operar. Esto es una terrible tragedia que destruirá las vidas de muchas personas.

Ejemplos: Nueva Era, Magia Blanca; liberales promoviendo esto. Todas operan bajo la ingenua suposición que todas las fuerzas sobrenaturales son normalmente buenas o neutrales, y que el hombre es suficiente en conocimiento y poder para usarlos para sus fines.

Contraste con el Sobrenaturalismo bíblico:

Todas las fuerzas espirituales, NO son buenas o neutrales. Desde el punto de vista bíblico, esto es lo máximo de la ingenuidad. Más bien, son buenas o malas. Uno puede tener experiencias espirituales REALES con seres espirituales REALES, pero es engañado porque está tratando con espíritus de maldad, de los cuales Dios nos ha advertido (esa es la razón de Deut. 18:9-13, 18-22).

Sólo cuando tratamos con el reino sobrenatural de acuerdo con la Palabra de Dios, es que podemos tener seguridad y autoridad. (También de esta manera evitamos la superstición seudo-cristiana).

Por esta razón, primero debemos establecer un fundamento de conocimiento bíblico en esta área. Examinemos la revelación bíblica acerca de Satanás y obtengamos este fundamento.

Origen y caída . (Ezequiel 28:11-19)

La Biblia no nos dice todo lo que quisiéramos saber acerca de este tema. Por este pasaje, junto con otros pocos, nos da un entendimiento suficiente del origen, caída y destino de Satanás.

El contexto habla primero del “príncipe” humano de Tiro (v.2-10)

Consecuente con Efesios 6:12, Dios nos habla del “rey” espiritual que asecha tras el príncipe. (Ezequiel 28:11) Es significativo que el Dios de Tiro, Melgart, significa “rey de la ciudad”. Es evidente que la persona señalada no es un ser humano contemporáneo. Leer Ezequiel 28:11-19.

Lo que podemos deducir en forma lógica acerca de Satanás se confirma.

Satanás ES UN SER CREADO, no el opuesto metafísico de Dios (Ezequiel 28:13,15).

Por lo tanto, él es menos poderoso que Dios. No hay un dualismo moral, como podría pensarse en “El Poder”.

De hecho, Satanás es un ser creado grande (Ezequiel 28:14a: explicar “querubín grande, protector”). Como tal, él es más inteligente y poderoso que el hombre (Apoc.12:7-9, Gen.3:24)

Esta es la razón por la que no nos arriesgamos a tratar con él , excepto bajo la autoridad y poder de Dios ( Ef. 6:10 ). Pero si estamos en correcta relación con Dios, no necesitamos tener temor (miedo). ( 1 Jn. 4:4 ).

Satanás no siempre fue malo; él fue creado perfecto (Ezequiel 28:12,15). Esto tiene sentido porque Dios es bueno, y por lo tanto, sólo crea cosas buenas. DIOS NO HIZO MALO A SATANÁS, NI TAMPOCO ESTE FUE EMPUJADO A ESCOGER. Fue creado con voluntad propia, y él se hizo malo al tomar la decisión de hacer una elección completa fuera de programa, para revelarse contra los preceptos de Dios (Ezequiel 28:15b - 18a).

Esto es muy importante, porque nos explica que el mal no es una creación de Dios.

Este pasaje y otro más (1Tim.3:6) nos dan un indicio de la situación relacionada con su rebelión. Su “interés” era evidentemente la alabanza de los otros seres angelicales. Después de un período de confusión interna (internamente lleno de violencia ), él evidentemente decidió que él era digno de la misma alabanza y honor que Dios. En otras palabras, él decidió ser su propio Dios.

Leamos Isaías 14:10-18. Si se trata de Satanás o no, ciertamente refleja la mentalidad de Satanás cuando escogió revelarse. Esta es la esencia del pecado: escoger ser el centro de tu propio universo en vez de Dios; reservarte el derecho de hacer de tu propia voluntad la voluntad suprema en tu mundo en vez de la voluntad de Dios.

Apocalipsis 12:4,9 confirma lo que Efesios 6:12 dice. Satanás persuadió a la tercera parte de los ángeles para que se unieran a él en la rebelión.

Gén. 3:5 nos dice que él sedujo al hombre para que se revelara igual que él, escogiendo ser como Dios como el secreto del logro de la existencia humana. Con la elección no programada del hombre de revelarse contra Dios, la humanidad quedó bajo la autoridad de Satanás, que pone al hombre en contra de Dios y le dirige para lograr sus propios fines (Efe. 2:2).

Ezequiel 28:18b,19: Dios respondió a la rebelión de Satanás echándolo de su presencia y lo vencerá totalmente (el pasado profético del v.18b, implica el presente del v. 19b que dice “y para siempre dejarás de ser”). También otros pasajes confirman claramente esto (Col.2:14,15; Apoc.20:10).

Mientras la humanidad se encuentra en un gran conflicto espiritual entre Dios y sus ángeles y Satanás y sus demonios (Ef.6:12), Dios ha provisto una vía de reconciliación para el hombre a través de Jesucristo que pagó por nuestros pecados. Satanás se resiste a la propagación de este mensaje por todos los medios con su poder. Todas las personas están en uno de los dos lados: ó bajo el dominio de Satanás, si no han aceptado a Cristo en sus corazones, ó en el reino de Dios si han aceptado a Cristo (Hch. 26:18).

Implicaciones

Los no cristianos: ¿Debes creer en la existencia de Satanás para ser un cristiano? No.

La Biblia no cita esto como un requisito, y yo soy uno que llegué a ser cristiano antes de saber de la existencia de Satanás.

Pero debes reconocer tu rebelión contra Dios y venir a él con humildad recibiendo la muerte de Jesucristo como el único pago por tus pecados. Si no has hecho esto, no perteneces a Dios (Jn. 3:36).

Los cristianos: ¿Debes creer en la existencia de Satanás y de la guerra espiritual para crecer espiritualmente? ¡Sí!

Las personas que reciben a Cristo saben de la existencia de Satanás, no sólo porque la Palabra insiste en esto, sino también porque comienzan a experimentar ataques satánicos. A esto se refiere Pablo cuando habla de “las asechanzas del diablo” (v.11) y “el día malo” (v.13). Como emisarios de Jesucristo, nosotros somos la mayor amenaza para el diablo y por eso, él se moviliza para neutralizar nuestro testimonio de Jesucristo. Esta es una batalla real en la que podemos sufrir heridas reales (pero felizmente no perdemos nuestra salvación).

Así que, aprender como ataca Satanás y cómo resistir con éxito esos ataques no es un requisito opcional para la madurez del cristiano. Por esto, es imperativo que nos volvamos a la fuente correcta: no la superstición, sino La Biblia. En las próximas sesiones, descubriremos qué define la Biblia como las avenidas de los ataques satánicos y nuestros medios de resistencia.